ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 10 de noviembre, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir

35 MM

La forma impone el tono testimonial, a ratos confesional, de "Desde afuera"

ROBERT ANDRÉS GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
domingo 10 de noviembre de 2013  12:00 AM
La cámara migratoria
Desde afuera (2013), de Pedro Camacho y Johann Pérez Viera, es un filme que nació para la red. Se estrenó -y se "exhibe"- en su propia página www.desdeafueradocumental.com, espacio virtual que permite acceder a cinco historias, fragmentos de vida.

Una pareja y otros cuatro jóvenes venezolanos cuentan su experiencia migratoria ya sea a través de plataformas como Skype o grabándose a sí mismos en su nueva cotidianidad.

La forma, el espacio de exhibición y desde luego el tema llaman la atención en este segundo trabajo a cuatro manos de los dos realizadores venezolanos (antes rodaron Un solo de danza, amén de otros filmes que cada uno firma individualmente).

La forma impone el tono testimonial, a ratos -que no del todo-, confesional. La pantalla del computador transforma lo que se ha convertido en una conversación informal en un relato.

Primeros planos, un footage espontáneo, iluminación natural, sonido ambiente, entre otras características -incluso la velocidad en la descarga del visionado y los dilemas de audio-, van componiendo la imagen de este trabajo que de un lugar a otro, de un personaje a otro, construyen un tono narrativo austero, pero reconocible y cercano en su forma. Características que en otro contexto, el de la pantalla de cine, quizás irían a contracorriente, anulando las intenciones de los realizadores.

Así, el diálogo con el espectador es inmediato. Amigable. Personal y físicamente individual. Espectador y personajes se miran directamente a la cara. De una cámara a la otra, de pantalla a pantalla.

No obstante, y he allí donde quizás naufraga la propuesta, lo que se cuenta va perdiendo empuje. Desnudar la intimidad y desnudarse emocionalmente frente a la cámara no resulta sencillo.

Así, la austeridad narrativa enlaza con la austeridad dramática. El espacio que conocemos de los personajes es igual de amplio que aquello que la cámara deja ver.

La melancolía y la nostalgia están a flor de piel. La gelidez de los propios espacios de los personajes la subraya. El deseo de seguir adelante, de buscar el destino también.

Pero este es un enunciado que no traspasa del todo el espacio doméstico. No hay mayor interacción con el exterior, con los nuevos lazos, las nuevas realidades. Ni tampoco el sabor del reencuentro, esa vuelta a casa que uno de los personajes realiza. En mucho el viaje se hace de manera verbal, que no desde la imagen.

De allí que la mirada que aporta Desde afuera también se haga distante del espectador. Ya no por el tema mismo, sino por cómo el tema termina desgranándose frente a él.

Cierto es que la naturaleza de la producción impone límites que confabulan en contra de la idea. Pero también es cierto que la naturaleza de la producción explora un camino rico en posibilidades.

Asoma la indagación en las narrativas digitales que se desprenden desde el cine. Y también apuesta por la realización colaborativa, algo que cada día más parece ser el sino de Internet.

@cinemathon

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
 
Cerrar
Abrir