Compartir

El dátil: nutritivo y energético

Carece de grasa vegetal, por ello es consumido por los deportistas

imageRotate
El dátil contiene hidratos de carbono, sodio, calcio, hierro y potasio y un alto contenido de fibra
Contenido relacionado
EDÉN VALERA
ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
sábado 2 de febrero de 2013  12:00 AM
Originaria de Asia occidental y del norte de África es una de las palmas más cultivadas especialmente en la zona mediterránea y una de las plantas más antiguas sembrada en el Oriente. La datilera (Phoenix dactylifera de la familia arecaceae) se ha extendido por todas las regiones tropicales y subtropicales debido a su belleza ornamental y al valor comercial de su fruto.

El nombre genérico de Phoenix posiblemente corresponde a una voz muy antigua usada por los fenicios quienes dieron a conocer a esta planta a los griegos; pero algunos autores dicen que este nombre le fue dado para recordar las plumas de la mítica ave Fénix. La denominación dactylifera significa que lleva dátiles.

Esta palma es ampliamente cultivada en los países árabes, y conforma la característica vegetación de los oasis en el desierto. En Venezuela se siembra fundamentalmente en Margarita, donde también crece en forma semisilvestre.

Industrialmente lo cultivan por separación de brotes para seleccionar únicamente las palmas femeninas que son las productoras del dátil, y las acompañan de pocos ejemplares masculinos para garantizar la polinización.

La datilera es una planta de 20 a 25 metros de alto con hojas llamadas palmas, que puede producir hasta 100 kilos de frutos por año. Este fruto es comestible, carnoso, de color castaño rojizo, con una sola semilla muy dura que tiene un profundo surco longitudinal.

Es la especie frutal que mayores diferencias climáticas tolera, pero es la más exigente para lograr un adecuado desarrollo y fructificación, siendo necesario el calor.

Esta palmera es importante desde la Antigüedad: para los egipcios era símbolo de fertilidad; los cartagineses la estamparon en su moneda y en monumentos; griegos y romanos la usaron como ornamento para las celebraciones; y puede verse en grabados de medallas como indicación de la conquista de alguna ciudad. Además, era costumbre otorgar una palma a los atletas triunfadores.

En la tradición cristiana las palmas representan la paz y recuerdan la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén; y en la iconografía cristiana la presencia de la palma en la mano del santo es indicación de haber sufrido martirio.

Durante el Ramadán, los musulmanes rompen el ayuno diario, después de la puesta del Sol, ingiriendo 3 dátiles y bebiendo leche, luego oran y toman la primera comida: jarira (sopa), chebaquia (dulce) y dátiles.

En la celebración de una boda marroquí los novios se ofrecen dátiles y leche.

Desde el año 2000, el palmeral de la ciudad de Elche, en España, es Patrimonio de la Humanidad.

Múltiples usos

El dátil se cultiva por su alto valor nutritivo y por la gran demanda que tiene en el mercado internacional. Con él se preparan dulces, vinos, salsas, y panes, entre otros platos.

Una de las ventajas que posee es su fácil descongelación, ya que en 2 horas está listo para consumir sin perder el sabor. Es ideal para consumir entre comidas y evitar las golosinas; y es considerado edulcorante por su cantidad de azúcar.

Tienen propiedades laxantes; los árabes han llegado a usar los huesos de los dátiles como sustitutivos del café; la savia de la palmera produce el Lagmi, bebida apreciada por los habitantes de los desiertos.

En Nueva Esparta usan las hojas del cogollo de la palma para fabricar sombreros, esteras y cestas; y las semillas para hacer collares. Dadas sus propiedades nutritivas y energéticas, el dátil, junto con la leche de cabra, constituye la base de la alimentación de una parte de la población en países árabes.

En la medicina popular, los dátiles hervidos en leche lo usan como emoliente para aliviar y suavizar las vías respiratorias; esto es debido a que tienen mucílago.

Los árabes aprovechan la savia de la palma para obtener por fermentación el vino de palma, y luego, por destilación, producir arrack, un preciado aguardiente.

FOTO CORTESÍA

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar