Espacio publicitario

Niños en tiempos de smartphones

Hay reglas y acuerdos, pero el mejor filtro es la formación

  • ALIDA VERGARA JURADO

28/04/2019 05:00 am

Una de las preguntas más recurrentes en cuanto al uso de la tecnología por parte de los niños es, a partir de qué edad es aconsejable que los pequeños lleven un teléfono móvil. Esta se ha convertido en una de las preocupaciones más actuales de los padres debido al creciente desarrollo de las nuevas tecnologías; ahora los pequeños prácticamente nacen con televisiones, teléfonos móviles, tablets, dvd, consolas de videojuegos y computadores, porque son la generación de las nuevas tecnologías.

Aún así, se tiende a satanizar a los dispositivos electrónicos, pero esto tiene mucho que ver con cada padre y cómo asuma su responsabilidad; ya que lo usual es que los empleen como tranquilizante, o como un sustituto del tiempo para compartir con ellos o hasta como un escape, para que los padres puedan atender otros asuntos.

En el caso de los niños en edad escolar, empieza la independencia tecnológica, "quiero un celular para mí, o una Tablet", porque de hecho ya es un fastidio tener que acceder desde el terminal de los hermanos, papá o mamá, e incluso para los padres es molesto tener abarrotada la tarjeta del móvil, con juegos, música, fotos, de los chamos como usuarios.

La edad recomendada

Cada quien conoce a sus niños y sabe en qué momento es necesario, además hay niños que son más demandantes e incluso más responsables a la hora de ciertas libertadas; sin embargo, muchas teorías coinciden en que la edad recomendable es posterior a los doce años de edad, sobre todo porque la utilización de este dispositivo está relacionado con la edad en que los niños empiezan a independizarse.

El año pasado, la Asociación Japonesa de Pediatría realizó una campaña para restringir el uso prolongado de los móviles y tabletas, sugiriendo control y más juegos a los padres; a esta se sumaron la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría, publicando una lista de razones por las que los niños menores de 12 no deben usar estos dispositivos sin control.

Según ellos, los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno con la tecnología; de 3 a 5 años, este debe ser restringido a una hora diaria; de 6 a 18 años, la restricción debería ser a 2 horas al día. Aún cuando este intervalo de edades resulta muy amplio y poco realista, sobre todo después de la adolescencia.

Razones para limitar el acceso 

Un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés entre 0 y 2 años de edad, y asociarse con la función ejecutiva y déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y falta de autocontrol.

Ocasiona retraso en el desarrollo del niño, el excesivo uso de las tecnologías puede limitar el movimiento, y el rendimiento académico. Además, el móvil potencia el sedentarismo influyendo en la obesidad infantil.

Puede ocasionar alteraciones del sueño infantil, los estudios revelan que la mayoría de los padres no supervisan el uso de la tecnología a sus hijos, en sus habitaciones, con lo que se observa que los niños tienen más dificultades para conciliar el sueño.

Tiene impacto en la salud mental, algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías podría aumentar las tasas de depresión y ansiedad infantil. Además, genera conductas agresivas, esto sobre todo, por imitación por parte de los niños.

Falta o déficit de atención, ya que disminuye la concentración y la memoria de los niños, gracias a determinados contenidos. Puede derivar en adicción, pues muchos estudios han demostrado que uno de cada 11 niños de 8 a 18 años son adictos a las nuevas tecnologías.

Los dispositivos suelen emitir demasiada radiación, la Organización Mundial de la Salud, por sus siglas OMS, clasifica los teléfonos celulares como un riesgo debido a la emisión de radiación.

La constante sobreexposición de los niños a la tecnología los hacen vulnerables, explotables y expuestos a los abusos; por eso hay que insistir en que no compartan "ubicación" ni información sensible.

Si bien las nuevas tecnologías ya son parte de la vida de los más pequeños, estas jamás debería ser un sustituto de la lectura de un libro, el tiempo de juego con los hermanos y los padres; lo que sí está claro es que no debe eliminarse o prohibirse de sus vidas, la diferencia está en educarlos en la responsabilidad. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario