ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 20 de enero, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir
TELEVISIÓN | ENTREVISTA STEPHEN AMELL, ACTOR

"Oliver no se ve como héroe"

"No me molesta que Oliver Queen haga cosas cuestionables y no lo esconda" "En el show jugamos con el hecho de que puedo ser herido, que sufrí 20 fracturas diferentes en la isla".

imageRotate
La serie se transmite todos los lunes, a las 10:00 pm
PEDRO D'ALESSANDRIA |  ESPECIAL/EL UNIVERSAL
domingo 20 de enero de 2013  03:50 PM
Vancouver, Canadá.- La más reciente adición a la lista de superhéroes que dan el salto de las historietas a las pantallas es Flecha Verde. Menos conocido quizás que sus pares Superman o Batman, este arquero justiciero comienza a cobrar popularidad gracias a la serie de Warner Channel Arrow.

En esta versión, Oliver Queen sigue siendo el playboy multimillonario sin ningún sentido de responsabilidad, que termina varado en una isla cuando el yate donde viajaba naufraga. El giro está en que su padre, dueño de Industrias Queen, muere en el accidente dejando una lista de corruptos individuos que dominan Starling City. Cinco años después de darlo por muerto, Queen regresa a la civilización convertido en un experto arquero dispuesto a limpiar la ciudad de los referidos personajes, sin importar las consecuencias.

Cuando el actor canadiense Stephen Amell fue seleccionado para interpretar a Queen y su encapuchado alter ego, no tenía noción del historial del personaje ni tampoco que había aparecido en la afamada serie Smallville. El actor, que antes de iniciar su carrera fue instructor de spinning en los gimnasios de Toronto, tiene una singularidad de trabajos en su currículo que van desde un prostituto en la serie Hung, pasando por un paramédico en Private practice, hasta un hombre lobo en The vampire diaries.

En una fría mañana en Vancouver, Amell llega temprano a los estudios donde se filma la serie. Amigable y sencillo, es tan fanático del fútbol americano y el twitter como reservado con su vida privada. Aunque no habla del tema, acaba de colarse la noticia de su matrimonio en una isla caribeña el día de Navidad con su novia Cassandra Jean. Sentado en el set que sirve de cafetería Big Belly Burger, conversa sobre su primer rol protagónico.

-¿Cómo se siente estar al frente de una serie popular?

-Lo estoy disfrutando muchísimo, hay mucha más responsabilidad que el simple hecho de estar aquí a diario; tienes que marcarle el ritmo al resto del elenco y a la producción. He trabajado en series en las que la influencia del actor principal no fue tan positiva como quizás pudo haber sido y eso afecta al equipo. Ese sentido de responsabilidad es algo a lo que siempre le di mucha importancia y creo que hasta ahora lo estoy logrando.

-¿Cómo diferencia a un hombre lobo o un superhéroe de personajes reales?

-Realmente, el rol del hombre lobo Brady no era tan diferente de este... quiero decir que Brady hizo cosas objetables y Oliver también, sólo que esta serie se llama Arrow y eso me convierte en el héroe y la otra se llama The vampire diaries y eso me hacía ser el villano, pero en Oliver Queen se pueden ver rasgos de cada uno de los personajes que he interpretado, así sea Brady, Scott de Private practice... definitivamente un poco de Jason en Hung, eso es lo divertido de ser actor. Hay muchos lados de Oliver Queen, es como si fuera una persona diferente en distintos instantes de su vida, por lo que es un ejercicio muy interesante para mí como actor.

La historia presenta a un paladín distinto, con un lado oscuro. "Realmente, él no se ve como un héroe que tiene una misión. La idea de que alguien pueda limpiar una ciudad corrupta sin que exista daño colateral no sería creíble y el público no lo aceptaría", explica. "Por eso no me molesta que haga cosas cuestionables y no lo esconda".

"Aunque sigue siendo un personaje de historietas, creo que la gente se está conectando con la idea de que sea alguien real y pueda salir lastimado". Y es que este héroe no tiene poderes, todo se centra en su destreza física, sus sofisticadas armas, principalmente arcos y flechas, y su convicción de justicia.

"En el show jugamos con el hecho de que puedo ser herido, que sufrí 20 fracturas diferentes en la isla y tengo el cuerpo lleno de cicatrices. Esto se manifiesta en el episodio Fin de año (se refiere a su enfrentamiento con quién será su archirrival Dark Archer, del que no sale bien parado), cuando leí ese guión me dije que eso era todo lo que quería de esta serie".

Amell se sometió a un intenso entrenamiento diario durante un mes para lucir una figura impecable, adicionalmente tomó clases de arquería, combate y artes marciales, resultando tan buen alumno que prácticamente realiza todas sus piruetas. "Lo entrené para ser un peleador, no un actor que pelea", dice James Bamford, coreógrafo de las escenas de acción. "Es capaz de hacer casi todo lo que exige el libreto".

-Debe mantener un cuerpo muy marcado. ¿Disfrutaba ejercitarse antes de Arrow?

-Vivía en Los Ángeles y salía a trotar con mi perro, tenía una barra de ejercicios en mi apartamento, pero en realidad solo hacía eso. Me mantenía en forma porque soy actor y es un medio visual, pero nada como ahora. Hago mis rutinas normalmente de tres a cuatro veces a la semana, con un entrenador al que se le ocurren ejercicios terribles. Hubo una escena en la que debía comer una hamburguesa y yo llevo una dieta libre de gluten y lácteos, por lo que me hicieron una especial. Sabía horrible, pero vale la pena, siempre quise hacer algo que fuera físicamente exigente, porque cuando haces algo orientado hacia la acción, tu lenguaje corporal cambia y eso hace más fácil que digas tus parlamentos.

-¿Le sorprende el éxito del show?

-No, aunque nunca tuve idea de qué lo califica como exitoso. Todo lo que puedo decir es que cuando hicimos el piloto ya sabía cuánto quería hacer el segundo episodio y después del segundo, lo emocionante que fue hacer el tercero y eso no ha cambiado, de hecho se ha intensificado. Me emociona que esté obteniendo buenos números desde el estreno y que haya capturado la atención del público.

-¿Está listo para alcanzar tantos años como Smalville?

-Sabes que no me lo puedo imaginar. Cuando tengo un día libre es una bendición y una maldición porque sé que probablemente no tendré ni un respiro durante la semana... Me encantaría que nos renovaran para una segunda temporada, pero más allá de eso, no hay forma que pueda pensar en 10 años o en su defecto, ¡ni siquiera en dos!

Twitter: @DALessandriaP

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar