Espacio publicitario

El bien sin mirar a quien

Verónica Rodríguez de Guruceaga ha transformado vidas y regalado segundas y terceras oportunidades. Cree en el poder del trabajo comunitario y así ha funcionado.

  • Diario El Universal

06/10/2019 08:04 am

CAROLINA JAIMES BRANGER
ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

Bella por fuera, pero más bella aún por dentro. Tiene un corazón gigante y una sonrisa a flor de piel que cautiva a todos. Inteligente, disciplinada, generosa. Desde hace años se ha abocado a ayudar a los más desposeídos, primero con el proyecto “Somos Comunidad” para apoyar a la comunidad de Camurí Grande después del deslave; Embajadores Comunitarios, para empoderar jóvenes de barrio para salir de la pobreza, según los Modelos de Naciones Unidas, y desde hace tres años fundó Mahatma Gandhi Venezuela para inspirar al venezolano abatido.  



-Hablar de paz en estos momentos que vivimos en Venezuela es casi una entelequia. ¿Qué te movió a fundar (y a persistir) en la Asociación Civil Mahatma Gandhi?

-“En momentos más convulsionados y de angustia es cuando se hace más necesario hacer de la paz el camino”, como dijo Gandhi.

Fundar Mahatma Gandhi Venezuela (MGV) de la mano de la familia de Mahatma Gandhi fue en sus orígenes, una entelequia. La vida nos dió la oportunidad de conocer a Tushar Gandhi en el rodaje del documental “Kora, Senderos a la felicidad” y de manera auténtica y luminosa se generó una relación fraterna que nos hizo soñar juntos la creación de MGV como ese espacio, que siguiendo el legado de Gandhi, buscaría sembrar semillas de esperanza que promuevan el encuentro, el respeto y la aceptación entre los venezolanos. Es decir, Gandhi en acción en Venezuela.

Inspirar al venezolano vulnerable, abatido , temeroso, molesto y desmotivado que vive una realidad hostil y cargada de múltiples expresiones de violencia: consigo mismo, con su familia y con su entorno, ha sido y es un reto que asumimos desde el corazón y del amor a nuestra Venezuela.

Cada vez que damos un taller, un programa de formación, un diplomado nos llenamos de energía al lograr la conexión con cada participante.  


Es maravilloso validar como cada uno desde su realidad, su procedencia, sus miedos, sus incertidumbres y sus anhelos descubre en las herramientas que trabajamos del legado de Gandhi, una forma diferente de abordar su realidad cotidiana que lo lleva a vivir más serenamente y a promover la convivencia en su entorno. No hablamos de un sector o grupo, hablamos de una sociedad entera, sin distinción de edades, sexo ni lugar donde vive, donde sus integrantes deciden caminar desde lo cotidiano el sendero de la convivencia. Así pues, desde niños en nivel preescolar en colegios privados o en colegios de escasos recursos, pasando por jóvenes, madres, adulto contemporáneo y adultos mayores, todos cabemos y podemos implementar la práctica cotidiana de los pilares para la convivencia y fortalecernos como seres humanos. 

La transformación que vemos en las personas, su nueva mirada ante la vida, la decisión de no normalizar la violencia en ningún aspecto de su vida, su sonrisa y sentido de logro personal cuando no reacciona agresivamente sino que respira, reflexiona antes de responder es la vitamina para seguir adelante, para continuar cada día este hermoso sendero de incidir desde hoy mismo, desde ya, en la nueva sociedad que necesita emerger dentro de este cascaron descompuesto.  



-Llevas años en labores altruistas con muy bajo perfil. Tu obra “Somos Comunidad” en Naiguatá es una de ellas. Háblame de su desarrollo.

-Somos Comunidad comenzó como una respuesta en positivo ante el deslave de Vargas. A lo largo de estos 20 años es un ejemplo de la resiliencia del venezolano y de lo que es posible al enfrentar unidos la adversidad. He tenido el privilegio de llevar adelante este proyecto de desarrollo comunitario desde sus inicios, sin embargo esto no es un proyecto de Verónica, es un proyecto de una comunidad comprometida con su propio desarrollo.  

Han sido años complejos y difíciles desde muchas dimensiones: el deslave (1999), a los 5 años vino la vaguada inundando y destruyendo todo el poblado nuevamente, luego la caída del viaducto, apagones sostenidos por más de 3 días, entre otros. Aún luego de 20 años el sonido de una lluvia fuerte despierta profundas emociones de temor, angustia y desasosiego en adultos y niños. 

Aprendimos lo importante de hacer acciones para minimizar los riesgos y orgullosamente podemos decir que la canalización del río en el 2006 fue un trabajo coordinado desde la comunidad con contraloría social local hacia las instancias públicas.

Aquí hemos generado la cultura de la educación preescolar con la creación del primer preescolar en la zona, que inició con 15 niños y hoy con 19 promociones y ya convertido en Colegio Camurí Grande incluyendo primer y segundo grado con 125 escolarizados que reciben almuerzo diario, además de atención preventiva en oftalmología, odontología, caminando a la creación completa de la escuela básica. Este año comenzó la escolaridad la segunda generación, es decir ¡los hijos de egresados! 



Desde el Centro de Salud además de atención en odontología, ginecología y oftalmología promovemos la prevención a través de jornadas de despistaje de cáncer de cuello uterino y de mamas y de desparasitación entre otros con más de 60.000 consultas. Desde el 2018 llevamos adelante el programa “Nutrimos la esperanza” que busca atender la severa situación de desnutrición en la localidad de Camurí Grande donde mas de 100 niños han logrado superar la desnutrición severa y moderada. Estamos constantemente atentos a las necesidades de nuestra gente por lo que desde el año pasado y en alianza con Avessoc llevamos un programa de donación de medicamentos que ha brindado importante alivio, especialmente a los adultos mayores que sufren de tensión alta y dolencias. 

Uno de los espacios de mayor alegría es nuestro Núcleo Naiguatá, adscrito al Sistema de Orquestas. Más de 200 niños y jóvenes se han formado y fortalecido como seres humanos bajo la disciplina musical de El Sistema. Nuestro Ensamble de Campanas y nuestra Orquesta Típica han sido ejemplos del talento local. Caminamos hacia el diseño y construcción de la sede del Núcleo Naiguatá que tenga capacidad de atender a 400 niños de la parroquia y que se destaque por el talento de percusión en la parroquia Naiguatá y en Caruao. 



Finalmente considero que el éxito de este modelo de desarrollo local está en el trabajo con aliados, así como en caminar juntos como equipo. Cuidamos y estamos siempre atentos de las necesidades de nuestro personal, los fortalecemos en su formación humana así como en la profesional. Como comunidad la diferencia la logramos al reconocernos y aceptarnos como miembros de una localidad donde todos somos importantes y valiosos, respetando los intereses particulares y cultivando la articulación y armonía colectiva. 



-¿Cómo crees, cuando las cosas cambien, que debe orientarse la educación para la paz sin que las personas sientan que es únicamente para "comeflores"?      

-Personalmente considero que la Venezuela del futuro la tenemos que empezar a construir hoy. Quizás tan solo podemos sembrar semillas en este momento. El sistema educativo requiere de una transformación integral. No solo qué vamos a educar, cuál va a ser el el contenido, sino cómo lo vamos a hacer.

La generación de niños actuales requiere de herramientas para transformar un país herido, con altos niveles de violencia y fragmentación familiar y poder generar la Venezuela donde cabemos, emprendemos y crecemos todos. 

Para ello, la escuela es el mejor semillero, pero no sólo para alfabetizar en lectoescritura, sino para alfabetizar para la paz. Por ejemplo, la práctica cotidiana de los 5 pilares de la no violencia de Gandhi (respeto, comprensión, aceptación, apreciación y compasión) deberían atravesar todos los niveles de educación, mas no como simples palabras, sino como acciones conscientes que inciden en la reconstrucción del tejido social. 

Con relación al cómo hay dos elementos interesantes que se podrían evaluar:  El primer, enseñar desde la escuela a comunicarnos aplicando los principios de la Comunicación No Violenta de Marshall Rosenberg, que nos invita a cultivar la conexión con el otro desde lo que yo siento y necesito. El segundo, desarrollando una inversión en comunicación por internet que llegue hasta al más pequeño pueblo del país de manera de formar al mayor número de docentes en el menor tiempo posible.

El sistema educativo hay que canalizarlo hacia la formación de una sociedad que valore y promueva la convivencia, que permita la diversidad de pensamientos y donde el centro sea el desarrollo pleno del ser humano con su inagotable capacidad de transformación. Desmontemos el mito de que la paz es algo lejano e inalcanzable, la paz es una decisión cotidiana que promueve la conexión con el otro a partir de la serenidad con uno mismo.   



-¿Cómo lograr que las personas de las barriadas salgan de la pobreza? Tú has sido piedra angular en el desarrollo de los Embajadores Comunitarios.

- En nuestro país existen hermosos ejemplo de jóvenes que logran superar la pobreza y no me refiero a la pobreza material sino a la pobreza atrapada en mitos mentales que no le permiten a las personas soñar y aspirar a una vida mejor.

Un ejemplo de ellos han sido los Embajadores Comunitarios, programa inspirado en la formación del Modelo de las Naciones Unidas. Cuando el joven del barrio desarrolla destrezas de oratoria, debate, desarrollo de propuestas ante una problemática y descubre las múltiples maneras de diferentes culturas de solucionar sus problemas, se le abre un mundo de posibilidades. Comienza a pensar en su Proyecto de Vida. Allí comienza a desmoronarse la pobreza. 

Para incidir en que las personas de zonas populares salgan de la pobreza es valioso generar oportunidades de formación técnica que les permitan acceder a un trabajo digno y bien remunerado. La promoción del emprendimiento local y la organización comunitaria son estratégicos. De allí que se hace necesario fortalecer y profundizar la descentralización y el sector público municipal. Cada poblado tiene particulares necesidades, para unos la situación de pobreza viene por ausencia de servicios básicos, otros por falta de acceso a servicios de salud o de formación o de espacios de sano esparcimiento. Por ello es que el fortalecimiento del gobierno municipal y local que atienda las necesidades particulares es una prioridad.



- ¿Cómo te ves en la reconstrucción del país?

-En la reconstrucción del país me veo tal y como he estado todos estos años, activa, atenta a contribuir en generar bienestar, estando cerca de la gente, promoviendo la inclusión, la convivencia y la igualdad de oportunidades para todos.

Venezuela requiere del mejor esfuerzo de cada uno de los venezolanos para diseñar e implementar novedosas y creativas estrategias que promuevan la práctica de los deberes y el compromiso como ciudadanos para luego poder aspirar a tener derechos ciudadanos.

-¿Qué significa Venezuela para Verónica Rodríguez de Guruceaga?

-Venezuela es mi gente, mi terruño, mi querer. Mis raíces están profundamente sembradas en esta hermosa Tierra de Gracia.

Es una nación llena de oportunidades que invita al viajero y al inmigrante a través de la calidez de su gente. Quizás hoy en día no parece así, sin embargo nuestro gentilicio esta allí, en nuestra sangre, en nuestras almas. Lo hemos apagado, silenciado, hasta a veces olvidado por la dura rutina diaria. La invitación es hacer conciencia de ese gentilicio y darle luz en nuestro día a día con una sonrisa, una palabra amable, un buenos días, una auténtica estrechada de manos o uno de esos sabrosos abrazos fraternos que sólo los encuentras en el venezolano.

Venezuela es familia. La familia se apoya en las buenas y en las malas. 

En un mundo globalizado, Venezuela es donde esté un venezolano dejando en alto el nombre de su país, y es en estos momentos el reto y la promesa de ser un país de oportunidades siempre y cuando cada venezolano construya hoy su realidad y la de su entorno con la visión de cambio que quisiera tener, como dijo Mahatma Gandhi “sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario