Espacio publicitario

Vitrina Venezuela

Momentos “sin mayores novedades”

  • BENJAMIN TRIPIER

23/02/2020 05:30 am

Caracas.- Esta semana no ha aportado eventos significativos que puedan modificar el statu quo. Juan Guaidó aún sostiene su momentum post viaje, sin que aún queden claros sus siguientes pasos. Estados Unidos va mostrando en qué consiste esta nueva etapa de sanciones, y el gobierno va tratando de recuperar la matriz mediática que había perdido en el mes de enero.

Y cuando no hay distracciones, la gente puede mirar hacia adentro y revisar su propia situación personal en el contexto de su realidad económica: si le alcanza o no la plata. Su realidad social, cómo se siente emocionalmente. Su futuro y el de su familia y en general preguntarse qué va a hacer él como persona para mantener el timón de su vida. Y seguramente va a encontrar respuestas internas, las que consciente o inconscientemente van a guiar su accionar futuro.

En estos momentos “sin mayores novedades” es cuando pueden producirse los escalones de cambio en las sociedades, especialmente cuando no se tienen ofertas de mejora por parte de la dirigencia y siente que cada quien, individualmente, tiene que hacerse cargo y resolver. Y allí está el origen callado y discreto tanto de la emigración (“aquí ya no se puede hacer nada”) como de la protesta orientada al cambio. El hecho de que no haya eventos significativos, ya es un evento en sí mismo.

Político

Cuando lo político interno comienza a ser sustituido por lo militar, es evidente que la democracia no está funcionando bien. Y cuando es necesario “pedir condiciones favorables” para una elección, es muy probable que esa elección no represente ni una respuesta ni una solución. Lo anterior es para cuestionar nuestra baja calidad democrática que deja un espacio grande para ser llenado con otras opciones, casi siempre de fuerza. Por eso es que ya no llama la atención que tanto el lenguaje gubernamental como el de Estados Unidos, sea guerrerista y cargado de violencia insultante. El cuento del pastorcito y el lobo se nos puede hacer realidad y que en el momento menos pensado venga el lobo.

Social

La lectura de algunos indicadores socioemocionales nos muestra una sociedad decepcionada con menos rabia de la que debería tener, dadas las circunstancias que están viviendo. El pasaje de un estado a otro es una cuestión de tiempo, pues los rabiosos antes estaban decepcionados, los cuales migraron desde la negación. A punto de cumplir un año del súper apagón, cuando se pensaba que ese iba a ser el disparador de una explosión social –que no ocurrió- hay una sensación de que los ritmos y los tiempos se van acelerando y que la gente se va molestando cada día más.

Económico

Nos estamos preocupando por cómo transar mejor y con mayor fluidez en dólares en efectivo, con billetes usados de baja denominación, en vez de poner el énfasis en de dónde salen esos billetes, cómo es que entraron al país y cómo llegaron a ocupar un espacio tan grande en nuestra transaccionalidad cotidiana.

Cuando un negocio retail recibe un billete de estos, no le pregunta al cliente de dónde lo obtuvo, y posiblemente él tampoco le preguntó a quien se lo entregó a cambio de bolívares o como contraprestación de algún servicio. Y aun cuando el comerciante los envíe a un banco para su custodia, hasta ese momento no hay en el circuito ninguna funcionalidad que tenga la obligación de confirmar y asegurar su origen. Hay que tener en cuenta que para que circulen en esos volúmenes debe necesariamente haber una fuente en el exterior que los acumula, empaca y despacha, buscando lugares en el mundo adonde enviarlos para blanquearlos.

El tema se pone más crítico cuando ya se trata de depositarlo en cuentas bancarias formales, que lo convierten en dinero bancarizado –fin último del blanqueo- donde debería ser obligatorio justificar con documentos su procedencia. Y que dar como explicación que “vienen de Pdvsa”, como leí en algún lado, no debiera ser razón suficiente para aceptarlos.

Internacional

Vuelve a aparecer la sensación de que nuestro futuro no será decidido aquí adentro entre nosotros, sino en el exterior, entre los del Grupo de Lima, la Unión Europea, Rusia y China, pero siguiendo las líneas centrales que marca Estados Unidos, que ha demostrado tener el gobierno que más se ocupa de nuestro caso. Y ya en lo más cercano, la mayoría de nuestros vecinos fronterizos (Brasil, Colombia, Guyana) también pudieran ser una fuente de conflictividad. Vemos además que se van configurando las condiciones para pasar de la política a la violencia armada, y eso se nota, no tanto desde afuera, sino aquí adentro con los aprestos militares que se observan a diario.

Recomendación

  •  Al gobierno, que busque espacios concretos y despolitizados de convergencia y acuerdos en lo económico para armar proyectos puntuales que pudieran ser llevados a la OFAC para buscar excepciones.
  •  A los políticos opositores, que se desplieguen a los largo del país para acompañar a la gente y conocer sus problemas, aunque aún no pueda solucionárselos.
  •  A los bancos que deben revisar sus normas de cumplimiento para alinearlas, no tanto con las nacionales, que no contemplan este caso de los billetes, sino con las internacionales para minimizar el riesgo.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario