ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 20 de enero, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir

Audrey Hepburn, siempre

La intérprete británico-belga cumple hoy 20 años de muerta

imageRotate
| 1 | 2 | 3 |
DANIEL FERMÍN |  EL UNIVERSAL
domingo 20 de enero de 2013  12:00 AM
Audrey Hepburn (Bélgica, 1929- Suiza, 1993) fue mucho más que un ícono de la elegancia. Ya lo dijo Donald Spoto (el estadounidense que escribió una biografía de la actriz europea): fue una mujer profunda, que sufrió enormemente en su vida hasta el momento de su adiós. A 20 años de su fallecimiento, el cine extraña su aurora.

La nativa de Bruselas fue una embajadora de la Unicef (el sitio web oficial de la organización mundial aún la tiene en su sección "Quiénes somos") que por momentos hizo actuación. Ganadora de un Óscar por su papel en Vacaciones en Roma, la intérprete trabajó con grandes figuras de Hollywood: Billy Wilder, Humphrey Bogart, Steven Spielberg, Gary Cooper, Sean Connery. Un cúmulo de personalidades que la querían en sus películas.

Hay una anécdota que define a la intérprete belga-británica: cuando los encargados del casting de Always (Steven Spielberg, 1989) se reunieron para elegir quién haría el papel del ángel, alguien del grupo preguntó: "¿Y si Dios fuera mujer?". La respuesta fue unánime: "¡Audrey Hepburn!". El carisma siempre acompañó a una actriz que llegó a Estados Unidos para cubrir el vacío europeo que había dejado la sueca Greta Garbo tras su retiro.

El camino para llegar a Los Ángeles no fue nada sencillo. Hija de una baronesa holandesa y de un padre aventurero -seguidor de Hitler- que no llegó a tener un empleo fijo, Hepburn tuvo una infancia difícil que marcó el resto de su vida. "Me convertí en una criatura melancólica y callada. No me gustaban las muñecas, no me parecían reales", contó la actriz que, tras el divorcio de sus padres, entró con 10 años de edad en un internado inglés.

Fue en Londres donde descubrió su pasión por el ballet. Durante la Segunda Guerra Mundial, en su estadía en Holanda, ganaba dinero como bailarina para la resistencia contra la ocupación alemana. Trabajó como modelo fotográfica y actriz con pequeños papeles hasta que en 1951 fue descubierta cuando protagonizaba el musical de Broadway Gigi.

Su carrera se disparó tras ser vista por William Wyler para rodar Vacaciones en Roma. Su papel de una rebelde princesa adolescente le dio fama. Billy Wilder la seleccionó para que hiciera de la hija del chófer en su cinta Sabrina (1954), pero no fue hasta los 31 años cuando rodó el que sería su personaje más emblemático: el de Holly Golightly, protagonista de Desayuno en Tiffany's, basada en el libro de Truman Capote. Ese personaje la eternizó como un ícono de la elegancia.

Los éxitos en el cine no acompañaron su vida sentimental: tuvo relaciones con Gregory Peck, William Holden, Ben Gazzara y Albert Finney; se casó con el actor estadounidense Mel Ferrer antes de divorciarse para contraer matrimonio con el psiquiatra Andrea Dotti. Con ninguno de ellos tuvo mucha suerte ni estabilidad. Tras cinco abortos -que le dolieron más que la desaparición de su padre, dijo- tuvo dos hijos, que era la ilusión de su vida.

Quizás por ese gusto por los infantes fue que dedicó sus últimos años a las labores humanitarias con Unicef (además, siempre recordaba que de niña, durante el holocausto, recibió ayuda de la institución). Viajó a Etiopía, Guatemala, Honduras, El Salvador, México, Venezuela, Sudán, Tailandia, Bangladesh, Vietnam y Somalia antes de que los médicos le diagnosticaran un cáncer de estómago que acabó con su vida apenas unos cinco meses después. La fundación post mórtem "Audrey Hepburn Children's Fund" todavía disfruta de su legado económico. El cine la recuerda siempre.

dfermin@eluniversal.com

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar