Espacio publicitario

Amor de madre, amor incondicional

La madre es caracterizada por el amor, responsabilidad y tenacidad con sus hijos

  • Diario El Universal

22/05/2018 04:17 pm

VICENTE BLOISE

“Cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro y el corazón afuera…” Así dice una estrofa del poema “Los hijos infinitos”, del poeta venezolano Andrés Eloy Blanco. Y es que definitivamente no hay nada más cierto, la madre, además de dar vida a un nuevo ser, es capaz de sacrificarse y entregar su tiempo a su mayor regalo, un hijo, con todo su amor.

El amor de madre inicia desde que siente que otro ser humano habita en ella y continúa su anhelo por formar una familia. 

De acuerdo con la socióloga Emma Salazar (TW: @ecorina) “la madre es el medio de encarnación, conexión hacia la vida en el mundo físico, biológicamente, carnal y espiritualmente, y luego, generalmente es determinante de con quién pasas el mayor tiempo de tu vida como relación social, si con ella, con otros, con quién, y hasta que ‘te separas’ de tu madre o núcleo familiar para formar tu propia pareja o familia, e incluso así vivan muy cerca, de cómo sostengan su relación…”, señaló.

La madre es vital en el desarrollo de la humanidad, porque ella es quien cuida, protege y prepara a sus hijos para enfrentar la vida.

Al respecto, el terapeuta Óscar Misle Terrero (TW: @oscarmisle) expresó lo siguiente: “Por supuesto que en el ser humano es determinante, porque paradójicamente el ser humano es el más débil para poder adaptarse al mundo cuando nace. Desde su concepción lo cobija en su vientre hasta el momento de su nacimiento, lo tiene que alimentar, enseñarlo a caminar, a relacionarse con los otros, a descubrir su cuerpo, a descubrirse en el mundo, en todos los retos que se plantea la madre es fundamental”.

Para Misle, el rol de la madre ha trascendido en el ámbito social a través de los cambios y las transformaciones. 

“La madre ha tenido que prepararse para asumir nuevos retos en lo profesional, en las relaciones de pareja, en su forma de criar y educar, de tal manera de que su rol le permita no solamente criar a sus hijos, sino también crecer como persona, como ser humano. Entonces a la madre le toca aprender permanentemente, siempre es primeriza, cada vez que tiene un hijo empieza de nuevo, porque cada niño o cada niña es diferente, tiene necesidades diversas y a ella le toca satisfacer esas necesidades, que no solamente es alimentarlo, garantizar la educación, enseñarle hábitos, sino también prepararlo para la vida”, afirmó.

El Día de la Madre se celebra en Venezuela el segundo domingo de mayo. Para homenajearla se le entrega un regalo o se le prepara una reunión en familia con sus seres queridos. Madre solo hay una.

Para reflexionar

El día de la Madre plantea un reto

El terapeuta Óscar Misle señala que también es una ocasión para examinar las injusticias que viven algunas de ellas: “No es solamente para honrarlas y celebrar, sino también para reconocer las injusticias presentes, sobre todo en las madres que les toca ejercer ese rol desde adolescentes, siendo niñas emocionalmente; o las madres que quedan huérfanas de hijos; las que tienen enfermedades crónicas y las que trabajan”, apuntó.

“De tal madre, tal hijo” y sus consecuencias

La entrega de una madre por su hijo puede definirse de muchas maneras, una de ellas es el amor desinteresado que siente al dedicar gran parte de su tiempo a su crianza. Sobre esto, la socióloga Emma Salazar indicó: “A la madre, me parece, la define el amor, la responsabilidad y la tenacidad, tanto que cuando sin ser así, entonces hay relaciones más traumáticas con la madre, desde el punto de vista biológico, emocional y espiritual”.

La figura materna ejerce un rol fundamental en la salud emocional de su hijo desde el momento de su nacimiento. Es un vínculo eterno y sin esa figura el fruto de ese amor puede experimentar inconvenientes que lo afecten posteriormente. “La madre tiene un rol fundamental en la formación emocional de los niños. Alejandro Moreno, investigador, padre salesiano, también considera que la progenitora es fundamental en la crianza de los hijos. Plantea en sus investigaciones ‘los infractores estructurales’, que son estos seres que no tuvieron la presencia de la madre, y estos niños se sienten abandonados, huérfanos emocionalmente, crecen con problemas severos en las relaciones y en su vínculo con la sociedad, difícil de poder trabajar porque estuvo ausente o carente la madre en sus primeros años de vida”, aseguró el terapeuta Misle.

Pero, a veces, no todo es amor. Existen algunos aspectos negativos que llegan al corazón de una madre, sin querer. Entre ellos se pueden nombrar los siguientes: “el vacío, tanto de la madre o de falta de sensibilidad en el otro, que genera extravío, inseguridad, precariedad, abandono, descuido, abunda la separación con los hijos. También se presenta el abandono de la madre, por demandas excesivas, inconformidad, ego insaciable, envidias, odios, problemas con el manejo de la ira, que son duros de sobrellevar o sanar para la autonomía de un ser humano consciente”, comentó la socióloga Salazar.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario