Espacio publicitario

Despedida en el Día Nacional de Italia

En Caracas se celebró Día de la República Italiana, recepción diplomática donde el embajador Silvio Mignano se despidió de Venezuela, país donde se le recordará por la amplia agenda que desarrolló

  • MAYTE NAVARRO

04/07/2019 10:07 pm

La carrera diplomática conlleva una actividad donde se involucra lo político, lo social, lo cultural y lo económico. Uno de los embajadores que siempre se recordarán en Venezuela es Silvio Mignano, quien desde su rol como representante de Italia desarrolló una agenda amplísima, donde la cultura tuvo un rol protagónico en las relaciones bilaterales, además de apoyar iniciativas solidarias.


Con sus colaboradores FOTOS CÉSAR PALACIOS

Después de cumplir su período como jefe de misión en el país, Mignano se despidió durante la recepción que ofreció en la residencia de Italia, donde acudieron representantes de todos los sectores de la sociedad. En esta oportunidad recibió las felicitaciones y los agradecimientos por el trabajo realizado.

En sus discurso, después de cumplir con el aspecto protocolar de los saludos, el embajador hizo referencia a uno de los versos del Dante: "Con alguna vergüenza me permito tomar a préstamo la invocación de Dante que abre el Paradiso, advirtiendo, aunque en un contexto diferente, el peso enorme de pronunciar mi último discurso para la celebración de la Fiesta de la República Italiana en Caracas: o buen Apolo, hazme capaz de tu valor para esta última obra, así como tú pretendes para entregar el deseado laurel".   


Alfredo Giorgi, Raquel Giorgi y Giampietro Cattabriga

De inmediato señaló que no sería un laurel lo que yo buscaría recibir ese día, sino más bien la capacidad de vencer la conmoción que indudablemente lo aferraba. Hizo a la vez un balance de estos años en Venezuela y destacó la efemérides del día, la fecha cuando los italianos festejan la República como forma de gobierno.

Recordó que cinco veces había celebrado la Constitución italiana en esa residencia y en los cuatro años que llevaba en Venezuela nunca hubo un día pasado en vano, un paisaje descubierto sin que despertara pasión, una arquitectura que no suscitará admiración, una mirada cruzada sin que la otra persona no dejará una huella imborrable.

El embajador Silvio Mignano en el momento de imponer la máxima condecoración italiana

Más adelante subrayó que no sabía cuanto había logrado  en estos cuatro años, pero de lo que si estaba seguro era que él, sus colegas y colaboradores no ahorraron esfuerzos.  "No hemos dejado de meter hasta el último gramo de nosotros mismos en el plato sobre la pesa que calcula nuestros gestos y sus consecuencias. Hemos sufrido junto con el pueblo venezolano, alternando esperanzas y decepciones, creyendo cada día en una solución que devolviera paz, que devolviera convivencia, que devolviera democracia e instituciones, que a través de los mismos métodos constitucionales y electorales que en 1946 devolvieron Italia a los italianos pudiese hoy devolverle Venezuela a los venezolanos".


Cristina Abello y Mario Barrona

Al hacer un recuento de lo realizado recordó el profundo el vínculo entre Venezuela e Italia. "Tuve la suerte y el privilegio no solo de decirlo, sino y sobre todo de vivirlo cada día en estos cuatro años y más:  paseando con cientos de amigos en la Avenida Victoria o en la Carlota para respirar juntos la italianidad que emanaba de los edificios, y por supuesto en la villa en el Cerrito de Gio Ponti, y en las páginas de tantos libros editados, delante de las imágenes de los cuadros de los pintores italianos, desde Giotto hasta Caravaggio, o en las imágenes del neorrealismo o de los rostros de los héroes enigmáticos de Sergio Leone, enormes en las pantallas del cine en el Trasnocho o en la plaza de Chacao; o escuchando las notas de Monteverdi con la Camerata; de Verdi o Puccini en el Sistema o de Vivaldi con el Mozarteum, y perdiéndonos en las instalaciones de siete artistas italianos y catorce venezolanos en la gran reseña de arte contemporáneo que llamamos Disio".


Eduardo Perrotti, encargado de Negocios de Argentina; y Milena Lukasiewicz. Encargada de Negocios de Polonia

Este recuento hizo que los asistentes experimentaran un flashback y revivieran momentos relevantes en la vida cultural venezolana, que sin el patrocinio de la Embajada de Italia hubiesen resultado casi imposible experimentarlos. Caracas, Maracaibo, Valencia, Valera, Mérida, Barquisimeto, Maracay, Puerto Ordaz y Margarita han sido testigo de ese quehacer. También hay que recordar que varios  venezolanos, así como descendientes de italianos recibieron la condecoración de Cavaliere della Repubblica Italiana.


Romain Nadal, embajador de Francia; e Isabel Brilhante Pedrosa, embajadora de la Unión Europea

Mignano agradeció a sus colegas y colaboradores de la Embajada, del consulado general, del Instituto de Cultura Italiana, a los carabineros su trabajo  y ratificó que sin ellos no hubiese podido hacer nada. "En cualquier parte del planeta siempre estaré para ustedes" enfatizó. 


Jesús Silva Fernández, embajador de España; Vladimir Zaemskiy, embajador de Rusia; y Ramón Eduardo Tello Arráiz

Finalizó su discurso dando vivas a Europa, Italia y Venezuela. Los aplausos no se hicieron esperar. Después hubo condecoraciones. De esta manera Silvio Mignano cerró otra página de su carrera como diplomático, Por  y por la amistad de Italia y Venezuela fueron los brindis.


Monseñor Trino Fernández, Secretario de la Conferencia Episcopal; el secretario de la Nunciatura, presbítero Alfonzo Barbera y monseñor  Raúl Biord Castillo, obispo de La Guaira


Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio;  y Fabio Senzani


Giovanni Napolitano y Grazia Amore de Napolitano


El diseñador Hugo Espina, Irene Rodríguez y Donato Palermo


José Querales, Katina Henríquez Consalvi, directora de la librería El Buscón; y Solveig Hoogesteijn, gerente general de Trasnocho Cultural


María Helena De Freitas y Bernardo Rotundo, directivos del Circuito Gran Cine; junto a Sara Maneiro


Miguel Truzman y Gila Hubschmann


Luis Xavier Grisanti Cano, Hanneris de Perrella, José Antonio Perrella e Ingrid Vollbracht de Grisanti


Rossella, Angélica y Daniela Napolitano 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario