Espacio publicitario

Ser madre debe ser una decisión, no una obligación

El deseo individual de ser madre, la carrera profesional, el estilo de vida, el momento económico que tiene y la pareja son determinantes

  • Diario El Universal

22/05/2018 04:58 pm

LIRBETH TORRES

Desde la aparición de la píldora y otros métodos anticonceptivos en la década del 60, la posibilidad de controlar la natalidad le dio al ser humano, y a la mujer en particular, el poder de controlar su propio aparato reproductor con un alto grado de eficacia. El peligro del embarazo dejó de ser un problema y decidir acerca de la maternidad comenzó a ser una elección. A diferencia de las generaciones pasadas donde la máxima satisfacción como mujer radicaba en formar una relación, casarse y tener hijos.

Al decidir la infertilidad voluntaria en muchos casos se evalúa el deseo de ser madre, su carrera profesional, su propio estilo de vida, su economía y eventualmente de su pareja. 

El adquirir distintos roles en el contexto laboral y social como el de mantener un buen trabajo es un factor determinante. Hay mujeres que ubican en el primer lugar de su escala de prioridades a su carrera. Es importante destacar que cada vez hay más paridad en las empresas y las mujeres ocupan cargos directivos con mayor responsabilidad. No es que no se consideren capaces de criar a un bebé y trabajar, sino que prefieren orientar toda su energía a lograr sus objetivos y por ello pueden dejar la maternidad a un lado.

Asimismo, hay mujeres que tal vez desean cambiar de carrera, aplicar a un trabajo en el extranjero o irse a estudiar fuera durante unos años. Si hay planes a largo plazo de por medio, los hijos podrían llegar a complicarlos o aplazarlos tanto que ya no serían factibles.

Otro factor determinante, es la escasez de recursos económicos para solventar los gastos de la crianza, cuidado y educación de los niños que muchas mujeres o parejas evalúan, por lo que algunas consideran inaccesible al momento de pensar en agrandar la familia.

Por otra parte, los cambios que han experimentado la familia y las relaciones de pareja también han afectado las decisiones sobre la maternidad. Estudios indican que atrás quedó la necesidad de mantener un matrimonio por los hijos y se busca más bien una vida de pareja independiente de los hijos.

Con respecto a lo que sería el instinto maternal, muchas mujeres que eligen no tener hijos expresan no desarrollarlo y es totalmente válido. Sin embargo, un estudio realizado sobre psicología y biología evolutiva en la Universidad de Washington, en Estados Unidos, revela que la maternidad implica elegir y desarrollar esa función, puesto que el deseo no viene intrínseco. 

El miedo también suele ser una consecuencia de la decisión. La experiencia de la maternidad, tanto el parto como la crianza, puede ser atemorizante, doloroso y preocupante para la mujer. Por lo que algunas refieren vivir un tanto más tranquilas y evitar el estrés de criar, mantener y cuidar un niño. 

Finalmente, la maternidad ha pasado a ser un acto que requiere una mayor reflexión y preparación. La decisión de las mujeres que deciden no ser madres, y sus razones, son tan válidas y respetables como las de las mujeres que sí lo quieren. 

El dato

Eligen los que más herramientas tienen. La decisión de una infertilidad voluntaria no es un factor que suele presentarse en grupos sociales vulnerables, sin acceso a información, a métodos anticonceptivos y sin libertad de elección.

Pero, ¿quiénes son más felices? En 2016 la encuesta Enduring Love, de la británica Open University, concluyó que quienes no tienen hijos dicen ser más felices en su relación e invierten más tiempo en la pareja.

La cifra

2,45 por ciento fue el índice de fecundidad en 2011 según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Para el año 1990 ese mismo índice era de 3,23%. Aunque no se han registrado estadísticas de los últimos cinco años, se puede observar que entre 1990 y 2011 la proporción de mujeres en edad fértil que son madres descendió. 

El alerta

A la sociedad le preocupa la decisión de no procrear

Estudios recientes indican que la sociedad juzga a aquellas mujeres que optan por postergar, dejar su maternidad de lado. Este fenómeno se da en Europa, Estados Unidos y América Latina, donde el aumento de mujeres y hombres que deciden no ser padres trae como consecuencia países con una población de personas mayores y menor fuerza laboral.

Curiosidades

¿Mujeres son desapercibidas por no ser madres?

La asociación británica Gateway Woman popularizó la frase NoMo que significa “No Madres” en inglés. Sin embargo, el término fue acuñado en Estados Unidos y viene de “no mothers”. Muchas mujeres del espectáculo han confesado su deseo de no ser madres, entre ellas Audrey Tatou, Cameron Díaz, Renée Zellwegger, Oprah Winfrey y Jennifer Aniston.  

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario