Compartir

Iglesias también son blanco del hampa

Más de 200 templos de la capital han comenzado a tomar previsiones

imageRotate
El padre Marco Robayo fue atacado en su templo de la UD2 de Caricuao. Al octogenario sacerdote le fracturaron el cráneo con un golpe ARCHIVO
MARÍA ISOLIETT IGLESIAS |  EL UNIVERSAL
domingo 20 de enero de 2013  12:00 AM
El puño del hombre vestido de blanco calló los gritos del padre Marco Antonio Robayo, de 80 años, cuando intentó alertar que dos hombres habían entrado a robar a la parroquia San Martín de Porres, en Caricuao, el martes en la madrugada.

Después de someterlo, le quitaron el reloj y huyeron. Los dos ladrones intentaron entrar a la iglesia, al parecer, con el propósito de robar las hostias consagradas, pero el párroco se dio cuenta. Para alertar a comunidad y tratar de espantar a los ladrones, sonó las campanas, prendió las luces y cuando salió a revisar, lo interceptaron.

Hechos de inseguridad como este han ocurrido en toda Venezuela y sobre todo en Caracas, explicaron fuentes de la Conferencia Episcopal Venezolana que fueron consultadas.

Aunque no hay en el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), ni tampoco en la Conferencia Episcopal Venezolana, registros de cuántos robos pueden perpetrarse cada día en las iglesias de Caracas, sí hay certeza que las 200 iglesias que abren sus puertas en la ciudad han tenido que reforzar sus instalaciones por el auge delictivo.

En la mayoría han colocado rejas para que sea más difícil llegar hasta la puerta principal; en otras, además de ese primer "círculo de seguridad", han tenido que cambiar las cerraduras para colocar unas que deberían dificultar la acción de los maleantes.

De acuerdo con los sacerdotes y autoridades consultadas, quienes prefirieron mantener su nombre anónimo, lo que más buscan llevarse los ladrones es lo que se haya recaudado en las alcancías colocadas a los pies de los santos, alguna joya que luzcan las vírgenes, según sus advocaciones; los vasos sagrados, alguna ofrenda costosa que algún fiel haya hecho a la iglesia, el dinero que se haya recaudado en las distintas eucaristías por las limosnas que ofrecieron los feligreses, y hay casos que también buscan robar a los mismos visitantes cuando salen de los templos. A ellos les quitan sus dinero, joyas y hasta teléfonos celulares.

Cómo lo hacen

En la mayoría de los casos, narraron varios sacerdotes regentes de iglesias que han sido asaltadas, los maleantes entran sin someter a nadie. Así que, según las fuentes consultadas, se trata de hurtos.

"Suele ir en parejas, máximo tres personas, según hemos podido averiguar. Se quedan escondidos en cualquiera de los espacios oscuros después de una misa y esperan a que se cierren las puertas de la iglesia. Luego salen y cometen la fechoría. Después esperan para salir cuando las puertas vuelvan a abrirse", comentó un sacerdote que también quiso dejar su nombre anónimo.

Otros son más arriesgados y aunque no someten a nadie, no esperan a que las puertas estén cerradas. Los últimos, sí entran y someten a quien esté, para llevarse lo que ya previamente estudiaron. Este grupo suele operar en grupos de mínimo tres personas.

Funcionarios del Cicpc no llevan una estadística real de lo que ocurre. "No denuncian. No tenemos muy claro de cuánto podría ser el subregistro. Y así no podemos establecer líneas de investigación", explicaron los policías consultados.

Agresores ante el tribunal

Ayer, en la noche, el Ministerio Público, a través de una nota de prensa, informó que en las próximas horas serán presentados ante un Tribunal de Control de Caracas, Oliver Pérez Briceño, de 30 años, y Wilmer Shatia Blanco (22), por su presunta vinculación con el robo y la agresión contra el sacerdote Marcos Antonio Robayo.

iiglesias@eluniversal.com

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar