Espacio publicitario

Entorno Urbano

El COVID-19 en la ciudad informal

La ciudad ha sido confinada, tratando de evitar la movilidad de las personas y con ello su contagio, afirma Alexis Delgado de Fundación Vivienda Popular

  • ALEXIS DELGADO

11/07/2020 05:00 am

La pandemia de coronavirus, del denominado COVID-19, se ha incrementado con fuerza estos días. El “atrincherarnos” en tempranas fechas, a finales de marzo, no logró que se escapara del mayor temor, un brote masivo del virus.

La ciudad ha sido confinada, tratando de evitar la movilidad de las personas y con ello su contagio. Situación prácticamente imposible en algunas zonas, principalmente las informales, donde la población requiere seguir con su día a día: búsqueda de alimentos, agua, gas, medicinas y por supuesto, la necesidad de una actividad que le permita producir recursos, para soportar, como valor agregado, una hiperinflación que hace estragos en la economía familiar. Todo esto, sorteando obstáculos en la vía, en la mayoría de las veces, nada planificados, que provocan caos.

Si algo ha quedado claro en esta etapa de la pandemia es que “confinar” una ciudad, pasa no sólo por cerrar vías y evitar la libre movilidad. Sino en asegurarse, que esos espacios confinados cuenten con los servicios básicos necesarios. Hace falta ir más allá, se necesita una política de protección social, efectiva y eficaz.

En este proceso, la Fundación Vivienda Popular se está documentando sobre la situación resultado de la pandemia del COVID-19, específicamente en nuestro ámbito de actuación: hábitat y vivienda, y hemos identificado una publicación, del BID, muy interesante, recomendable y de fácil lectura, titulada ¿Qué podemos hacer para responder al COVID-19, en la Ciudad Informal?

La publicación enfatiza la importancia del abordaje multidisciplinario, multisectorial y multinivel, involucrando las áreas de Salud, Vivienda, Servicios Básicos, Infraestructura Urbana, Desarrollo Social, Seguridad Social, Trabajo, Economía y Educación. Esto, en el marco de promover medidas establecidas en ejes estratégicos, de las cuales queremos rescatar algunas, que son el día a día del trabajo que desarrollamos.

En una primera fase, difundir: Capacitar y trabajar en conjunto con líderes comunitarios; utilizar el espacio público para comunicar mensajes claves; difundir mensajes e información importante a través de cuadrillas caminantes; producir información de prevención y cuidado en lenguaje cercano para los habitantes de los barrios populares; asegurar el acceso de los habitantes a aplicaciones gratuitas y otras fuentes digitales de información oficial en relación al COVID-19.

Posteriormente, se plantea la importancia de identificar unidades habitacionales con mayor hacinamiento e insalubridad; población de mayor riesgo, y migrantes en situación de riesgo. Luego se propone una fase de proteger: Habilitar espacios de cuidado y aislamiento para población de riesgo; crear redes de habitantes de los barrios populares, voluntarios civiles en contextos de emergencia; diseñar respuestas específicas para prevenir y atender situaciones de violencia doméstica; instalar puntos de higiene y salud temporal en el espacio público; apoyar los comedores comunitarios; capacitar operadores en líneas telefónicas de acompañamiento psicológico; proveer sistema de cuidado de niñas, niños y adultos mayores; proveer instrumentos de protección frente al virus; entregar dispositivos de Internet móvil para mejorar la conectividad digital de los hogares.

Como se puede ver, la prevención y el control del virus dista mucho de sólo “confinar calles y zonas de la ciudad”. Es preciso implementar una política social de amplio espectro que garantice que cada ciudadano, aún en el confinamiento de su hogar, pueda cubrir sus necesidades y disfrutar de todos sus derechos.

Alexis Delgado

Fundación Vivienda Popular

fundacionviviendapopular@gmail.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario