Espacio publicitario

El mundo puede cambiarse con más educación, música y cultura

Carlos Arcila, docente y músico, se inició en la Fundación Bigott como estudiante y ahora dirige la red de docentes que forman en los distintos programas

  • Diario El Universal

03/07/2018 04:56 pm

YELITZA QUERALES

Desde 1981 la Fundación Bigott se dedica a la promoción y apoyo de la cultura popular venezolana de raíz tradicional, para promover su valoración a través de tres áreas fundamentales: educación, investigación y proyección.

Sus acciones están dirigidas a divulgar las diferentes expresiones del patrimonio intangible del país, lo que la ha llevado a entrelazar las fuentes de lo popular y las grandes audiencias nacionales. Para esto desarrollan programas en las áreas educativa, editorial y audiovisual. 

Carlos Arcila, con su organización Autana, es quien dirige la plantilla de docentes de la fundación, donde comenzó en 1982 como estudiante hasta el año 1990 cuando se inició como docente de Cuatro infantil en el turno de la mañana. 

Explica Arcila que “Fundación Bigott, en su inicio fue dirigida por una institución llamada La Clavija y en estos tiempos era muy selectiva, se pedía una conducta de entrada muy específica. 

Estábamos en un galpón de Plaza Venezuela. Durante estos años se hacía un examen de selección. Al llegar a Petare se abrieron las puertas a todo el mundo. En Plaza Venezuela se formaban artistas, el arte era un fin en sí mismo, ahora el arte es el medio para dinamizar cambios en la comunidad y esa línea me gusta, está alineada con mi forma de pensar”. 

¿Qué significa para usted la música y la educación? La música es un medio para facilitar el aprendizaje, quizás el más importante medio para cambiar vidas, comunidades, sociedades, en fin…para cambiar el mundo. El mundo se cambia con educación, entendiendo la educación como el proceso para facilitar el aprendizaje, aprendizaje que ayudará a formar un nuevo ser humano. 

¿Qué mensaje le deja a los niños, niñas, adolescente y jóvenes sobre la identidad nacional, a través de las tradiciones venezolanas? Los niños y niñas deben comprender que la identidad es un proceso dinámico y no una marca permanente que se rige por dogmas, de esta manera aprenderá a aceptar al diferente y a entender que son diferentes entre sus iguales. Esto es importante a la luz del fenómeno intercultural, cada vez más evidente, sobre todo en los momentos que vive Venezuela. 

Aprender y emprender

Gustos variados Arcila dice que su género favorito es el tamunangue “por supuesto” (dice en broma al saber que quien lo entrevistaba es larense). “En realidad soy abierto a todo tipo de género musical, hasta la hindú”, aclara. 

Retos por venir “Crecer al unísono con las necesidades cambiantes de las personas y aprender las herramientas que nos permitan ser más eficiente en el accionar al satisfacer las necesidades de la gente”, adelanta.  

Talleres comunitarios Dan a las comunidades espacios que transformen su entorno. Iniciaron en 2004 y ha atendido 5 comunidades en Baruta, Chacao, El Hatillo, Libertador y Sucre, con 5.381 inscritos en los talleres impartidos. 

Formación virtual La fundación ofrece cursos en su plataforma de aprendizaje en línea, 24 horas del día. Un facilitador orientará al interesado para que aproveche al máximo los recursos de aprendizaje dispuestos en cada aula virtual.  

Oportunidad de crecer Para el beneficiario es un espacio de enriquecimiento espiritual, de formación. Esta escuela ha sido el primer escalón de muchos emprendimientos. Hay ex alumnos que se ganan la vida con lo aprendido aquí.  

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario