Espacio publicitario

  • NOTA DE PRENSA

22/11/2019 03:06 pm

José Cinnirella, presidente de la Cámara de Comercio Venezolano-Canadiense (CanCham), manifestó que el reto de los venezolanos, y en especial de los empresarios, es encaminar nuevamente a Venezuela por la ruta del progreso.

El presidente de la cámara binacional manifestó que el reto es llenar de industrias y más comercios al país, crear fuentes de trabajos, permitir que empleadores puedan generar empleos que procuren los ingresos necesarios para que los trabajadores puedan tener calidad de vida, viviendas, vehículos, vacaciones y así dejar atrás la hiperinflación generada por políticas públicas desacertadas. “Las políticas públicas deben cambiar”, sostuvo.
Insistió que las políticas públicas erradas y la falta de acceso a las divisas, entre otras razones, propiciaron la caída de sectores como el automotriz en Venezuela, el cual llegó a ser la cuarta industria de autopartes y ensamblaje de vehículos más grande del continente, luego de Estados Unidos, Canadá y México. Por encima de la brasileña, de la colombiana y otros países que ahora están industrializados en el sector.

“Toda la industria automotriz ha caído desde hace 8 años para acá cuando evidenció su gran crisis. Las ensambladoras ya no demandan autopartes. Es una lástima porque con la caída de la industria automotriz se han contraído otras industrias. Las políticas públicas no fueron las más cónsonas en ese momento, la expropiación de empresas de autopartes también ha hecho que algunas se fueran a otros países como Panamá, República Dominicana y Estados Unidos. Tenemos un parque automotor circulante de casi 5 millones de vehículos que están envejeciendo aceleradamente. Ya no se consiguen los repuestos, no se ensamblan vehículos nuevos y lo poco importado que llegaba, se ha dejado de importar. Es una calamidad para el sector”, sentenció.

  Destacó que desde la organización que preside CanCham, se promueve las relaciones binacionales de ambos países. Detalló que la relación de Venezuela con Canadá viene desde hace unos 40 a 50 años aproximadamente y que en el pasado fue mucho más activa que en la actualidad.
Explicó que dicha relación comercial llegó a tener cifras de al menos 2.000 millones de dólares desde Canadá a Venezuela y 850 a 900 millones de dólares de Venezuela a Canadá.

“Es lógico porque Canadá tiene un parque industria significativo, y más planificado que el de Venezuela, que por lo general ocupaba el 4 lugar en los países de Latinoamérica con mejores parques industriales de la época y ahora se redujo muchísimo porque nuestro parque industrial ha sido minimizado, golpeado fuertemente. La capacidad de reacción de producción y competir con los mercados internacionales es difícil, pero todavía nos une la parte cultural”, destacó.
Cinnirella recordó que, según las cifras del año 2018, estas cantidades del intercambio bajaron excesivamente y que ahora la relación se encuentra en 100 millones de dólares, de Canadá llega maquinaria, alimentos y más, mientras que Venezuela exportó de 28 a 30 millones de dólares en madera, gas butano y ciertos productos básicos. Agregó que aún quedan algunas empresas canadienses en Venezuela, pero las relaciones se han disminuido un poco.

“De Canadá traemos maquinarias y equipos, alimentos, trigo leguminosas, repuestos automotrices, estas importaciones disminuyeron, por la forma de pago, no tenemos posibilidades de pago a través de los bancos como se hacía en el pasado con Cadivi y Cencoex”, explicó.
Insistió que la razón de CanCham, es promover y seguir promoviendo a futuro las relaciones comerciales, culturales, académicas y más entre los dos países. “Que, aunque se hayan disminuido, se pueda seguir mirando un futuro optimista”, añadió
Consideró que 2019 ha sido un año complejo para Venezuela en materia económica.
“La situación del empresariado y de la población es bastante grave, pero a fin de cuentas se quedan en el país, porque somos empresarios venezolanos”, insistió.

Destacó que pese a las vicisitudes los empresarios siguen emprendiendo, “hacemos reingeniería y nos reinventamos constantemente y es lo único que podemos hacer. El espíritu de sobrevivencia nos impulsa a realizar foros, charlas con los afiliados para reorientarlos, foros como este de hoy: Venezuela, el gran reto empresarial”.

A juicio de Cinnirella, el petro no es una moneda reconocida internacionalmente. 

“El petro no ha convencido a los mercados internacionales y el empresariado venezolano no se siente confiado, porque estas son monedas virtuales que no son reconocibles, es un poco confuso”, explicó.

Aseguró que el empresariado venezolano se está poniendo al día con relación a la contabilidad en petro, “nos encontramos acudiendo a foros con especialistas para que nos expliquen que hacer con esta medida”. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario