Espacio publicitario

FMI: En Venezuela PIB se redujo un 65% desde 2013

“Propagación del coranavirus podría afectar actividad económica mundial”

  • BETSSY SANTISTEVAN GASTELÚ

30/01/2020 05:30 am

Caracas.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó su actualización sobre las perspectivas y riegos para América Latina.

El documento denominado “Perspectivas para América Latina y el Caribe: Nuevos retos al crecimiento” en 2020 dedicó unas líneas a Venezuela.

El organismo señaló que “Venezuela continúa sumida en una profunda crisis económica y humanitaria. Desde el año 2013, el PIB real se ha contraído un 65%, debido al descenso de la producción de petróleo, la hiperinflación, el colapso de los servicios públicos y el desplome del poder adquisitivo”.

El documento no fue tan optimista en cuanto a que se pueda revertir esta propensión, por lo que espera que “estas tendencias continúen en 2020, aunque a menor ritmo. La grave crisis humanitaria ha provocado una de las mayores crisis migratorias de la historia, y se prevé que para 2020 la migración a los países vecinos rebase los 6 millones de personas, es decir, un 20% de la población”, sentenció el ente.

En la nota del FMI publicó un gráfico sobre las “últimas proyecciones para América Latina y el Caribe” donde estima que el crecimiento del PIB para Venezuela en 2020 sería de -10,0% y de -5,0% en 2021, se lee.

En el mismo cuadro hace “una diferencia respecto a las proyecciones del informe WEO de octubre de 2019”, donde la proyección de crecimiento del PIB en Venezuela era de 0,0% en 2020 y de 0,0% en 2021.

Crecimiento regional
El texto firmado por Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI prevé que el crecimiento de la región repunte a 1,6% en 2020 y a 2,3% en 2021, impulsado por una reactivación gradual del crecimiento mundial y de los precios de materias primas, un continuo apoyo de la política monetaria, una menor incertidumbre en torno a las políticas económicas, y una recuperación paulatina de las economías estresadas.

Apuntó que, sin embargo, también hay importantes riesgos a la baja. Mientras los riesgos externos previos se han moderado gracias a una relajación sincronizada de la política monetaria a escala mundial y a la firma de la primera fase del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, algunos riesgos nuevos han aparecido, “incluyendo la potencial propagación global del coronavirus”, lo cual podría afectar significativamente la actividad económica mundial, comercio, y transporte. Los riesgos nacionales y regionales también se han intensificado. Las tensiones sociales podrían extenderse a otros países en la región, mientras que la incertidumbre acerca de las políticas económicas podría aumentar aún más debido al crecimiento de las tensiones sociales y desviaciones de políticas económicas.

Las políticas económicas tendrán que encontrar un punto de equilibrio entre recomponer el margen de maniobra y mantener la estabilidad económica, por un lado y, por otro, apoyar el crecimiento y reforzar la red de protección social, se lee.

“Si bien las causas de las tensiones sociales varían de un país a otro, estas en general reflejan una insatisfacción con ciertos aspectos de los sistemas económicos y políticos. Una prioridad clave hacia adelante es la de reactivar el crecimiento y hacerlo más inclusivo, manteniendo la estabilidad macroeconómica. Fomentar la competencia será importante para evitar las prácticas monopolísticas que pueden perjudicar a los pobres de forma desproporcionada. Abordar la corrupción y mejorar la gestión de gobierno ayudará a la representatividad de los sistemas políticos, pero es posible que se necesiten reformas más profundas”.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario