ESPACIO PUBLICITARIO
Inicio  >  Suplementos >  Seguridad > Noticias
El Universal como página de inicio  |  Agregar a favoritos  |  Ayuda



Es mejor prevenir que curar

La aparición junto al catarro de problemas o ruidos respiratorios, fiebre alta, vómitos, expectoración excesiva, requieren de control médico

Los cambios bruscos de temperatura son la causa más frecuente de los resfriados (Cortesía)

Tos, estornudos, congestión o secreción nasal; dolor de cabeza, de garganta, de oídos, dolores musculares, fiebre, cansancio, somnolencia... Los síntomas son perfectamente conocidos por todos los que los hemos sufrido, y los remedios siguen siendo los que utilizaban nuestras abuelas para restablecer la salud de la persona resfriada.

Descanso, que ayuda al organismo a recuperarse; líquidos para eliminar toxinas; vitamina C que elimina los elementos patógenos y ayuda a mantener la limpieza de las mucosas; miel que suaviza la garganta y agua con sal para luchar contra los problemas nasales. Y, finalmente, una habitación bien ventilada, no muy caliente y con humedad suficiente, puesto que la sequedad en las mucosas es un excelente caldo de cultivo para los virus.

Entre virus
Rhinovirus, que viene del griego rhino o nariz, es el nombre genérico de los virus que provocan el resfriado. Hay más de doscientas variedades de ellos, que mutan continuamente y pueden infectar al organismo a través de una gotita de saliva o del simple contacto físico.

Los rhinovirus pueden recorrer una distancia de hasta cuatro metros desde una persona enferma a otra sana.

Lavarse las manos frecuentemente y evitar compartir vasos o cubiertos de personas acatarradas ayuda a prevenir contagios. Además de los contagios, los cambios bruscos de temperatura son la causa más frecuente de los resfriados.

Por lo general, los niños –en su primera infancia– están más propensos a sufrir esta enfermedad que los adultos.

Lo paradójico es que en los pequeños el resfriado ayuda a fortalecer su sistema inmunológico.

A cualquier edad, la aparición junto al catarro de problemas o ruidos respiratorios, fiebre alta, vómitos, expectoración excesiva, requieren de control médico.

Infalibles
Analgésicos y antihistamínicos ayudan a paliar los molestos efectos del catarro. Los antibióticos están desaconsejados, ya que no tienen propiedades antivirales sino antibacterianas, con lo que serían apropiados para tratar una gripe, pero no el llamado catarro. Entre los tratamientos que han demostrado su eficacia a lo largo de los siglos están las compresas de agua fría para aliviar el dolor de cabeza y bajar la fiebre, el zumo de naranja o limón y la miel para el dolor de garganta, además de una rápida recuperación gracias a la vitamina C de los cítricos.

El eucalipto y agua con sal son buenos para equilibrar la mucosidad. Las "sopitas de enfermo", a base de verduras, hortalizas y pollo, no han demostrado científicamente su valor, a no ser por el aporte de vitaminas y por aumentar el calor del cuerpo, que ayuda a la eliminación de los elementos patógenos en el organismo. Una cebolla troceada en la mesa de noche ayudará a respirar mejor, un ajo masticado en pequeñas porciones fortalece las defensas del organismo. Se aconseja alejar los alimentos ricos en grasas, hacer comidas ligeras y evitar el tabaco, café, té y alcohol.

Alicia Romero/Efe Reportajes


Síguenos desde:


Celular Rss Facebook Twitter igoogle youtube

Próximos Suplementos

  • null

Suplementos Anteriores Ver todos

  • jueves 04 de diciembre
    Guía de Compras
    Diciembre es sinónimo de celebraciones y reuniones con la familia y amigos (...)

  • jueves 04 de septiembre
    Vuelta a clases
    Los  niños se preparan para el inicio de clases con mucho entusiasmo. Es el (...)

  • jueves 17 de julio
    Dia del Niño
    Inician las tan esperadas vacaciones escolares y los muchachos se reencuentran (...)

  • viernes 13 de junio
    Dia del Padre
    .

  • viernes 09 de mayo
    Dia de las Madres
    ,

fotter clasificados.eluniversal.com Estampas