ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 24 de febrero, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir
| ENTREVISTA EDNODIO QUINTERO, ESCRITOR

Japón en las venas

"Akutagawa es sin duda el mejor cuentista de todos los tiempos en su país " "Sigo escribiendo, pues si no lo hiciera andaría por ahí como un sonámbulo o como un zombi"

imageRotate
El escritor venezolano Ednodio Quintero seleccionó los cuentos y prologó el libro "El mago. Trece cuentos japoneses de RyunosukeAkutagawa (1892-1927)", de Editorial Candaya OSWER DÍAZ
MARÍA GABRIELA MÉNDEZ , EDNODIO QUINTERO , ESCRITOR |  ESPECIAL / EL UNIVERSAL
domingo 24 de febrero de 2013  12:00 AM
Cautivado y atraído por la milenaria cultura oriental, el escritor trujillano Ednodio Quintero ha dedicado los últimos años al estudio de la literatura japonesa. Por eso no extraña que el más reciente lanzamiento de la editorial española Candaya de El mago. Trece cuentos japoneses de RyunosukeAkutagawa (1892-1927) haya contado con la colaboración, selección y el prólogo del escritor venezolano, quien se declara admirador de la obra del japonés.

Esta importante edición recoge por primera vez relatos que no se habían publicado antes en castellano, con excepción de El mago, que da nombre al libro.

Durante su última estancia en Japón, Ednodio Quintero escribió una biografía de RyunosukeAkutagawa, como parte de su compromiso con la Japan Foundation, la institución que financió su estadía en ese país. El autor de Mariana y los comanches explica su motivación para participar en la edición de este libro:

"Akutagawa fue considerado en Japón como un escritor clásico en vida. Es sin duda el mejor cuentista de todos los tiempos en su país, y algunos se atreven a extender esta apreciación a un ámbito mayor, idea que comparto. Como explico en el prólogo, a este gran autor se le conoce en Occidente muy parcialmente, y aún menos en español, centrándose ese conocimiento en unos pocos cuentos, aquellos que giran en torno a Rashomon. Dentro de un plan muy personal de difusión de la literatura japonesa en español, y como homenaje al primer escritor japonés que pude leer hace ya cerca de 50 años, ocuparme de RyunosukeAkutagawa es para mí una prioridad, un deber y un placer.

Fue Jorge Luis Borges el primero, en el ámbito del castellano, quien se interesó en la obra de Akutagawa al incluir su cuento En el bosque en la antología de Los mejores cuentos policiales que preparó Adolfo Bioy Casares en 1956. El mago fue traducido del inglés por Borges como Sennin y formó parte de la segunda edición ampliada de la famosa Antología de la literatura fantástica, publicada en 1965.

Explica Quintero en el prólogo que el mayor impulso al conocimiento de Akutagawa en Occidente no provino de la literatura, sino del cine. Rashomon (1950), el filme de Akira Kurosawa, basado en dos cuentos de Akutagawa -el homónimo que actúa como soporte teatral y En el bosque, que aporta el argumento en su totalidad- representa la espectacular eclosión del cine japonés en Occidente al ser galardonado en 1951 con el León de Oro del Festival de Venecia y con el Óscar a la Mejor Película Extranjera ese mismo año".

A casi un siglo de la publicación de sus primeros cuentos, la pluma de Akutagawa sigue vigente, como lo explica Quintero en el prólogo: "La fama y el prestigio de una obra y su autor no se sostienen en el implacable y demoledor tiempo por una cadena de acontecimientos trágicos o afortunados, sino por su esencia misma, por su universalidad y por su capacidad intrínseca de continuar hablándole a las generaciones del futuro. Vale decir por su pertinencia, vigencia y contemporaneidad".

Aunque su conocimiento del idioma japonés es ínfimo y no le permite leer literatura, colaboró en la traducción que hiciera su amigo Ryukichi Terao directamente del japonés. "Es decir, él escribe una primera versión en español del texto japonés y yo le doy el toque literario, lo que suelo llamar el 'veneno'. Partimos de la premisa de que en una traducción importa primordialmente la lengua de llegada".

La familiaridad de Quintero con la narrativa de Akutagawa fue una ventaja determinante: "Una vez que encuentras el tono, lo demás fluye. Por supuesto que tratándose de un escritor de la talla de Akutagawa, me esmeré en la versión definitiva y quedé muy satisfecho con el resultado".

No es la primera vez que el escritor venezolano trabaja con Ryukichi. Lo hicieron antes en tres traducciones de libros de JunichiroTanizaki y una serie de cuentos de Yasunari Kawabata. Además de una muy extensa novela de Kenzaburo Oé, ¡Adiós, libros míos!, que acaba de salir publicada en España por Seix-Barral. Actualmente, ambos están trabajando en un nuevo libro de relatos de Akutagawa, que recoge lo que han llamado sus Cuentos cristianos.

El escritor venezolano también participó en la selección de los cuentos que basó en un corpus de unos sesenta relatos. Cuenta que trató en lo posible de seleccionar aquellos textos contrastantes: "Lo de la versatilidad es más que evidente cuando te familiarizas con la obra de este genial escritor". Resalta en la selección la habilidad de Akutagawa de despertar emociones, algo que sólo consigue una persona con una aguda sensibilidad.

Para el escritor, las tres largas estancias en Japón (que suman casi dos años), y específicamente en Tokio -la que llama la ciudad de sus amores- han sido muy productivas en el plano de la creación. Entre septiembre de 2011 y julio de 2012 escribió unas 1.200 páginas. En su primer viaje a ese país, aparte de la investigación que hizo sobre Tanizaki, logró terminar en tres meses la segunda parte de una novela cuya primera parte le había consumido cuatro largos años, ambas de la misma extensión.

"De alguna extraña y feliz manera en Japón me convierto en una máquina de escribir. Y me queda tiempo para mil cosas más. El contacto directo con una cultura tan diferente a la nuestra, cultura a la que admiro desde hace mucho tiempo, ha enriquecido mi imaginario cultural y aspiro también a que me haya mejorado en el plano personal. Ah, y otra cosa que no deja de ser significativa: en Japón nunca he enfermado... ", cuenta.

El último libro que publicó Quintero fue El arquero dormido -cinco novelas en miniatura (Alfaguara, 2010). A juzgar por los proyectos que tiene, 2013 se vislumbra como un buen año: publicará una novela nueva en Venezuela, y en España Candaya editará con el título de Ceremonias, el segundo tomo de sus cuentos completos. También con bid&co. editor publicará los dos ensayos que escribió en Japón: Tanizaki, el paradigma y Akutagawa, el elegido, este último es una biografía.

Y advierte: "Ah, y por supuesto, sigo escribiendo, pues si no lo hiciera andaría por ahí como un sonámbulo o como un zombi".

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar