Espacio publicitario

Omar Mazzei Berti: In Memoriam

Nacido de una familia profundamente cristiana, en la cual mis abuelos le inculcaron valores sobre el trabajo, la solidaridad humana, el amor filial y otros que le hicieron un hombre de bien

  • JESÚS E. MAZZEI ALFONZO

05/12/2019 05:00 am

Este artículo de hoy, tiene un carácter muy personal, hacer una nota necrológica sobre alguien tan cercano como, como lo fue mi tio Omar es algo, triste tanto más cuando él será el último de los Mazzei Berti, vivo, testigo y referente de innumerables eventos personales, familiares y de la historia del estado Trujillo en los años 60 y 70.

Hijo de Gabriel Mazzei Bastidas y Isolina Berti Provenzali, familia sencilla pero honorable, descendiente de esos italianos venidos de la isla de Elba, Marciana Marina, Provincia de Livorno, de donde proviene una gran parte de esa sangre italiana que poblaron a Venezuela en los Andes, desde el punto de vista demográfico y le dieron hijos, que se han distinguido en diferentes campos del saber, desde el siglo XIX. Mi Tío Omar, nace el 11 de septiembre de 1934, en el bello pueblo de Timotes y fallece el 18 de noviembre de 2019 en Maracay, ciudad donde se había asentado los últimos 45 años, por lo tanto ha sido un testimonio vivo de lo hecho en Venezuela sobre todo desde los años 50, cuando ya empieza tener uso de razón.

Nacido de una familia profundamente cristiana, en la cual mis abuelos le inculcaron valores sobre el trabajo, la solidaridad humana, el amor filial y otros que le hicieron un hombre de bien en las diferentes cosas que le toco hacer. Se educo primero con unas maestras que iban a casa de sus padres cuando era un niño, luego estudio en el Cristóbal Mendoza del estado Trujillo, y el Andrés Bello en Caracas, cuando mis abuelos paternos vive una breve temporada en Caracas y esa allí donde luego sigue estudios Universitarios en Odontología por dos años, que no culmina, cuando la vena de comerciante le pega y es a la que se va dedicar toda la vida. Fue un empresario consecuente que creía en la libre empresa y en la libre iniciativa de los emprendimientos que uno podía hacer para crea una economía más sólida y diversificada. Y es cuando mis abuelos regresan de nuevo a Trujillo, luego del fallecimiento de mi tio Virgilio que fallece a la temprana edad de 12 años, mi abuelo Gabriel, funda Almacenes La Torre, una pionera tienda por departamentos, en una de las esquinas de la Plaza Bolívar en Trujillo la capital y mi tio Omar, trabaja con su padre, hasta el advenimiento de la democracia.

Desde los años 1959, tiene un paso por la vida política, a inicios de la gestión del gobierno de coalicción de Rómulo Betancourt, a quien llega a conocer, tratar y es nombrado, prefecto de la ciudad de Boconó, donde conoce a mi querida tía Dariela Velazco Briceño y forma, un hermoso hogar, del que nacerán mis primas hermanas Astrid y Eleonora y que le darán con el paso del tiempo cuatro nietos y tres bisnietos al hogar Mazzei-Velazco.

Así las cosas, mi tio Omar, tiene el gusanillo de la política igual que a mi padre que para la época, es Secretario General de Acción Democrática en el Estado Trujillo y paralelamente, está haciendo la reválida de sus estudios de Medicina en la ULA. Pues bien, mi tío Omar, luego de ejercer la prefectura pasa a la Dirección de Política cargo que va a ejercer por 4 años y también la Secretaria de Gobierno, cargo que también desempeñara y además, le tocará ser Gobernador encargado del Estado Trujillo, durante el mandato regional primero de Luís Lacorte y luego en los años 70, con Jose de Jesús Muchacho. Estará en los dos Gobiernos ejerciendo ambos cargos. Luego posteriormente será candidato a Diputado por el FIEN, en la elecciones de 1978, un partido regional, afín a Acción Democrática, en el estado Aragua donde se va asentar en los años 70.

Así las cosas, allí en los nacientes años de la democracia, las tareas le impondrá, reorganizar la policía del Estado, crear el cuerpo de Bomberos del Estado Trujillo del que será su Comandante Honorario, los registros de del Servicio Civil, etc. Trabajo como voluntario y Presidente Regional por 8 años de la Fundación de la Parálisis Infantil en Trujillo, para recaudar fondos para los programas preventivos que se hicieron en la época para luchar contra esa patología, en síntesis organizar los servicios del archivo de Estado entre otras cosas. Una ardua labor, política-administrativa.

Por otra parte, esta experiencia gubernamental, le será muy útil en su vida como empresario ya en los años 70 y 80, cuando trabajará para las Empresas Polar del cual fue su gerente regional por esos años, que le servirá para cimentar un capital y conocimiento gerencial, y ya con la experiencia acopiada, pues, para generar su propio emprendimiento como será una empresa vinculada a la venta de libros, papel, útiles escolares, papelería y centro copiado etc. Posteriormente, abre un café que se denomina Ebaki Café, donde ofrecen productos vinculados a la pastelería, y café de alta calidad.

Esta es una breve semblanza, un sencillo, pero sentido homenaje de mi tío, que para mí siempre fue un referente de historia familiar y política y de enseñanza, a quien quisimos, respetamos y era el representante de una estirpe de descendientes de italianos que con su sangre, trabajo, esfuerzo han nutrido a está tierra de gracia y fundamentalmente, a los Andes venezolanos, que mis ascentros escogieron como terruño para asentarse e iniciar una nueva vida. Querido tio Omar, paz a tu alma y siempre estarás con nosotros.



jesusmazzei@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario