Espacio publicitario

ONGs de Nueva Esparta se unen para minimizar impacto de la crisis social

Activos por Nueva Esparta se conformó con la agrupación de nueve organizaciones, dirigidas básicamente a la atención de menores en sus necesidades de alimentación, salud y recreación

  • ANA CAROLINA ARIAS

13/07/2018 03:36 pm

Nueva Esparta.- Ante el aumento de la crisis social y su impacto en la población neoespartana, un grupo de organizaciones no gubernamentales con base en la isla de Margarita creó la alianza “Activos por Nueva Esparta”, buscando que su acción abarque mayores espacios. 

Oydeth Herrera, promotora de la coalición, explicó que analizando el trabajo individual que se ha ido desarrollando en la región a favor de poblaciones altamente vulnerables, surgió la idea de unir esfuerzos entre diversas organizaciones sin que eso signifique perder la esencia de cada una, por el contrario, las nueve que decidieron unirse mantienen su centro y criterios de acción. 

El punto de coincidencia es la atención de niños y niñas en edad escolar y la defensa de los derechos humanos. Kris de Black, líder de “Batido solidario”, con un año de acción cumplido, dijo que este grupo surgió por la inmediatez con la que debe atenderse la alimentación de los niños. “Creamos una mezcla alimenticia en polvo no perecedera, que se liga con agua o jugo, aporta 600 calorías y 13 gramos de proteína, y es fácilmente replicable, con el valor agregado que reciclamos botellitas de plástico”. 

Explicaron que tienen un grupo fijo de 21 niños en plan de alimentación que todos los días reciben el preparado, además de cualquier otro niño que se encuentre en la calle con muestras de tener hambre, y otro grupo escolarizado y con familias más estables que se han hecho responsables de administrar el producto que es entregado cada 15 días.

Estiman una entrega semanal de 500 batidos, además de hacer jornadas especiales como la prevista para este fin de semana por el Día del Niño, una carrera patrocinada por una empresa privada en la que participarán más de mil pequeños de escasos recursos. 

También “Barriguitas llenas” y “Semillas de unión”, se ocupan en la isla de la alimentación solidaria de menores, pero además ambas alternan con acciones de recreación, talleres de lectura, de cocina nutritiva para las madres, actividades de arte, ejercicio y autoestima. 

María Alejandra Carballera, de “Barriguitas llenas”, afirma estar satisfecha con el trabajo pues cada día están viendo crecer el interés de la comunidad de Pampatar, mientras que Clementina Márquez, de “Semillas de unión”, desestima la afirmación de regalar comida porque puede llevar al facilismo, expresando que “los niños no tienen la culpa de la adversidad, el conformismo es de la cabeza de familia y nosotros no sustituimos su responsabilidad, solo queremos hacerles ver que tienen apoyo, los motivamos a salir adelante, es un aporte como sociedad”.

Los grupos de atención van desde 5 hasta 30 niños, inclusive organizan los cumpleaños por mes, hacen meriendas, juegos, y demás actividades que ayuden a canalizar las necesidades de la etapa de crecimiento. 

En cuanto a los recursos para su sostenimiento, las líderes de las organizaciones refieren que progresivamente han logrado aportes de instituciones nacionales e internacionales, empresas y particulares, recaudación por plataformas de fondos, que, si bien no cubren todo lo que el diagnóstico de necesidades arroja, al menos ha permitido llevar a la práctica un plan de apoyo social que ya va haciendo impacto en las comunidades asistidas. 

Trabajo en derechos y asistencia

Junto a las organizaciones de atención directa a niños, “Unidos por Nueva Esparta” también está integrada por la Red de Defensores de Derechos Humanos del estado y “Cruz Verde Margarita”. 

El área de influencia de ambas es complementaria, pero sobre todo buscan desarrollar una labor educativa y de acompañamiento. En las protestas que este año se han registrado por parte del sector estudiantil, donde han apoyado a los afectados tanto en el momento de los hechos como en el seguimiento de casos de privación de libertad, incluso gracias a que siguieron supervisando el caso de detenidos el año pasado y enjuiciados en tribunales militares. 

Mónica Alcántara, de la Red de Derechos Humanos, sostiene que si bien las circunstancias del país han conllevado al surgimiento de estas organizaciones, es una labor que debe permanecer en el tiempo porque la defensa de los derechos es una acción que nunca pierde vigencia, y sobre todo hay que apostar a la formación de las personas para que conozcan lo que por ley les corresponde ya que el conocimiento es lo que mejora la posibilidad de vivir en armonía.

Asimismo, Maru Sinco del grupo Cruz Verde Margarita refiere que el movimiento tuvo una acción contundente en el 2017 durante las fuertes protestas en la región, pero después de allí han mantenido su labor de apoyo a todas las organizaciones que se activan por la solidaridad, sobre todo las relacionadas con el ámbito de la salud. 

Señaló que desde que se organizaron como grupo sabían que en algún momento cesarían las protestas, pero no por ello la necesidad de las personas, y en respuesta a eso han mantenido su labor. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario