Espacio publicitario

¡Adáptense!

La constreñida desmovilización del venezolano exige que los factores democráticos del país susciten cambios drásticos en el ejercicio de la política

  • MIGUEL BAHACHILLE

02/12/2019 05:00 am

El régimen se esmera por reproducir un género de “know-how” a lo cubano e instituir una política de adaptación para que el común se acostumbre a vivir en crisis y no reclame por sus ingentes carencias. Así en lo sucesivo a ningún venezolano se le ocurrirá formular las preguntas propias de todo demócrata. ¡Por su bien! debe entrenarse para la adaptación continua a “lo peor”. Es decir, a la pérdida de instintos natos para tranzarse con un designio que vigile todos sus movimientos. Por lo tanto “eso de democracia y libertad”, pasa a segundo plano. En lo sucesivo el necesitado entrará forzado por el aro del pensamiento único para optar por el prorrateo de comida con asistencia revolucionaria “cuando se puede”. ¿Qué más quiere?

¿Y los otros actores políticos?
La constreñida desmovilización del venezolano exige que los factores democráticos del país susciten cambios drásticos en el ejercicio de la política. Los sectores pobres, más sufridos por el desvalijamiento de los servicios básicos y “fuera de forma” por hambre para incursionar en la política activa, se obligan a pugnar en silencio y cautivos en su hábitat. No obstante la creciente miseria, el oficialismo sigue propiciando la ampliación de guetos urbanos y rurales sin servicios para tener “mejor control” sobre ellos. Las limitaciones del habitante del gueto para sentirse “residente con derechos” falsea el ejercicio de la Democracia. Mientras el 80% vive recluido en su hábitat para sobrevivir, el régimen advierte: ¡No te muevas de allí y espera que te llevemos tu cajita Clap!

Los medios
Aunque el régimen persiste a diario por casi todos los medios “afiliados”, y por los que no también, en promover un proyecto marrullero que “beneficiaría a la mayoría”, su evidente animadversión por la democracia arrasa con todo. ¡Ah, pero no todo está mal! El venezolano siempre podrá refugiarse en el espíritu benefactor del eterno que desde más allá vela por la suerte del pueblo. Pero, luego de 20 años con todo el poder, ninguna coartada ha servido para justificar la debacle. Aun así, el régimen reta a diario a 30 millones para que se trance con un sumario de adaptación sin preguntar por qué y cómo se llegó a la crisis. Es decir, seguir comulgando con el engaño, “y que” revolucionario, hasta sentirnos “cómodos” con ello.

Contacto revolucionario
Una destacada chavista osó describir las largas y tediosas filas para adquirir alimentos como “sabrosas” porque era buena ocasión para que “los de la cola” pudieran conversar mientras llegaba su turno. El clímax de aquella “escuela revolucionaria” ha sido logrado hoy a plenitud. Los hombres de negocios volverán al dictado de cartas porque no hay conexión por internet. También recorrerán las calles a pie para ver al cliente bajo propio riesgo ya que su vehículo no tiene gasolina. Nones de intentarlo telefónicamente por fallas de CANTV. Por otra parte, el enfermo deberá soportar el dolor de estómago porque no hay remedios patentados que alivien su dolencia. Frente los apagones, el médico deberá recetar al paciente sentado en el borde de la acera y a pleno sol para no equivocarse con lo que escribe.

¡Buen guion para un director de cine!
¡Viva la revolución! Se ha producido el milagro nunca imaginado en cada barrio o urbanización. Los contactos personales y espirituales se han incrementado notoriamente. El venezolano es ahora más feliz que antes cuando “estaba cómodo” con los servicios de agua, internet, corriente eléctrica, pero le quedaba poco espacio para conversar. Queda demostrada así la dañosa y superflua conexión del pueblo con la infraestructura propia del capitalismo que antes nos atosigaba.

miguelbmer@gmail.com
@MiguelBM29

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario