ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 11 de agosto, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir

ENTREVISTA // Pilin León: "Soy enemiga de los reality"

"Ojalá Latinoamérica le diera la importancia que tiene el Miss Mundo internacionalmente" "Yo he visto niñas hermosísimas con un desempeño espectacular que no han logrado ninguna corona"

imageRotate
Desde hace cuatro años, la reina vive en Barranquilla (Cortesía Emilio Yidi)
YOLIMER OBELMEJÍAS |  EL UNIVERSAL
domingo 11 de agosto de 2013  12:00 AM
El próximo 12 de noviembre se cumplirán 32 años desde que se anunció que Pilín León se convertía en la trigésima mujer más bella del mundo y en la segunda venezolana en alzarse con la corona. Hoy, esa joven maracayera que conquistó con sus exóticos rasgos tan ansiado título sigue desde Barranquilla el trabajo de la Organización Miss Venezuela por hacerse de un nuevo cetro en el concurso de origen inglés y, cada vez que puede, ve a través del cable el programa Todo por la corona, aunque confiesa que le "da grima" todo lo que huela a reality show.

-¿Qué le parece que hagan un concurso aparte para elegir a Miss Venezuela Mundo?

-Mira, a mí me parece muy bien, de hecho, era lo que se estilaba en Venezuela mas no en una cantidad de países del mundo. Si había una organización que tenía la franquicia del Miss Mundo y del Miss Universo mandaba su ganadora a los dos concursos. Osmel quiso hacer algo similar con Martina Thorogood, que llegó de primera finalista en el Miss Mundo y después, en el Miss Universo no se la aceptaron. Lo que trataron de hacer al nombrar a Miss Venezuela Universo y Miss Venezuela Mundo fue un error a mi entender porque incluso en la memoria del venezolano siempre quedaba la que iba al Miss Mundo como primera finalista y no se le daba la importancia real al Miss Venezuela Mundo, a pesar de que intentaron igualar los cetros, trataron de igualar el nombre, el título, en la práctica eso no se daba. Ojalá en Latinoamérica se le diera la importancia que tiene el Miss Mundo a nivel internacional, es el primer concurso de Asia, es el primer concurso de Europa, el primer concurso de Oceanía, donde no es el primero es en América. Julia Morley viene conversando eso con Osmel desde hace años. Después de tantas Miss Mundo dice: 'Osmel, no me estás dando la importancia, el concurso es importante'. Eso es por lo que está luchando Julia, que en los países que tienen mayor número de triunfadoras, no lo sigan poniendo de segundo.

-¿Cuáles son las diferencias que ve en el Miss Mundo de 1981 y el actual?

-Básicamente las formas, la forma de la televisión y la forma cómo se hace la televisión ha cambiado muchísimo sobre todo en la última década, el auge de los reality, el auge de Internet, de las votaciones interactivas, ha marcado mucho la evolución del Miss Mundo, que ha tratado de ajustarse siendo uno de los concursos más tradicionales, de cetro, de corona, de paseo, de trono porque también recuerda que es un concurso creado en la Inglaterra donde existe la reina; ha tenido que evolucionar de ese concurso metido en aquella idea de la princesa de cuentos de hadas al actual, al del público que participa a través de las votaciones y en el que se miden otras cualidades de la muchacha como su desempeño deportivo y su labor social mientras es candidata en su país.

-¿Cuál cree que fue el factor decisivo en su elección?

-No sé, yo creo que uno tiene suerte y era mi momento. Yo he visto niñas hermosísimas con un desempeño espectacular que no han logrado ninguna corona internacional y, luego, ves que se desarrollan en el mundo artístico como unas mujeres súper hábiles, capaces, inteligentes y echadas pa' lante y en su momento no ganaron. Yo pienso que papá Dios mete su mano en cada uno y que mueves tus piezas de manera que cuando tú miras hacia atrás te des cuenta de por qué te pasaron esas cosas y para qué la vida te dio lo que te dio.

-En retrospectiva, ¿hubiera hecho algo diferente?

-No sé, creo que nada. En algún momento acepté la animación. Nunca acepté la actuación porque sé que no lo es mío, pero como te digo, cuando uno mira hacia atrás, hacia los años que pasaron y las cosas que pasaron, tú dices que el gran señor ése de allá arriba puso las cosas así porque tenían que pasar así, para que tú tuvieras un aprendizaje, para que tuvieras unas herramientas para poder enfrentar otras cosas que te venían en el futuro. Yo creo que eso fue lo que sucedió, así que no te podría decir si hubiera hecho algo distinto porque Dios me fue señalando los caminos, hasta ahora no me ha ido mal.

-La Organización Miss Venezuela recibió un duro golpe con el fallecimiento de Joaquín Riviera; Osmel Sousa, el zar de la belleza, últimamente nos ha dado varios sustos, nosotros le deseamos muchísima salud, pero ¿en algún momento ha pensado estar frente a la franquicia del Miss Venezuela Mundo?

-No, y eso que se rumoró en algún momento que yo la quería para mí; también se dijo lo mismo de Jacqueline Aguilera. Esos rumores van y vienen, la verdad, es que nunca me lo he planteado. El tiempo es implacable. Los años pasan, la gente no vive eternamente, ojalá pudiéramos tener a Osmel para siempre y creo que aún le queda. Yo lo he visto muy bien en el reality ese que están pasando en Sony...

-¿Lo está viendo por allá?

-Sí, como lo pasan por cable, he podido ver algunas cosas, pero físicamente a Osmel lo veo bien, con su ánimo de siempre, metido en su papel porque él es muy distinto a lo que tú ves en Nuestra belleza latina y a lo que se ve ahí. Él sí tiene esas frases lapidarias. Yo me acuerdo que una vez me echó un regaño en el Miss Venezuela, de aquellos que lloré como la Magdalena...

-¿Qué le dijo?

-Que estaba floja, que estaba aguada, que no me lucía, que me iban a ganar... Ya no me acuerdo qué fue lo que me dijo, pero eso fue una componenda de mi mamá, de él, había otra persona que no sé si era Julio César Arraíz, Beatriz Morón o mi maquilladora, pero yo recuerdo que ese día éramos poquita gente en una mesa en la cafetería del Hotel Macuto Sheraton y me echó aquel regaño, se me salieron los lagrimones y me dijo: '¿viste? Ésa era la emoción que yo quería ver y te voy a hacer llorar más a menudo porque me gusta como se te ven los ojos aguados' (risas)', después de que me dijo eso me pasó la mano por el hombro como de cariño, como diciéndome 'estoy buscando lo mejor para ti, tenía que hacerte reaccionar porque estabas dejada' y, a partir de ese momento, somos los mejores amigos. Él es muy chévere y cuando va a acompañarte a un concurso internacional no te pierde pisada, te dice: 'se te movió el pelo, no te pongas eso, quítate eso', va para todos los ensayos, para todos los cócteles a oír lo que dicen. Está pendiente de sus candidatas.

-¿Qué opina de que el reality show haya llegado al Miss Venezuela?

-Te voy a ser muy sincera, yo no soy amiga de los reality, es más, soy enemiga de los reality. No me gustan. Me dan grima los reality show (risas) Todos, absolutamente todos. No, no, no. Yo no puedo con eso (risas).

-Entonces, ¿cómo hace para ver Todo por la corona?

-Primero, porque es de mi país y después, porque es del Miss Venezuela, entonces uno tampoco puede negar lo que es y quiénes han sido los que lo han ayudado, y además, por la curiosidad, por eso lo he tratado de ver. Tampoco es que me quedo pegada al programa. No soy amante de eso como solución para darle rating al Miss Venezuela que ya tiene todo el rating del mundo, pero eso es lo que pide el público y yo me imagino que ellos estudiaron su mercado e hicieron su encuesta, preguntaron y dijeron: 'tenemos que hacer un reality show porque es lo que está pidiendo la gente'. Yo digo que no soy tan amiga de este tipo de producciones porque los reality no son tan reales, son muy dramatizados. Cuando las personas dicen: 'Ay pobrecito, lloró', yo respondo: 'No, a ése lo mandaron a llorar', pero bueno esa es la televisión que se está viendo ahorita. No es la que a mí me gusta ver, pero bueno es el Miss Venezuela y tengo que estar pendiente.

-¿Qué está haciendo en Barranquilla?

-Mira, no hago mayor cosa, me ocupo de un par de eventos anuales que tengo en Venezuela, viajo para allá de vez en cuando y escribo una columna semanal en El Heraldo de Barranquilla, periódico en donde también fue columnista "El Gabo", Gabriel García Márquez, esa es una cosa que me tiene muy orgullosa, escribir en el periódico de mayor circulación de la costa y uno de los más prestigiosos de Colombia; de resto, me ocupo de mis hijos, que ya son unos viejos y de mi perro.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Expandir