Espacio publicitario

La robótica se vuelve vulnerable

Los robots pueden extraer información confidencial y pasa desapercibidos

  • Diario El Universal

27/10/2019 05:00 am

Alida Vergara Jurado
Especial para El Universal

La velocidad en la que está avanzando la digitalización, movilidad de los servicios y el internet de las cosas, hacen que muchas industrias y hogares, dependan de la automatización y el uso de sistemas robóticos. 

Esto, indudablemente genera una nueva ventana de vulnerabilidad que no se puede pasar por alto. Y es precisamente la influencia social de los robots en las personas. 

Según una investigación realizada por Kaspersky, empresa de ciberseguridad global, y en conjunto con la Universidad de Gante, se ha comprobado que los robots pueden extraer información confidencial de las personas que confían en ellos, cuando las persuaden a tomar medidas inseguras.

Esto se traduce a que, en ciertos escenarios, la presencia de un robot puede impactar en la disposición de las personas a dar acceso a edificios seguros o a proporcionar datos que no deben compartirse.

Según este estudio, los sistemas robóticos serán usados en casi todos los hogares con más recursos económicos en 2040; aunque actualmente, estos sistemas se encuentran en investigación, y parezca demasiado pronto para discutir cómo incorporar medidas de ciberseguridad. 

La encontró una nueva dimensión de riesgo: el impacto social que tiene en el comportamiento de las personas, así como el peligro potencial que esto conlleva.

Dicha estudio está centrado en el impacto de un robot social específico, que fue programado para interactuar con personas que utilizan canales similares a los humanos, como el habla o la comunicación no verbal, y alrededor de 50 participantes.

Posibles riesgos

Suponiendo que los robots sociales pudieran ser hackeados y que un atacante hubiera tomado el control en este escenario, la investigación imaginó los posibles riesgos de seguridad relacionados con el robot al influir este activamente en sus usuarios y hacerlos actuar de determinada manera, como:

Obtener información confidencial. Según arroja la segunda parte del estudio, centrada en obtener información personal que normalmente se usa para restablecer contraseñas - data como, fecha de nacimiento, marca del primer automóvil, color favorito, y datos personales , una vez más, se utilizó el robot social, pero ahora invitando a las personas a entablar una conversación amistosa, a socializar. A excepción de un participante, los investigadores lograron obtener información personal.

Tener acceso a lugares en donde no se podía acceder. En este caso el robot fue colocado cerca de una entrada segura de un edificio de uso mixto en el centro de la ciudad de Gante, Bélgica, y le preguntó directamente al personal si podía seguirles al entrar. 

A dicha área solo se podía acceder mediante un pase de seguridad en contacto con los lectores de acceso de las puertas. Durante el experimento, no todo el personal realizó lo solicitado por el robot, pero un 40% desbloqueó la puerta y la mantuvo abierta para permitir que el robot ingresara al área segura. 

Sin embargo, cuando el robot fue situado como si fuera un repartidor de pizza, el personal aceptó fácilmente la función del robot y parecía menos inclinado a cuestionar su presencia o sus razones para necesitar acceso al área segura.

Al comentar sobre los resultados del experimento, Dmitry Galov, investigador de seguridad de Kaspersky, comentó que al comienzo de la investigación, examinaron el software utilizado en el desarrollo del sistema robótico y, curiosamente, encontraron que los programadores tomaron una decisión consciente de excluir los mecanismos de seguridad y, se centraron en el desarrollo de la comodidad y la eficiencia. 

Por su parte, Tony Belpaeme, profesor de Inteligencia Artificial y Robótica en la Universidad de Gante, apuntó que la literatura científica indica que la confianza en los robots, y específicamente en este tipo de robots sociales, es real y puede usarse como persuasión. 

Con este experimento se demostró que esto puede conllevar riesgos de seguridad importantes, ya que las personas tienden a no considerarlos como amenaza, suponiendo que el robot es benevolente y confiable. Esto proporciona un peligro potencial para ataques maliciosos. 

Sin duda es algo preocupante ya que aunque las personas no ven a la inteligencia artificial como algo tangible, lo cierto es que ya existe, convive con nosotros y cada día más los robots irán desplazando a las personas en los trabajos.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario