Espacio publicitario

Cuando el dólar nos alcance

Ahora el dólar es buena gente. Es chévere, es bienvenido, es la salvación. Es el soldado que llega a rescatar al rehén en las películas gringas y nos brinda el deseado final feliz

  • DAVID UZCÁTEGUI

22/11/2019 05:00 am

Durante dos décadas, el malo de este cuento había sido el dólar. Para quienes han gobernado todos estos años, era la semilla de todo lo que consideran malo. 

Pero un buen día, nos levantamos con un giro inesperado. Ahora el dólar es buena gente. Es chévere, es bienvenido, es la salvación. Es el soldado que llega a rescatar al rehén en las películas gringas y nos brinda el deseado final feliz. 

Lo primero que tocaba hacer ese día era chequear el almanaque, no fuera 28 de diciembre y hubiéramos caído por inocentes. Pero no, era en serio. Si es que la palabra seriedad puede tener algún significado en el país que padecemos. 

Nos ha tocado leer por estos días titulares como “El fenómeno surgió por la autorregulación necesaria de la economía venezolana”, “Actúa como una válvula de escape”, “Aporta a la recuperación y despliegue de las fuerzas productivas”. Lo dicen los mismos que hasta la semana pasada perseguían y criminalizaban a la moneda de George Washington. 

Para quienes se hayan perdido en esta historia, tenemos que echar un poco para atrás. Sí, en algún momento, la solidez de la economía venezolana generó que el precio de la divisa estadounidense se mantuviera estable en nuestro país por décadas, sin intervención ni regulación alguna del Estado.
 
Fueron los tiempos del famoso y añorado dólar a 4,30 bolívares. Muchos no lo conocieron, porque llegó hasta el 18 de febrero de 1983, el tristemente célebre “Viernes Negro”, que acabó con aquella ilusión de estabilidad.
 
Desde aquel día, la moneda norteamericana inició su camino cuesta arriba, generando en el trayecto dos controles de cambio, los cuales fueron temporales ya que tenían el objetivo de estabilizarla en momentos cuando su ascenso se hacía más pronunciado.
 
Y ya, desde aquel momento, unos controles cambiarios que se implementaron temporalmente demostraron los peligros colaterales que traen. Distorsión en los mercados, nerviosismo y un comportamiento que al final confirma que es peor el remedio que la enfermedad. 

Sin embargo, en enero 2003, cuando el dólar había acumulado un alza significativa en cuatro años, se implantó el más estricto y prolongado control de divisas que haya conocido nuestro país. Irónicamente, se dijo que en principio sería solamente implementado por cinco días. 

Los efectos ya los hemos conocido: burocracia, ralentización de la economía, cotizaciones alternativas de la moneda referencial extranjera, imposibilidad de acceder a bienes y servicios, además de la utilización del acceso a la moneda preferecial como sistema de castigos y recompensas. 

Con todo esto, se logra la creación de un clima de nerviosismo que termina por hacer que la gente se cuestione la razón del control cambiario y llegue a una conclusión: es mejor refugiarse en la divisa fuerte. Por algo todo el mundo lo hace alrededor del planeta, y muy especialmente en las economías con rasgos inestables. 

Conclusión: una vez más el control de las transacciones en divisas conduce exactamente a lo opuesto de lo que busca. 

Y el hecho de que la política cambiaria no logró su objetivo, lo confirmó la prolongación del mismo control de cambio, que se ha quedado por más de década y media. 

Algo insólito e impensable, especialmente porque se supone que este tipo de medidas son temporales y solamente se implementan con el propósito de atajar una situación coyuntural. Su extensión en el tiempo demuestra que jamás se logró contener dicha situación. 

Pero a esto hay que sumar más. En 2008, cuando el dólar superaba los 6.000 bolívares antiguos y acumulaba una subida del 910%, se retiraron tres ceros a la moneda, y se le rebautizó como “bolívar fuerte”. Una acción que demostró que el control cambiario, implementado cinco años antes, poco había hecho por la economía nacional. 

Es así como nace el bolívar soberano, una confirmación de aquella máxima que reza: “Si siempre haces lo que siempre has hecho, siempre obtendrás lo que siempre has obtenido”.

La repetición de la reconversión monetaria sin tomar con anterioridad radicales medidas de fondo para sanear la economía, estaba condenada a ser inútil. Y más allá de eso, a serlo en un lapso mucho más breve que el anterior intento.
 
La segunda reconversión reconfirmó que no se pudo domesticar al rebelde dólar. Ahora, hay que rendirse al enemigo, hay que reconocer que ganó y aplicar aquella famosa frase de “Si no puedes vencerlo, únete”.
 
Para decirlo en pocas palabras, todo mercado busca viabilidad. Las políticas que debilitaron al bolívar, unidas al hostigamiento a la producción privada, hicieron inviable la estabilidad de nuestra moneda. 

La realidad nos demuestra que las leyes de la economía buscan su cauce y que el ignorarlas, solamente lleva a empeorar la situación. Ojalá se tome nota de la lección para ocasiones futuras.

duzcategui06@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario