ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 27 de enero, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir

Dios en el océano

"La vida de Pi" es una oda a la fe y la imaginación de la que el cine es capaz

imageRotate
Para la cinta se construyó un tanque de 70 metros de largo, 30 de ancho y 40 de profundidad para rodar casi la totalidad del filme, que transcurre en el agua CORTESÍA
Contenido relacionado
ROBERT ANDRÉS GÓMEZ EL UNIVERSAL |  EL UNIVERSAL
domingo 27 de enero de 2013  12:00 AM
Ang Lee es un realizador cuando menos, temerario. Su cine siempre va a contracorriente. Lejos de las expectativas del público. Ha ido de un género a otro, subvirtiendo, trastocando su naturaleza. En la mayoría de los casos, aportando una profunda mirada estética.

Allá donde hubo una película de superhéroes quedó un film familiar inclasificable. Lo que se pensó era un western se transformó en una historia de amor trágico. Su historia más rockera terminó hablando sobre la inocencia.

Taiwanés de nacimiento, Ang Lee es un frecuente convidado a la temporada de premios. Su film El tigre y el dragón fue nominado a 10 trofeos de la Academia, ganando cuatro. Antes, El banquete de bodas y Comer, beber, rezar, amar, coquetearon con el Óscar desde tierras lejanas. Posteriormente, Lee obtuvo el galardón como director por Secreto en la montaña, que ganó otros dos y fue nominada en ocho categorías.

Ahora, el realizador de Deseo, peligro, sensatez y sentimientos y La tormenta de hielo, regresa a la vorágine de premios con su primer film en 3D. Y fiel a su buen hacer, aquello que debería ser una oda al cine espectáculo, se transforma en su cinta más mística, tan fiel a la esencia de la novela que adapta, pero subiendo otro peldaño en la perfección de su cine.

La vida de Pi es una película donde las palabras no abundan. Al menos no en el cuerpo central del film. En esa inmensidad oceánica donde la vida y la muerte se encuentran. Donde Dios y el hombre se observan en silencio.

Y es allí donde Lee se deja ganar por completo a la fantasía. Un filme hiperrealista que ha dejado atónito incluso a James Cameron. Si el realizador de Avatar consiguió mostrar qué podía hacerse con la nueva generación del 3D, Lee logró que el cine en tres dimensiones abrazara su lado más artístico y exquisito.

Adaptación de la novela homónima de Yann Martel, La vida de Pi es la historia de un joven indio que pierde a su familia en un naufragio y debe compartir su bote con un tigre de bengala.

Es también la historia de una feroz lucha por la vida. Una historia que habla sobre la identidad y también sobre las creencias de un inquieto joven.

La odisea de Pi -Piscine Molitor Patel- transcurre, según Martell, durante 227 días, en un océano de padecimientos, miedos, frustración, terror y paz, incluso. Días que el protagonista cuenta de a poco a un escritor, interesado en su historia, en un ir y venir del presente al pasado.

El recuerdo que se atesora ya no es el mismo de entonces, es casi una fábula que va adquiriendo otra dimensión. La del recuerdo que se enmascara con el tiempo. O quizás, aquella que el sobreviviente inventó para seguir viviendo más allá de su tragedia.

Hay dos historias que cabalgan en este filme, y Lee, al igual que el escritor en tanto oyente, se abraza a la más "hermosa".

La otra es tremendamente atroz, pero tanto Martel como el propio realizador, dejan esa puerta abierta. Ese resquicio de duda que hace aún más trágico el relato.

El realizador se toma el tiempo para apuntalar esta historia de fe. Primero coloca la atención en Pi, en su inquietante proceso de consolidar su identidad. En su lúdica infancia y sus días en aquel exótico zoológico que resumen el lado más convencional del filme, como también el más tierno.

Un derrotero que cambia de rumbo cuando el padre de Pi decide emprender viaje a Canadá con su familia y todo su zoológico, como si de un Arca de Noé se tratara (de nuevo esas referencias a la fe). Un viaje que sobreviene en tragedia y que sume al espectador en un vilo permanente.

Lo que sigue es también un viaje a la ilusión. Una reivindicación del arte cinematográfico en tanto espectáculo de masas. Un personalísimo viaje hacia la fe, quizás el más autobiográfico (por decirlo de algún modo) que Lee haya podido hacer a la fecha.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por Freddy Rodríguez
28.01.2013
8:20 AM
Excelente sus comentarios sobre esta película de Ang Lee. No he visto la película, pero a partir de hoy voy a tratar de ubicarla. Esto me alegra bastante, cuando tenemos tantas noticias desagradables...Excelente, lo felicito amigo Robert Gómez.
 
Por Eduardo Adnal
28.01.2013
5:38 AM
Esta película es un vómito. Llena de los lugar-comunes y pseudo-argumentos que le encantan esgrimir a los creyentes... maduren y aprendan a disfrutar la vida como es. Por cierto, si se quieren divertir en el cine, vayan a ver Django.
 
Por felipe Duran
28.01.2013
1:43 AM
¿James Cameron quedo atonito con 3,141592...? ajajaja gran cosa. Cameron es una maravilla para hacer dinero con peliculas mediocres como AVATAR, porque no habría de emocionarse con Pi otro culebrón psicodelico. ¿Será que cuando uno ya ha visto muchas peliculas y mucha vida se pone demasiado exigente?
 
Por felipe Duran
28.01.2013
1:31 AM
Un CULEBRÓN . No tiene ni pies ni cabeza, algunas personas quieren ver profundidad y enseñanzas de vida en cualquier tonteria si dice que esta relacionada con oriente. Lo unico que rescataría es lo que el padre de Pi le dijo respecto en no confiarse en los animales salvajes ¡Como hay pelicula mala ultimamente! Otro ejemplo "La noche más oscura" o como la llamen en ingles , simplemente anestesica. Si es una apología a la tortura pues se tortura al expectador, ajajajazzzzzzzzz
 
Por Ramon Valdez
27.01.2013
10:33 AM
Esta película es excelente, lástima que la "Academia" no la vaya a premiar...
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar