ESPACIO PUBLICITARIO
Inicio  >  Suplementos >  Dia del Padre > Noticias
El Universal como página de inicio  |  Agregar a favoritos  |  Ayuda



Con alma de chef

Así como las madres de hoy son todoterreno y cumplen múltiples roles, más allá de su rutina laboral los padres participan en las tareas del hogar y hasta cocinan sabroso

Cuando preparar platos es más una diversión que una obligación familiar (Gastón de Cárdenas/EFE)

DÍA DEL PADRE Así como las madres modernas son todo terreno y cumplen satisfactoriamente múltiples roles al día, alternando su maternidad con su vida profesional y personal, los padres de hoy, además de su rutina laboral, participan de muchas de las tareas del hogar, y la mayoría ha aprendido a hacer cosas que antes eran concebidas solo para las mujeres.

Este esquema de división de tareas por género de otrora, ya se desdibujó hace rato. Los tiempos son otros, la época y la vida cambiaron y por diversas circunstancias papá y mamá trabajan y deben afrontar juntos todas las tareas de su hogar, y muchas veces hasta intercambiar los roles, mamá trabaja en la calle y papá se queda en casa niñero.

Muchos hombres se defienden muy bien en las labores del hogar y aún mejor en la cocina. Cuando al hombre le gusta cocinar, lo hace hasta mejor que las mujeres. Así que para una mamá ocupada es una gran bendición que papá haga el mercado y además cocine sabroso.

Este tema está dedicado a todos esos padres con alma de chef y una muestra de ellos ha revelado anécdotas de esa faceta culinaria en sus vidas.

El primer testimonio es de un columnista de este diario, Rafael Díaz Casanova (@rafael862), quien quiso dar su punto de vista desde otro "ángulo" de la cocina: "Pertenezco a una subespecialidad en el tema de los padres que aman la cocina. Soy jefe, -eso creo-, de una familia donde los miembros directos, con mi excepción, pertenecen al sexo femenino, por lo tanto, Graciela y nuestras hijas, Carolina y Chelena, obtienen calificación notable a la hora de preparar platos estupendos. Mi afición que es primordial en el área de la gastronomía o de la glotonería, se dirige al campo de la planificación de los platos que mis queridas mujeres van a preparar", dice, asegurando que su opinión sobre el menú es siempre requerida a la hora de invitar a amigos o para las reuniones domingueras. "A tal sopa le va bien un plato principal que sea predominantemente de carne o de pescado, o una buena pasta; etc", y a pesar de que debe cuidarse de los postres, también opina en ese tema y hasta los prueba. "Comer es un gusto precioso y para comer bien, se necesita no solo un buen cocinero sino que el orden y la combinación de los platos a presentar, sea el adecuado. En casa nos enorgullecemos de ello". Y en verdad, es 100% certificable que en casa de Rafael, cualquier velada o reunión va acompañada de un exquisito y muy bien estructurado menú.

Otro papá que sí se convirtió en un gran chef es Jaime Parra (@jaimeparra), quien dicta además cursos de cocina en su casa para pequeños grupos, tanto de adolescentes como de adultos. Padre de un varón, cuenta que su gusto por la gastronomía  comenzó en su infancia, inspirado por su abuela, quien fue chef de destacados senadores de Sacramento, California,  en Estados Unidos. "Recuerdo sus revistas de cocina, de las cuales adaptaba ideas, experimentaba con las recetas publicadas y en muchas ocasiones yo era su probador oficial. Una simple lonchera preparada por mi abuela era algo extraordinario y, gracias a su  magia, mis hermanos y yo éramos la envidia de nuestros compañeros. Ella transformaba un simple plato cotidiano en una experiencia del más allá". Aunque se graduó de Ingeniero Mecánico en la USB, su hobby y pasión es la cocina, a tal punto, que la ha estudiado profesionalmente, y hoy por hoy, es chef profesional  y pastissier. "He tenido la oportunidad de viajar  a Francia para profundizar  mis  conocimientos y todos los años hago recorridos gastronómicos con mi esposa".

Tiene tres años dictando su taller de un día, "Técnicas culinarias para cocinar de todo", donde es frecuente la concurrencia de familiares, parejas, padres e hijos, y grupos de amigos, "que encuentran en el hecho de cocinar juntos una reafirmación de la unidad familiar al mismo tiempo que mejoran sus destrezas culinarias fomentando una comunicación de calidad".

Luis Salazar (@2006_tiburon), ingeniero y gran amigo tuitero, es otro papá con alma de chef que tiene una simpática anécdota de cuando su hija estaba en preescolar y lo invitaron al acto del Día del Padre. Cuenta que en una cartelera, estaban los dibujos que cada niño había hecho de su papá. "A unos los dibujaron de paltó y corbata, otros con bata de médico, unos practicando algún deporte, pero a este servidor su hija lo plasmó como un cocinero. Hubiese esperado que me viera como un constructor, en medio de obreros, barro, maquinarias, pero no; para ella la imagen más arraigada que tenía de su papá era cocinando. Y es que si algo agradable he podido compartir con mis hijos, ha sido el cocinar para ellos, y obviamente tienen grabados desde muy pequeños a su papá picando vegetales, despresando un pollo o salteando champiñones, mientras bebe una cerveza helada o una copa de vino". 

Aparte de ser su hobby, dice, considera  que "cocinar para alguien –y con mucho más intensidad si se trata de un hijo- debe ser un acto de amor. Desde muy pequeños fueron implacables jueces de mis platos. Igualmente el tenerlos de conejillos de indias les desarrolló el gusto por la comida sana y variada. Recuerdo como les ‘vendía' los brócolis como si fueran arbolitos (los coliflores eran los arbolitos blancos).

En un almuerzo, mi hijo se negaba a comer pescado, no le agradaba y exigía pollo, a lo que mi hija, ya asomando sus dotes de psicóloga, le dijo: ‘cómetelo que es pez pollo, fíjate que sabe igualito'...".

Si algo le ha generado gran orgullo y alegría, asegura, es que ambos hijos heredaron su pasión por la cocina. "Los canelones rellenos de ricotta que prepara mi hija o su muy tailandesa ‘Tom ka gai' son realmente espectaculares. Mi hijo se inclina mayormente por las carnes y omelettes. Pero en general ambos –exceptuando los postres-, pueden ser considerados todo terreno en lo que a cocinar se refiere".

Atribuye su pasión por la cocina a "una mezcla de curiosidad y glotonería que con el tiempo fueron haciendo de esa suerte de alquimia una experiencia muy gratificante. Cocinar es mi forma de escapar del mundo, de hacer catarsis, de relajarme y, lo más importante, de honrar a mis seres amados".

imagual@eluniversal.com

Ileana Magual Mandé


Síguenos desde:


Celular Rss Facebook Twitter igoogle youtube

Próximos Suplementos

  • null

Suplementos Anteriores Ver todos

  • jueves 05 de diciembre
    Guía de Compras
    En esta época algunas personas les encanta estar al día con lo nuevo en (...)

  • lunes 25 de noviembre
    Coleccionables
    Con la edición de EL UNIVERSAL del día sábado 30 de noviembre de 2013 el lector (...)

  • jueves 24 de octubre
    Motores
    Hasta el próximo 3 de noviembre un promedio de 65 Expositores representantes de (...)

  • jueves 22 de agosto
    Vuelta a clases
    .

  • jueves 11 de julio
    Dia del Niño
    .

fotter clasificadoseluniversal.com Estampas