ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 02 de diciembre, 2012 | Actualizado hace
 
Compartir

Obras para ser tocadas

El Museo de Arte Contemporáneo de Caracas abrió el Espacio Tiflológico

imageRotate
La exposición se llama "En relieve. Visiones palpables" KISAÍ MENDOZA
| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 |
DUBRASKA FALCÓN |  EL UNIVERSAL
domingo 2 de diciembre de 2012  10:59 AM
Cierre los ojos. Deje que alguien le lea está historia. Es la única manera que tiene de sentir las texturas, los relieves y las formas que aquí se narran. Imaginé que toca las curvas de El gato (1981) de Fernando Botero. Sí, puede tocarlo. Note que es un gato gordo. Su cola no es normal. Es una cola muy ancha. Solo que esta escultura no es lisa ni fría. No es de metal, ni tiene grandes dimensiones. Este gato es de goma espuma. Es pequeño... y especial para personas invidentes.

No abra aún los ojos. Ahora tendrá una oportunidad única. Podrá sentir las formas de los dos hombres que conforman la escultura de John Davies Two figures (1977-1980). La misma que seguro vio en más de una ocasión en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. Es una reproducción pequeña. Toque. Sienta la textura del pantalón, los brazos desnudos, la gran viga que uno de los hombres carga encima. Son muñecos de juguete... y es una obra especial para invidentes.

El gato y Two figures son dos de las réplicas en pequeño formato que están en la exposición En relieve. Visiones palpables de la Colección, que inauguró el Espacio Tiflológico en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, ubicado frente a la Biblioteca de Arte en Parque Central.

"Nunca hemos dejado de tener obras en relieve dentro de las exposiciones para que puedan ser tocadas por personas con deficiencia visual", explica Beljis Perdomo, gerente del Departamento de Educación del museo. "Pero la necesidad de tener un espacio especial para ellos surgió de las mismas personas con discapacidad. En las salas del museo hacen un recorrido muy largo para llegar a las obras. Había grandes momentos de silencio entre obra y obra. Muchos escalones", afirma de la sala que, por ahora, puede visitarse previa cita con el departamento.

Así decidieron retomar el espacio similar a la sala Braillon, gerenciada por Raúl García en la época en que Sofía Imber dirigía el museo, para sentir a través del tacto las piezas.

Para esto, el Departamento de Educación, junto con el de investigación y registro, seleccionaron un grupo de obras bidimensionales y tridimensionales. Estudiaron sus características, relieves y geometría. Y como si fuera un laboratorio comenzaron a experimentar en qué material era más recomendable hacer el molde de la obra; cuántas capas debían trabajar para imprimirlas en la máquina braillon Thermoform que compró la institución en los 80.

"Debe ser fiel a la original. ¡Queremos que vivan las características reales! Es un trabajo largo porque lo vamos haciendo obra por obra", cuenta.

Para reproducir la pintura, por ejemplo, utilizan cartón. Pero para el grabado usan madera, pues con este material pueden generar las líneas que producen las planchas en las obras. Todas son creadas en pequeño formato por las cinco personas que integran el departamento, más los pasantes de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (UCLA).

Ellos realizaron en braillon las obras Homenaje al cuadrado amarillo temprano (1951), de Josef Albers; Tempestad (1953), de Auguste Herbin; Tablón N 60 (1973) de Alejandro Otero; La lección de esquí (1966), de Joan Miró; Busto de mujer (retrato de Dora Maar, 1941), de Pablo Picasso, y José Gregorio Hernández VI (1990) de Antonio Lazo, entre otras.

"Cuando tienes los ojos cerrados y caminas, el espacio se amplía. Por eso nos regresamos a la sala especial y nos centramos en ellos. Vamos descubriendo que la mejor manera es tener la imagen y la descripción, que no es la ficha técnica, también en braille", agrega.

Además de las obras, la sala desarrollará una serie de actividades especiales en 2013. Eso incluye talleres para escribir en braille; recorridos para los profesores, con los ojos vendados, que atienden a los invidentes, y visitas guiadas con los institutos de San Agustín. "La idea es ampliarnos. Tenemos dos años trabajando en esto. Queremos explorar otros sentidos. Acercarlos a las obras", concluye Beljis Perdomo.

Mantenga los ojos cerrados. Toque ahora la Mujer sentada de frente (1989) de Baltazar Lobo. Sus finas curvas. Sus anchas proporciones. Es anime... y es una pieza especial para invidentes. Puede abrir los ojos.

Compartir
[an error occurred while processing this directive]
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar