Espacio publicitario

El Buscón abre sus espacios para la reflexión

Una vez más, la librearía de Trasnocho Cultural reunió a especialistas y al público para revisar hechos de la Venezuela actual, esta vez fue Presencias y ausencias de la cultura

  • MAYTE NAVARRO

08/08/2019 07:08 pm

El Buscón encarna el espíritu de una verdadera librería porque allí no sólo de venden libros. Allí se vive el pensamiento, se manosea la cultura, se respira la poesía y se reflexiona sobre lo que ha sucedido o ha dejado de suceder. Uno de esos encuentros se tituló Presencias y ausencias de la cultura y contó con la participación de María Elena Ramos, Ana Teresa Torres, Solveig Hoogesteijn y Luigi Sciamanna, cuatro protagonistas de la vida cultural del país. Ellos conocen el mundo de las artes plásticas, la literatura, el cine y el teatro, por lo que han vivido en primera persona los sucesos de estas dos primeras décadas del siglo XXI en el ámbito cultural del país.

La conversación se inició con la introducción que de ellos, los charlistas, y del tema hizo Kathina Henríquez Consalvi, directora de El Buscón y cuyas iniciativas han llevado a convertir ese espacio en referente para todos lo que en Caracas no se dejan agobiar por las turbulencias de la cotidianidad. 

María Elena Ramos introdujo el tema con testimonios particulares. Hizo referencia a la anomia y al irrespeto que se ha vivido en el sector. Hizo precisas referencias de lo que sucede en los museos. Recordó frases donde la venganza parecía ser el fin principal y no desarrollar la cultura.

Ana Teresa Torres se paseó por diversos aspectos que van desde las ausencias,  aquellos que se han ido o han muerto, de los que han intentado matar la cultura, pero no han podido porque el espíritu de la cultura se sobrepone a tanta barbarie. También recordó la crisis del mundo editorial y reseñó las iniciativas originales que se levantan para resistir.

El teatro lo analizó uno de los grandes actores del momento, Luigi  Sciamanna. Su intervención fue en primera persona, recordó la preocupación de algunos que ya no están entre nosotros, el no saber en qué manos quedaría la cultura. "Pienso en los estudiantes muertos en las protestas en 2017, en aquellos que se encierran en su casa, los que se suicidan y aparentemente son personas exitosas. Particularmente me asombra que nos hayamos convertido del llamado país más feliz del mundo, en un país que tiene una tasa elevada de suicidios."

Por último le tocó la palabra a la directora del Trasnocho Cultural,  Solveig Hoogesteijn, quien hizo referencia a las contradicciones de los jóvenes de su  generación que querían hacer denuncia social y política en el cine pero no deseaban formar parte en una revolución totalitaria, mientras que la juventud de hoy que se enfrenta al totalitarismo de Estado.

A estas cuatro intervenciones profundas y analíticas siguió la participación del público, muchos de ellos gente que ocupa un lugar en la vida cultural de Venezuela. Ellos también hablaron de sus miedos, pero sobre todo de los que diariamente hacen para resistir y defender la libertad y la dignidad a través de un trabajo que en estos momentos hay que asumirlo apasionadamente.


Ana Teresa Torres y María Elena Ramos


Luis Sciamanna y Solveig Hoogesteijn


Rafael Cadenas


Alfredo Chacón y Víctor Guédez


Jorge Pizzani

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario