Espacio publicitario

La familia ha sido el impulso para alcanzar metas, sueños y deseos

Andrea Lam, una venezolana de 18 años que ha tenido inclinación hacia el ámbito artístico desde su infancia y actualmente prepara su gira por Europa

  • Diario El Universal

03/07/2018 05:30 pm

ALEXA VIELMA

Andrea Lam (@andrealammusic) es una joven venezolana de 18 años que desde su infancia ha tenido inclinación hacia distintas disciplinas artísticas.

“Desde pequeña siempre estuve involucrada con todo el mundo del arte, siempre me gustaba cantar, pintar, escribir, bailar, y cuando tenía 12 me inscribí en la academia de canto”, comenta.

Cabe destacar que Andrea tiene un coeficiente intelectual de 125, lo que ha sido determinante en lo que ha hecho. Su madre, Carmen Díaz, explica que Andrea siempre buscaba una razón para todo. 

Además, cuando le interesaba algo y le gustaba, lo hacía de manera maravillosa. Hoy en día Lam es solista; su tipo de voz es mezzosoprano y ha logrado una formación musical específicamente en el canto lo que le ha abierto las puertas a muchos eventos y oportunidades.

Lam se ha formado con Mayré Martínez y Carlos Almenar Otero, con este último aprendió la técnica lírica. También se instruyó con la actriz Leisha Medina y actualmente está bajo la tutela de Mirna Ríos, quien se ha encargado de enseñarle los géneros latinos y música venezolana, aunque su inclinación va más hacia el pop y la balada.

La joven destaca que vivió parte de su vida en Estados Unidos, por lo que Ríos la ha ayudado a conocer sobre los distintos géneros y cómo identificarse con ellos. El 30 de septiembre de 2017, se estrenó su primer sencillo llamado Touché, uno de los proyectos que realizó junto a su madre de la mano de Voicesplaces Productions C.A. Díaz relata que el video fue uno de los mayores retos ya que había que buscar elementos a los que no estaban acostumbradas.

“Ahorita que estamos en el medio y conocemos más o menos como es todo, pensamos que pudo haber sido mejor”. Lam explica que actualmente ya tienen una trayectoria dentro de este ámbito y que a pesar de no haber tenido alguna experiencia previa, el videoclip cumplió con las expectativas para el momento.   

Asimismo ella destaca que su familia ha sido muy influyente en su carrera porque han sido pilares para su formación y un impulso significativo para lograr sus sueños.

Lam explica que la carrera es demandante y exige una buena postura frente a todos los que la rodean, por esto ella trata de ser justa con todos. “Siempre he tratado de mantener el respeto con todas las relaciones que he hecho a lo largo de la vida y con mi equipo de trabajo”. Además, ella destaca que es un trabajo que requiere preparación y conocerse a sí mismo ya que en el camino se corre el peligro de perderse. 

Actualmente, Lam se está preparando para irse de gira con sus compañeros Mirna Ríos, Nelson Aro Fernández y Laura Guevara por diferentes ciudades de Europa como Madrid, Tenerife y Barcelona (España), París (Francia), Milán y Roma (Italia). 

Una particularidad sin límites que potencia el talento

Díaz relata que Lam comenzó a moverse a los siete meses, lo que no era normal en un bebé de esa edad. A los tres años, ella podía armar rompecabezas de 300 piezas en pocas horas y leía hasta 5 libros por día si se lo proponía. “Como soy psicopedagoga, pensaba que esto era completamente normal porque yo siempre la acompañaba”, asevera. Ella desconocía que su hija tenía un coeficiente intelectual de 125. Sin embargo, hizo lo posible para solventar las dudas de Lam cuando estaba pequeña y comprenderla. El apoyo de la familia fue indispensable. 

Un aburrimiento justificado que se convirtió en virtud

Cuando ellos llegaron a Venezuela, Lam narra que todos querían estar con ella porque era la nueva del colegio. Fue difícil al comienzo porque no dominaba el idioma. Su madre indica que siempre fue buena alumna, pero no se destacaba porque ya ella conocía más sobre la materia y se aburría fácilmente de los temas. De hecho, cuando estaba en segundo grado en Estados Unidos, ella entró al “Gifted Program” en el que Lam veía conocimientos más avanzados sobre sus clases en el colegio. No obstante, su mamá decidió retirarla por considerar que tenía exceso de carga académica. 

Reconocimientos y aspiraciones para enorgullecerse 

De pequeña obtuvo varios reconocimientos, entre ellos está el Premio de Lectura por el programa Reading Across Broward celebrado en Estados Unidos, en el que se ganó la medalla de oro por tres años consecutivos. También ganó medalla de oro en las olimpíadas de matemáticas cuando cursó 6.° grado en el Colegio María Auxiliadora. Andrea y su hermana Nicole desean crear una fundación llamada “Cabello con propósito” con la finalidad de vender cabello para comprar insumos y medicamentos a los niños y adolescentes que padecen cáncer.

¿Sabías que?

El coeficiente intelectual, según el glosario de la Fundación para el Desarrollo del Potencial (Sonria) “es una puntuación, resultado de alguno de los test estandarizados diseñados para valorar la inteligencia humana”. Andrea Lam tiene un Coeficiente Intelectual (CI) de 125 y según estudios, este tipo de coeficiente se encuentra en la categoría de “Inteligencia brillante” que engloba el CI entre 115 a 129. Esta particularidad lo tiene 1 de cada 9 individuos en el mundo. Además, este coeficiente es homogéneo porque no cambia, según la psicóloga de Lam. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario