Espacio publicitario

Fronteras de Venezuela: un colador para la delincuencia

Expertos alertan que de no tomarse medidas la frontera será tierra de nadie 

  • CARLOS D' HOY

11/08/2019 05:00 am

La presencia de grupos irregulares en los estados Zulia, Apure y Táchira; el incremento de la piratería en la frontera norte del país, el auge de la minería ilegal en los estados Bolívar y Amazonas y el aumento del tráfico de migrantes en peñeros desde los estados Falcón y Sucre hacia las islas del Caribe ponen en evidencia la pérdida del control de las fronteras por parte del estado. 

La situación ha venido siendo alertada en los últimos años por Javier Tarazona, coordinador de la organización no gubernamental Fundación Redes, así como por especialistas en temas de seguridad y fronteras, sin que hasta los momentos se produzca alguna acción por parte del Estado. 

Fronteras abandonadas 

Tarazona destaca que el abandono fronterizo y la política del gobierno bolivariano de formar alianzas políticas con grupos guerrilleros colombianos, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) comprometieron la seguridad de quienes viven en la frontera. 

En el estado Táchira presuntos grupos paramilitares atacaron puestos de la Guardia Nacional, dejando víctimas civiles en esos ataques. Además se han reportado constantes enfrentamientos en las trochas ubicadas entre las poblaciones de Ureña y Cúcuta que han arrojado decenas de víctimas. 

En la frontera del estado Zulia, la presencia militar es prácticamente nula desde agosto del año 2018 cuando una mina antipersonal plantada por el ELN mató a un militar venezolano y dejó a dos heridos. 

En Apure, paramilitares y guerrilleros mantienen azotados a productores del campo con el cobro de vacunas y de impuestos revolucionarios. 

Mientras que en el estado Amazonas el exgobernador Liborio Guarulla denunció la presencia de más de cuatro mil irregulares colombianos. 


Paramilitares a buen precio 

Uno de los datos más alarmantes es el incremento de la participación de venezolanos en el conflicto colombiano. 

Según la Fundación Redes entre 60% y 70% de los integrantes de grupos paramilitares como Los Rastrojos y Los Urabeños son venezolanos de entre 16 y 25 años de edad “reclutados a cambio del pago de hasta un millón de pesos, lo que es una fortuna para los venezolanos”. 

 Expertos coinciden en señalar que a menos que se implementen políticas dirigidas a retomar el control de la frontera colombo venezolana, la lucha entre los grupos irregulares arreciará. “Es necesario devolver la institucionalidad, que el estado haga presencia y no se convierta en un cómplice silencioso de lo que ocurre, de no hacerlo las fronteras se convertirán en tierra de nadie”, señala el criminólogo Fermín Mármol García. 

Del país exportador de petróleo al líder en trata de personas

La crisis también trajo uno de sus efectos más perversos, la trata de personas. 

Miles de venezolanos han caído en manos de redes encargadas de proveer mano de obra prácticamente regalada para la explotación sexual y trabajo forzoso, adopción ilegal y la mendicidad forzada. 

La Asociación Civil Paz Activa y el Observatorio de Delito Organizado detallaron que la trata de personas aumentó a 300% entre 2014 y 2018 cuando se pasó de 50.000 casos reportados a 198.800 . 

El país colador 

“Venezuela pasó de tener una frontera porosa a convertirse en un país colador”, dijo Mármol García. 

En un tiempo había control militar y eso limitaba el contrabando. El abandono de las labores de seguridad fronteriza por parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, nos convirtió en un colador. 

“Somos uno de los 20 países con menor control fronterizo del mundo, eso hace que por nuestras fronteras entren mucha cosas, como dinero y drogas y que salga el contrabando de personas, drogas, oro, diamantes, coltán gasolina y otros productos”, remató Mármol. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario