Espacio publicitario

Estrenándose como mamá

Hay cambios físicos y psicológicos que la mujer debe asumir. Ellos variarán dependiendo de su edad, madurez y condiciones socio-económicas

  • Diario El Universal

22/05/2018 03:22 pm

GÉNESIS PÉREZ 
La reacción que tiene una mujer al enterarse de que está en estado depende de las expectativas y condiciones que tenga, si es planificado, es deseado, cuenta con una pareja estable y posee una condición socioeconómica aceptable lo más probable es que la afecte de manera positiva y sea para ella un momento de mucha alegría por la noticia. Sin embargo, le pueden albergar sentimientos de miedo e incertidumbre por lo que pueda vivir o dejar de vivir en el futuro, pero el mayor sentimiento será el de bienestar. 

Si por el contrario se trata de una mujer cuyo embarazo no es ni planificado, ni deseado, no cuenta con su pareja y posee unas condiciones socioeconómicas desfavorables, es muy probable que el sentimiento sea negativo, de malestar, de mucho miedo e incertidumbre. 

“Otros factores que se deben tomar en cuenta para responder esta pregunta tienen que ver con la edad de la mujer. No es lo mismo embarazarse a los 18 que a los 35 años, la postura en cada caso puede variar hacia los extremos”, afirmó la psicóloga Leiddys Delgado especialista en terapia familiar. Desde el punto de vista biológico, la mujer se encuentra en las condiciones aptas para ser madre a partir de su primera menstruación. Sin embargo, se debe considerar la madurez emocional, no necesariamente debe tomar en cuenta la edad, sino la disposición, el compromiso y la capacidad de entender que el embarazo y el hijo son una realidad que requieren la entrega, esfuerzo y adquirir una actitud responsable. 

“Una mujer que se ha realizado profesionalmente, tiene una estabilidad con su pareja, pueden mantenerse económicamente y dentro de sus metas está formar una familia, enfrentará el embarazo de una mejor manera, una mujer que aún no ha consolidado ninguna de las metas anteriormente descritas lo afrontará de forma negativa” señaló Delgado. 

Los aspectos más importantes para que una mujer pueda ser madre son: que se encuentre con un estado de salud estable, que tenga el deseo de ser madre, que exista la planificación del embarazo, asumir el compromiso emocional y físico para tolerar los cambios propios de la etapa, y sobre todo estar dispuesta a llevar el control médico de esta etapa. 
 La cifra
 25 años es la mejor edad, en términos biológicos, para concebir, engendrar y tener un hijo por primera vez, afirman la mayoría de los especialistas. Las condiciones físicas son muy distintas a los 15 y a los 40 años. Al igual que el resto de células del cuerpo, los óvulos envejecen con la edad. 

 Muchos cambios en gestación

 SI A prepararse de la mejor manera. Una de las decisiones más importantes que debe tener la mujer al saber que se encuentra embarazada es su preparación intelectual, emocional y física, lo que le ayudará a afrontar esta etapa con madurez y compromiso. Debe aplicar un comportamiento responsable consigo misma y con el bebé que está dentro de ella.

 NO A una vida estresada. La ansiedad y la depresión pueden ser reacciones emocionales que experimente la mujer en esta etapa. Son normales pero no buenos para su salud y la del bebé. Es importante el apoyo psicoterapéutico y la atención médica constante para prevenir riesgos de complicaciones durante en el embarazo. Buscar la asistencia de un terapeuta emocional, o una persona muy cercana es lo más recomendable.

 SI Al apoyo de la familia. “El apoyo familiar y social es fundamental para canalizar el parto y ayudar en la crianza del bebé” asegura la psicóloga Leiddys Delgado, especialista en terapia familiar. Agrega que esta es una etapa que se debe afrontar con madurez, decisión y entereza, sobre todo en el inicio, debido a que el nuevo integrante familiar requiere altas demandas de atención y cuidados.   

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario