Espacio publicitario

El Maracanazo: 70 años de una hazaña irrepetible

El 16 de julio de 1950, en la final del Mundial, la selección de fútbol Uruguay derrotó a la favorita Brasil en su propio feudo

  • AFP

16/07/2020 08:08 am

Montevideo.- Este jueves 16 de julio se cumplen 70 años del célebre Maracanazo. Inmediatamente después de terminada, la final del Mundial de 1950 en el Maracaná dejó de ser un partido de fútbol. Se convirtió en una metáfora sobre cómo el pequeño puede tumbar al gigante.

Hoy, 70 años después, analistas aclaran que aquel encuentro que se incrustaría a fuego en las historias de Brasil y Uruguay tuvo poco de casualidad y mucho de confirmación.

Domingo 16 de julio de 1950, Rio de Janeiro. Los diarios adelantaban la victoria en sus titulares: a Brasil le bastaba con un empate para levantar la Copa del Mundo. 

Sobre las 3 de la tarde, el plantel local salió a la cancha del estadio Maracaná, rebosante de espectadores como nunca volvería estarlo, con franelas que rezaban "Brasil campeón" debajo de sus camisetas. El alcalde carioca, Angelo Mendes de Morais, vaticinó por altavoces, y en la cara de la oncena visitante, que en minutos la Seleçao se consagraría campeona del mundo. 

Afuera, carrozas y fuegos artificiales aguardaban el pitazo final que le daría a Brasil un título mundial de fútbol por primera vez en su historia. Todo el país estaba pronto para la fiesta.

Noventa minutos más tarde, con el 2-1 a favor de Uruguay, el jolgorio daba lugar a la conmoción.

"Fue la primera vez en mi vida que escuché algo que no era ruido", diría años más tarde el capitán Juan Alberto Schiaffino, autor del primer gol uruguayo, sobre el silencio envolvente de las 200.000 personas que colmaban el estadio.  

Fue, también, el inicio de un mito que se volvería parte del ADN uruguayo.

Desde entonces, Maracanazo es, por antonomasia, cualquier triunfo que se produce en la adversidad y contra todos los pronósticos.

Sin embargo, 70 años después del partido que se convirtió en la versión deportiva de David contra Goliat, analistas dicen que el resultado tuvo más de lógica que de hazaña.

Derribando mitos
A pesar de que la historia ha alimentado el mito como resultado de "una gesta heroica" de los uruguayos, el periodista Atilio Garrido, autor del libro "Maracaná, la historia secreta", asegura que el triunfo visitante "no fue casualidad".

Apenas en mayo de 1950, ambas selecciones se habían enfrentado en otro torneo, la Copa Rio Branco, donde Uruguay se presentó "sin director técnico, sin entrenamiento, con total desorganización", según Garrido, en tanto "Brasil venía de una concentración de tres meses a régimen militar". Sin embargo, la Celeste se impuso en el primer partido 4-3. 

"Y perdió ajustadamente y con errores del árbitro los otros dos encuentros por esa copa", apunta por su lado el periodista Luis Prats, quien ha escrito múltiples libros sobre fútbol.

"Con el Maracanazo, a veces se pone el acento en el tono de 'hazaña' (...) y se deja de lado que Uruguay tenía un gran equipo", agrega.

La Celeste era por entonces una potencia futbolística, con dos títulos olímpicos (1924, 1928) y uno mundial (1930), que consiguió invicta. Por eso "Maracaná fue una confirmación para quienes lo vivieron", dice el sociólogo Felipe Arocena, de la Universidad de la República. 

"Esto fue bastante más que la final del 50, aunque la épica de Maracaná terminó opacando" la campaña de tres décadas anteriores. 

"Era un partido posible de ganar y perder", insiste Garrido. "Lo convirtió en gesta la historia que se escribió después". 

Épica vs. realidad 
Y la historia escribió que, en los siguientes 70 años, Uruguay no volvería a ganar un Mundial. 

Para algunos, el relato épico del Maracanazo tuvo su incidencia, pues estacionó al país en la idea de que la victoria es posible simplemente a fuerza de 'garra' (actitud). 

La nostalgia de aquella final es también la nostalgia de una época floreciente desde lo económico, que cuando comenzó su deterioro arrastró consigo al fútbol.  

"Como país chico y sin grandes recursos cada vez se le hizo más difícil competir en un deporte donde el dinero tiene importancia creciente", admite Prats.

Además, cuando Uruguay empezó su decadencia económica "al deporte en general se le dejó de dar la importancia desde el Estado que había tenido a comienzos de siglo", dice Arocena.

"Quisimos suplir la impotencia futbolística con el golpe, la patada y la mal entendida garra", agrega.

Eso comenzó a cambiar de la mano de Oscar Tabárez, quien tomó las riendas del seleccionado en 2006. "Fue el reenganche con la profesionalización y la preparación científica y psicológica de los jugadores", señala el sociólogo.

El eslabón ganado 
Pero aún hoy, siete décadas después, Maracaná sigue pesando en el imaginario colectivo uruguayo.  

"Es un episodio que convoca al orgullo nacional, con aspectos que parecen de leyenda", opina Prats, aunque también hace hincapié en que estimula la nostalgia, "a veces con exceso".

También cimenta parte vital de la idiosincrasia uruguaya, en un país diminuto que lucha por destacarse entre dos mastodontes como Argentina y Brasil: "el pequeño que puede contra el gigante".

Arocena, que coordinó la investigación publicada en el libro "¿Qué significa el fútbol en la sociedad uruguaya?", resalta que para los uruguayos este deporte es la "seña de identidad internacional más importante". 

En ese contexto, "Maracaná es un eslabón en una cadena histórica de sucesos y éxitos, un eslabón sin duda más brillante y esencial que los otros que forman esa cadena del ser futbolístico oriental (uruguayo)".

La visión brasileña
Cuenta Pelé que cuando Uruguay marcó el gol de la victoria en el Mundial de 1950 contra Brasil, su padre rompió a llorar y que él le prometió, con apenas 9 años, que ganaría un Mundial para compensarle.

Ese 16 de julio de 1950, Uruguay logró su segunda Copa del Mundo de fútbol tras remontarle a Brasil por 1-2, con goles en el tramo final de Schiaffino y Ghiggia, en Maracaná, el gigantesco estadio de Rio de Janeiro especialmente construido para ese torneo. 

El 'Maracanazo' tuvo de lejos una repercusión mayor que otros sinsabores futbolísticos, como la derrota de Brasil en la final del Mundial-1998 frente a Francia o el 7-1 que Alemania le propinó en Belo Horizonte en la semifinal del Mundial-2014.

Para el sociólogo Ronaldo George Helal, profesor de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ), el "trauma" se explica en gran medida porque Brasil era, en 1950, un país que buscaba situarse en el mundo, en un momento de consolidación del Estado-nación. 

El resultado de ese partido se viviría entonces como "la victoria o la derrota de un proyecto de la nación brasileña", fundado en el relato de un país de armonía racial, unido en torno a la pelota, dijo Helal en una entrevista con la AFP.

"Hasta la década de 1930, no había en Brasil una idea de lo que era la nación brasileña" y esta noción fue elaborada en gran medida por el sociólogo Gilberto Freyre, quien en su obra "Casa-gande & Senzala", de 1933, "trae el mestizaje como un atributo del valor positivo" y que, según autores posteriores, encontraba un claro exponente en los botines de fútbol.

Esa idealización ya había sido cuestionada en 1950 por el Proyecto Unesco, que pretendía entender cómo funcionaba una "democracia racial, sin segregación sistemática como ocurría en Estados Unidos o Sudáfrica".

Pero "descubrimos que sí había racismo, que era un racismo velado, con la cuestión de la pobreza".

Barbosa, pena sin fin 
Para la opinión pública nacional, el gran culpable del Maracanazo fue el portero negro Moacir Barbosa. Ese ensañamiento fue creciendo con los años y pesó sobre el propio jugador, pese a que siguió actuando en grandes clubes.

"La pena máxima (de cárcel en Brasil) es de 30 años, pero yo ya llevo 40 pagando" por esa derrota, dijo Barbosa en los años 90.

Para Helal, el trauma se arrastró hasta que Brasil conquistó el tricampeonato, en México-1970, que fue vivido "como una victoria de la nación brasileña". 

Y con el paso del tiempo, la sociedad brasileña entendió que "los partidos de la selección son victorias o derrotas deportivas", incluido el 7-1 de 2014 ante Alemania en casa.

"En 1950 fue una tragedia; en 2014, un vejamen que se convirtió en meme, porque la gente ya no le dio tanta importancia", dijo Helal, para quien eso muestra "una mayor madurez de la sociedad".

Además, los hinchas tienden a identificarse más con sus clubes que con el equipo nacional, opina.

"Yo soy del Flamengo, Y si me preguntan si prefiero que Flamengo gane la Libertadores (es el actual campeón) o la Seleción la Copa del Mundo, respondo sin titubear: perfiero que Flamengo gane la Libertadores", confiesa .

En cuanto a Pelé, pudo cumplir rápidamente la promesa que le hizo a su padre. Apenas ocho años más tarde, el joven prodigio se proclamó Rey en el Mundial de Suecia-1958, ofreciendo a la Canarinha el primero de los cinco trofeos conquistados hasta ahora.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario