ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 03 de marzo, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir

"Argo" versus la historia

La cinta ha recibido críticas por imprecisiones históricas.

imageRotate
Un héroe en la realidad y otro en la ficción. Tony Méndez y Ben Affleck (Archivo)
ÁNGEL RICARDO GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
domingo 3 de marzo de 2013  11:31 AM
¿Se parecen en algo el señor de la izquierda y el de la derecha, de la foto? Quizás en la barba, el traje y la corbata. Así mismo ocurre con Argo de Ben Affleck (izquierda) y el hecho histórico que recrea, protagonizado por el ahora exagente de la CIA, Tony Méndez (derecha). Argo, ganadora del Óscar como Mejor Película, revive desde la ficción el operativo de rescate de seis ciudadanos norteamericanos atrapados en Irán en plena revolución en 1979. Para la operación se inventó una productora cinematográfica que buscaba locaciones en Teherán.

Las críticas no se han hecho esperar. El embajador de Canadá en Irán para aquella época, Ken Taylor, responsable de refugiar a los seis estadounidenses, se quejó porque Argo minimiza el rol de su país para exaltar a Méndez y a la agencia secreta estadounidense. Taylor junto con un empleado de la embajada canadiense, John Sheardown (que no aparece en la cinta), fue el que coordinó casi todas las acciones. Taylor ha dicho incluso, que en el operativo "la CIA fue el socio minoritario de Canadá". Tras la presentación de Argo en Toronto, el diplomático cuestionó la imagen de unos canadienses pasivos, esperando la acción de la CIA. Así que Affleck introdujo en los créditos una mención especial.

En Irán han calificado a la película como "demoníaca", "mentirosa" y promotora de la "iranofobia". Incluso se habla de hacer otra cinta que aporte su versión de los hechos. Francisco Javier Carrión reporta para El Mundo de España: "Los ayatolás reconocen que es difícil resistirse a la tentación de Argo. La película triunfadora de los Óscar destila el ritmo trepidante y las dosis de suspense imprescindibles para vender la moto al 'subconsciente frágil' del 'blanco' medio. Pero, a juicio del régimen islámico, la cinta tiene mucha trampa".

Affleck ha respondido como lo hizo a El País de España: "Supe en lo que me metía cuando decidí levantar Argo, aunque nadie pudiera prever entonces que llegarían las primaveras árabes, a las que seguí con suma atención, o, por concretar, que en Egipto tras la revolución triunfarían los Hermanos Musulmanes. Sospecho que lo mismo pasa con la política exterior de Estados Unidos. A veces puedes incidir a priori, pero otras los acontecimientos son quienes dirigen tus pasos".

En Occidente, a la película se le han endilgado varios errores técnicos e imprecisiones históricas. Quizás no tenga mucho sentido hablar del reloj Rólex que luce Affleck o los lentes Ray Ban que tiene John Goodman, en una cinta ambientada a finales de los 70, pero sí de la fidelidad del relato con los hechos.

El contexto lo resume Affleck al inicio de la película. Obviamente, requeriría varias películas el contar todo lo que precedió a la toma de los rehenes en la Embajada de Estados Unidos en Teherán aquel noviembre de 1979, por parte de estudiantes islámicos seguidores del ayatolá Jomeini.

Algunos de los rescatados ha dado detalles de los hechos que no se corresponden con lo que muestra Affleck en su película -advertencia a quien no la haya visto aún-. Por ejemplo, Mark Lijek, ex funcionario consular, recuerda a la BBC que no estuvieron los seis siempre juntos en la residencia del embajador de Canadá. En la realidad, tras varias noches, el grupo se repartió entre la casa de Taylor y la de Sheardown. No obstante, Lijek -que disfrutó mucho la película- comprende: "Esa dinámica de grupo incrementa la tensión, creo, y hace que todo se vea más dramático cuando hay desacuerdos".

Tampoco es cierto que estuvieran todo el tiempo encerrados antes de asumir sus papeles de productores de cine. "La casa de John Shardown tenía un jardín interno por el que podíamos caminar con libertad".

Impensable es igualmente la secuencia en la que los seis caminan por un mercado inspeccionando locaciones. "Jamás podríamos haber hecho eso. El embajador canadiense nos había recomendado con firmeza no hacer eso, por el nivel de inestabilidad que había en las calles", declaró Lijek a la BBC.

La agencia británica de noticias entrevistó a Tony Méndez y ofrece un resumen no tan emocionante como el final de la película. "El lunes 28 de enero (1980), el grupo se dirigió al aeropuerto de Teherán para tomar el vuelo de las 07:00 a Zúrich... Él y sus colegas decidieron viajar con Swissair, la aerolínea que consideraban más eficiente y confiable, y con ayuda de información de inteligencia sobre el personal en el aeropuerto, el grupo reservó para salir en el vuelo matutino. Méndez esperaba que si llegaban de madrugada, se encontrarían con oficiales y revolucionarios soñolientos, demasiado cansados como para prestarle atención al grupo. Y funcionó. El avión despegó sin problemas. Al llegar a Zurich, los seis estadounidenses fueron escoltados por personal del departamento de Estado. 'No hubo tiempo para gracias y despedidas, así que Julio y yo fuimos a almorzar', dice Méndez".

¿Está el cine de ficción obligado a narrar los hechos tal como ocurrieron? ¿No existe acaso el documental como género ideal para ello? ¿No basta la advertencia "Basada en hechos reales"? Volvemos a las preguntas de siempre.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar