Espacio publicitario

Sexualidad en todas las edades

Cada etapa de la vida, en los seres humanos, tiene sus particularidades y la vida sexual no escapa de este factor. Por lo tanto, reconocer los cambios es significativo

  • Diario El Universal

13/04/2018 01:10 pm

ROXIMAR TOVAR

Antes de abordar este tema, la sexualidad en todas las etapas, es propicio recordar que la sexualidad no tiene una sola función ni es algo particular de un periodo de la vida del ser humano. Tampoco se debe percibir como un proceso rígido.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Este requiere un enfoque positivo y respetuoso ante las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

En tal sentido, cada etapa de la vida tiene sus peculiaridades y la sexualidad no es ajena a esta realidad. Por lo tanto, es válido resaltar que una visión positiva, enriquecedora y responsable de las bondades del sexo permite disfrutar de lo bueno de la sexualidad en cada uno de los periodos de la vida como la infancia, la adolescencia, la edad adulta, la edad madura, en la menopausia, en la andropenia y durante el embarazo.

En la infancia, etapa que se considera un periodo asexuado de la vida, se presenta una gran importancia en la formación del ser sexuado ya que el niño y niña tienen un patrón de conducta sexual poco diferenciada; es decir, el comportamiento motor y sensorial es semejante en ambos, a excepción de los órganos genitales por su naturaleza.

En la etapa adolescente, especialistas consideran que esta es un periodo especialmente delicado. El mismo abarca desde los 11 a los 19 años y se distingue por presentar cambios en ciertos aspectos: vello sexual, cambio de voz, senos desarrollados, menstruación, entre otros.

La edad adulta va de los 20 a 30 años y se viven multitud de cambios, ya que es un tiempo para experimentar, conocer, buscar y profundizar en la propia expresión sexual. Y en la etapa madura, la sexualidad sigue desempeñando un papel importante en la vida, a pesar de la falta de oportunidades para ejercerla y la exclusión que sufre esa población ante la sociedad.

En la menopausia, para la mujer, y andropenia, para el hombre, se vive en ambos géneros aparente similitud, pero se ha comprobado que ambas vivencias no son iguales.  

En el embarazo y la fase del postparto, la sexualidad es una etapa delicada ya que la mujer no desea practicar el coito.

El concepto

¿Asexual es lo mismo que asexuado?

El término “asexual” es definido como el elemento o individuo que carece de órganos sexuales y otros elementos que permitan clasificarlo como biológicamente masculino o femenino. Por ejemplo: insecto asexuado. En cambio “asexual” es manejado como “persona o animal que no experimenta atracción sexual -hacia otras personas en el caso de las personas y hacia otros animales en el caso de los animales-” (es.asexuality.org).

TIPS

Elementos a considerar en cada etapa:

En las sendas etapas sexuales es importante reconocer y comprender los diferentes elementos de manera específica. Según el portal especializado “Sexo y salud” se debe considerar lo siguiente:

Infancia: es la base en la sexualidad para las próximas etapas de la vida. Los aspectos sociales y afectivos asociados a lo sexual tienen una gran relevancia. Las expresiones de la sexualidad en esta etapa reflejan las necesidades del propio desarrollo. Las preferencias sexuales no están determinadas.

Adolescencia: se comienza a tener un interés por el atractivo físico del otro y existe un interés por el cuidado del atractivo propio. Aparecen conductas que responden a la obtención del placer. Se define la función psicológica del impulso sexual.  

Edad adulta: se disfruta y expresa, de manera congruente de acuerdo con los valores, la sexualidad a lo largo de la etapa. Interés por buscar información para mejorar la vida sexual. Se manifiesta el amor e intimidad de manera apropiada.  

Edad madura: hay mayor dificultad física para mantener relaciones sexuales, lo que conlleva a una limitación de la autonomía. Es más importante las caricias y las sensaciones. Utilizar estímulos adecuados, según la situación.    

Menopausia: la función ovárica no se interrumpe de forma brusca, sino que disminuye con lentitud. La vida erótica y sexual no termina. Muchas mujeres disfrutan más intensamente de su actividad sexual porque pierden el miedo al embarazo. 

Andropenia: deterioro de la calidad seminal. Erección menos firme, gracias a una pérdida más rápida de la vasocongestión genital. Los orgasmos se perciben con menor intensidad y duración.

Embarazo: la mujer siente molestias, como fatiga. Incrementa el miedo. Hay poca lubricación vaginal. Se pueden experimentar, con mayor facilidad, trastornos sexuales transitorios en la pareja.  

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario