Espacio publicitario

“Chirrido” en los dientes

El bruxismo puede ser diurno o nocturno, además de ocurrir debido a diversas condiciones.

  • Diario El Universal

25/04/2018 03:12 pm

YAMILETH ANGARITA

Si bien el término “chirrido” es más bien propio del lenguaje popular, es el mejor sonido onomatopéyico que describe lo que sucede en las superficies dentarias cuando hay un frotamiento excesivo de los dientes entre sí. En verdad el concepto correcto, a nivel odontológico, es “bruxismo”, definido como el acto compulsivo de apretar y/o rechinar los dientes ya sea en forma consciente o inconsciente, es decir, una actividad parafuncional “que si se mantiene en el tiempo se transforma en un hábito, el cual puede ser voluntario o involuntario, presentarse en el día o en la noche; generando gran cantidad de signos y síntomas importantes que son básicos para su diagnóstico y posterior tratamiento”, explica la odontóloga Yolymar Sorate (@sorate_y), coordinadora docente de oclusión en los Postgrado de Prostodoncia, Operatoria y Estética, y Periodoncia en la Facultad de Odontología Universidad Central de Venezuela (UCV).

El bruxismo puede aparecer en niños, jóvenes y adultos. Sorate precisa que hay autores que señalan que en los infantes “es frecuente al presentarse la dentición mixta (presencia de dientes primarios y permanentes) más o menos hasta los 11 años de edad en un 19% de la población; en los adultos está presente en un 20 – 30% de la población; así como pudiese aparecer después de los 60 años en solo un 3 – 5 % de la población”.

Sin embargo, aclara que estos datos pueden verse afectados según sean las causas de la aparición de esta actividad parafuncional.

“Dentro de estas condiciones o factores etiológicos se pueden mencionar: anormalidades en la mordida (oclusión dental) o en la anatomía orofacial, trastornos del sueño, uso de medicamentos y drogas ilícitas o también el consumo de tabaco, cafeína y alcohol, algunas enfermedades sistémicas tales como parálisis facial, síndrome de Down, epilepsia, enfermedad de Huntington, enfermedad de Parkinson”, menciona la también profesora adscrita a la Cátedra Coronas y Puentes de la Facultad de Odontología de la UCV. 

Resalta que “el factor etiológico” considerado como más importante es el de orden psicológico, “donde la ansiedad y el estrés son los predominantes, causando reacciones crónicas que ocurren frecuentemente como parte de nuestra vida cotidiana y que dan respuestas físicas que pueden no ser inhibidas convirtiéndose en respuestas psicofisiológicas, que tienen una importancia en la aparición del bruxismo”. Agrega que la intensidad de la parafunción depende del nivel de tensión emotiva del paciente.

La ida al especialista

La eficacia y el éxito del tratamiento residen en la capacidad del clínico para establecer el diagnóstico correcto. Por eso es muy importante identificar cada uno de los signos y síntomas mediante una historia clínica y una exploración meticulosa. Esto es la base esencial para el éxito terapéutico.

La historia clínica de detección sistemática incluye varias preguntas. Estas pueden ser planteadas por el mismo especialista o incluirse en un cuestionario.

La cifra

10 por ciento de la población, y hasta un poco más, registra el bruxismo como un hábito nocturno, según refieren varios autores. Este acto compulsivo no siempre genera síntomas, aunque algunas personas sí sienten dolores faciales, de oído y de cabeza al levantarse.

Atención en la infancia

SI Los niños pueden padecerlo. El bruxismo en los infantes suele aparecer entre los cuatro y seis años hasta los diez u once, pero normalmente desaparece con el paso de los años, cuando salen los dientes permanentes. En ocasiones, muy pocas registradas, se sigue padeciendo en la edad adulta. Todavía no se conocen exactamente cuáles son las causas del bruxismo infantil.

No Padres no deben descuidarlo. A pesar de que hay padres que oyen a sus hijos “rechinar” los dientes mientras duermen y se angustian, otros no perciben que sus hijos son “bruxistas” y es el pediatra o el odontólogo general y en otros casos el odontólogo infantil (odontopediatra) el que lo detecta por el desgaste de las unidades dentales. Los niños pueden o no tener dolor en las encías, dientes, músculos o articulación del área bucal.

SI Tratar los estados de estrés emocional. En algunos casos se puede considerar la intervención de un psicoterapeuta infantil. Además, se deben realizar técnicas de relajación muscular, practicar deportes, escuchar música, aromaterapia para reducir el estrés o la ansiedad y así el bruxismo. Si hay factores anatómicos alterados, será el especialista el que dictamine el tratamiento adecuado en el niño. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario