Espacio publicitario

Un “canto” de bebé que no encanta a los padres

Los ruidos que pueden producir los bebés cuando duermen son comunes. Lo importante es determinar su origen y hacerle seguimiento en conjunto con el pediatra

  • Diario El Universal

25/04/2018 03:21 pm

ANA CAROLINA ARIAS

La contemplación de los padres ante su bebé recién nacido es idílica. Sonrisas, imaginación, éxtasis, se percibe en sus rostros mientras lo ven plácido en su cunita. Eso sí, que el bebé no haga ruidos al dormir, pues allí la angustia toma el control de los progenitores.

Para los pediatras el tema es conocido como “el canto del bebé dormido” y representa motivo frecuente de consulta. Aunque la primera impresión es de normalidad, no dejan de advertir que es importante hacerle seguimiento.

Al respecto, el doctor Germán Rojas Loyola, pediatra, miembro de la Directiva Nacional de la Sociedad de Puericultura y Pedriatría de Venezuela, afirma que uno de los principales miedos de los padres con sus bebés es en torno a la respiración, y es lógico, pues es una función vital.

“Es común que los padres reporten a los médicos sonidos del bebé al dormir, pueden ser pequeños ronquidos, en ocasiones semejantes al de un cochinito. También los padres están muy atentos a la respiración y suelen manifestar angustia cuando notan cambios de frecuencia”, destaca el especialista.

“Estos ruidos respiratorios expresan una estrechez de los espacios de las fosas nasales al paso del aire que sumado a su normal respiración rápida y cambios de ritmo, pueden producir algunos ruidos o sonidos. En la mayoría de los casos, estos procesos pueden durar varias semanas y se recomienda la observación. De hecho, un mejor posicionamiento al dormir y la limpieza de sus fosas nasales con solución fisiológica puede ayudar”.

Afirma que “la estridencia” al dormir empeora cuando se duerme boca arriba y mejora al colocar al bebé boca abajo, de allí la importancia de considerar el comportamiento de este en esos momentos.

El dato

Los padres ayudan desde casa. Lo necesario ante la congestión nasal es hacer que los mocos fluyan lavando con frecuencia los orificios nasales con suero fisiológico, mantener al bebé lo más erguido posible, elevar la cabecera de la cuna mientras está acostado, evitar los ambientes con humo, polvo y las corrientes de frío y, por supuesto, mucha tranquilidad y paciencia porque es lógico que se encuentre incómodo al no poder respirar por la nariz y esto lo hace irritable. De todos modos, el pediatra es quien debe evaluar la mucosidad y tos de un recién nacido.

La cifra

45 respiraciones por minuto aproximadamente tienen los bebés durante los primeros días de nacidos. Se trata de una frecuencia respiratoria muy alta, normal, a diferencia de la del adulto que alcanza 15 aproximadamente. En el caso de los bebés también suele ser arrítmica, pero eso cambiará con el tiempo.

El alerta

Atención a las señas que muestran de manera sencilla

Basta una buena observación para darnos cuenta si existen signos de dificultad respiratoria que nos obliguen a tomar una conducta médica distinta. Estos signos incluyen el movimiento de sus fosas nasales con cada respiración, quejido, hundimiento de los espacios entre y por debajo de sus costillitas y una desincronización entre su tórax y abdomen al respirar.

La duda

¿Es normal que deje de respirar en algunos momentos?

La inmadurez del sistema respiratorio de los bebés es la principal razón del cambio de ritmo de su respiración. Solo en los prematuros puede ser un problema, porque no controlan el centro respiratorio y pueden hacer “apneas”. Pero en niños nacidos a su tiempo, la arritmia es porque casi se les olvida respirar. Luego lo hará de forma más intensa hasta que el ritmo se normalice.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario