Espacio publicitario

Ansiedad en tiempos de crisis

Esta respuesta fisiológica adaptativa no es considerada negativa per se, pero puede convertirse en un trastorno

  • Diario El Universal

31/07/2018 05:20 pm

ELENA SOTO 

Los problemas económicos, laborales, sociales, familiares y personales pueden sumergir a quienes los padecen en estados de angustia o ansiedad. Ambos términos suelen ser difíciles de diferenciar debido a que en algunos contextos son utilizados como sinónimos.  

Explica Liliana Traiber, coordinadora de la Clínica de Ansiedad y Trauma del Instituto de Neurología Cognitiva de Buenos Aires, Argentina (INECO), que esta confusión obedece a que se le ha dado el nombre de trastorno de angustia al trastorno de ansiedad que incluye ataques de pánico reiterados y repetitivos con frecuencia e intensidad importantes.

De acuerdo a lo indicado por Traiber, la angustia es un estado emocional que incluye la pena, la tristeza y puede afectar a cualquier persona. Al igual que la ansiedad, puede ser una respuesta ante un peligro. La ansiedad es una respuesta adaptativa o evolutiva que permite al ser humano sobrevivir como especie. 

En situaciones importantes puede activarse un mecanismo que hace que las personas sufran cambios fisiológicos en el cuerpo, producto de una amenaza. Cuando esta es concreta, se trata de una reacción funcional y adaptativa. Tener ansiedad permite la respuesta de lucha o huida. En el caso de la ansiedad patológica esta respuesta se activa aunque no haya un peligro evidente.

Destaca que la ansiedad se vuelve problemática cuando se produce como una “respuesta desadaptativa e involucra otra serie de cuestiones relativas a cogniciones de parte de la persona, por ejemplo, cuando la persona piensa reiteradamente respecto a las pocas herramientas que tiene para enfrentar el mundo, cuando se siente frágil y vulnerable y ve al mundo como un lugar peligroso”.

¿Quiénes son más propensos a sufrir un ataque de pánico? Todas las personas podemos experimentar uno o varios ataques de pánico de manera aislada en cualquier momento de nuestras vidas. Se define por la presentación abrupta de algunos síntomas, producto de la actividad fisiológica que puede incluir palpitaciones, sudoración, mareos, vértigos, sofoco, frío, entumecimiento, hormigueos, presión en el pecho, miedo a perder el control. 

En cambio, quienes sufren ataques de pánico reiterados son aquellas personas que ya tienen un trastorno de ansiedad, que puede incluir o no la agorafobia, que es el temor a no disponer de ayuda en el caso de tener un ataque de pánico. El origen de los ataques de pánico no lo pensamos de una forma unicausal, hay muchos factores: un componente biológico que se suma a factores de crianza, psicológicos, ambientales, eso puede dar desarrollo a lo que es un trastorno de ansiedad, un trastorno de ánimo, una aparición sostenida de ataques de pánico, que aparecen de la nada y generan mucho miedo porque los pacientes piensan que algo malo está pasándoles en sus cuerpos, “voy a tener un ataque cardíaco” es una idea que aparece con frecuencia. Sería como una especie de fobia a las sensaciones físicas.

Las claves

1 De forma natural La ansiedad no necesariamente es negativa, puede ser adaptativa, funcional, útil. Si se percibe como una respuesta adaptativa que no perjudica, tendría que pensarse entonces por qué hay que controlarla. 

2 Perder el miedo “Si el paciente utiliza algo para calmarse nunca desconfirma la idea de peligrosidad del ataque de pánico. Lo que le enseñamos a los pacientes es a perderle miedo a las sensaciones físicas”, sugiere Traiber. 

3 Rasgos distintivos El rasgo primordial de quienes sufren trastorno de ansiedad generalizada es su preocupación general constante y prolongada por una amplia gama de situaciones, inclusive aquellas que parecen sencillas. 

4 Real o imaginario En psicoterapia se busca la resolución de problemas al definir la situación y buscar la mejor solución disponible. Luego se evalúan los resultados una vez que se haya puesto en práctica esa solución. 

5 Sube y baja Como la ansiedad en sí misma no es negativa, no se usan medidas de seguridad en momentos en que los pacientes la padecen pues los síntomas displacenteros llegan a un pico máximo y luego descienden.

6 Ir al especialista Si se detectan trastornos de ansiedad o ataques de pánico frecuentes, debe consultarse a un psicólogo o psquiatra. Para ambos casos hay tratamientos, como las terapias cognitivas conductuales (TCC). 

7 Otro enfoque Las TCC se enfocan en la relación de pensamientos-emociones-conducta, y en la medida que el paciente interpreta de forma errónea el miedo, esta manifestación física tiende a perpetuar ese temor.

8 Detectar a tiempo Es pertinente divulgar cuáles son los síntomas de un ataque de pánico, ya que podrían confundirse con un ataque cardíaco. En ciertos casos hay pacientes que quieren mantener bajo control la ansiedad.  

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario