Espacio publicitario

Opinión

Rusia: La asistencia humanitaria tiene que ser suministrada de la manera civilizada

Si los EEUU realmente hubieran querido ayudar a la gente de Venezuela, habrían actuado a través de las agencias especializadas de la ONU

  • Diario El Universal

28/02/2019 03:28 pm

En la edición impresa del pasado 26 de febrero de este honorable diario fue publicado un artículo sobre los debates en el Consejo de Seguridad de la ONU en relación a la situación en Venezuela. Lamentablemente notamos que algunos elementos clave de la posición de Rusia sobre los hechos ocurridos el pasado 23 de febrero no habían sido ni mencionados. Con el presente material nos gustaría llenar este vacío.

El pasado 23 de febrero, en Colombia se preparó un cargamento estadounidense no inspeccionado y no solicitado por el Gobierno legítimo de Venezuela. Más tarde siguieron intentos de entregar este cargamento a Venezuela bajo un escudo humano formado por la población civil. Subrayamos que las legítimas autoridades venezolanas tenían que cumplir con su deber de proteger la frontera nacional. Ellas movilizaron fuerzas de seguridad que tenían una sola tarea de garantizar la integridad de la frontera estatal.

Aquel día fuimos testigos de un intento de cruce ilegal de la frontera estatal para entregar una carga desconocida. ¿Qué país actuaría de manera diferente en una situación similar? Un Estado incluso tiene la intención de construir un muro gigante a lo largo de su frontera nacional para evitar traspasos ilegales. Es oportuno recordar aquí el año 1986, cuando la “ayuda humanitaria para Nicaragua” resultó ser un envío de material bélico para los grupos armados de “contras”. Cuando hablamos del 23 de febrero parece ser un déjà vu.

Vamos a llamar las cosas por sus nombres propios: esto no es ayuda humanitaria. Si los EEUU realmente hubieran querido ayudar a la gente de Venezuela, habrían actuado a través de las agencias especializadas de la ONU acreditadas en el país, como lo hacen exitosamente otros Estados.

Por ejemplo, la semana pasada Rusia entregó 7,5 toneladas de carga médica a Caracas. Lo hicimos a través de la Organización Mundial de la Salud y no encontramos ningún obstáculo. Además, las autoridades de Venezuela están dispuestas a aceptar la asistencia técnica humanitaria para cubrir las necesidades del país. 

Por ejemplo, la semana pasada Rusia entregó 7,5 toneladas de carga médica a Caracas. Lo hicimos a través de la Organización Mundial de la Salud y no encontramos ningún obstáculo. Además, las autoridades de Venezuela están dispuestas a aceptar la asistencia técnica humanitaria para cubrir las necesidades del país. 

El fundamento jurídico de la cooperación humanitaria internacional fue establecido por la Resolución 46/182 de la Asamblea General de la ONU, que estipula claramente que al llevar a cabo actividades humanitarias “deberán respetarse plenamente la soberanía, la integridad territorial y la unidad nacional de los Estados, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas”. Luego se explica: “corresponde al Estado afectado el papel principal en la iniciación, organización, coordinación y prestación de asistencia humanitaria dentro de su territorio” y “la asistencia humanitaria deberá proporcionarse con el consentimiento del país afectado y, en principio, sobre la base de una petición del país afectado”. Como se sabe el Gobierno venezolano no había formulado tal petición. 

Llamemos las cosas por su nombre, justo ante nosotros hay un país soberano que está siendo robado descaradamente y empujado hacia la pobreza. Esto se hace para cambiar el régimen no deseado usando ambiguos conceptos de “intervención humanitaria” y “responsabilidad de proteger” que no han sido reconocidos por el derecho internacional.

Tampoco podemos entender ¿por qué Colombia, siendo vecino de Venezuela, en vez de resolver sus numerosos problemas internos relacionados con la implementación del acuerdos de la paz, decidió participar en esta aventura contra su vecino. Esto no puede sino causar lástima, porque la propia Colombia recientemente logró terminar una larga guerra civil las consecuencias de la cual tiene que superar todavía durante mucho tiempo y por ahora no hay ningunas garantías de paz sostenible. Por cierto, en tiempos difíciles para Colombia, Venezuela abrió sus fronteras para más de 5 millones de refugiados, muchos de ellos aún viven en este país.

Cabe reiterar: resolver los problemas de Venezuela es el derecho exclusivo, la competencia, la responsabilidad y la prerrogativa de los propios venezolanos. Ellos deben utilizar este derecho sin interferencia provocativa externa. La cooperación internacional y, en primer lugar, regional debe ayudar a elaborar una fórmula de superar la crisis en el país, respetando su soberanía e integridad territorial. Por lo tanto acogemos con satisfacción los objetivos planteados por los miembros del "Mecanismo de Montevideo": México, Uruguay, Bolivia, los Estados de CARICOM. Por nuestra parte, estamos listos para ayudar en la búsqueda del entendimiento entre todas las fuerzas constructivas y patrióticas en Venezuela. Más aún, las autoridades venezolanas piden e insisten en la necesidad de un diálogo interno venezolano.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en vez de poner en duda las posibilidades para el diálogo y la reconciliación nacional, llama a los Estados a que tengan preparada la opción militar sobre la mesa. Es difícil calificar tal comportamiento como responsable y digno de un político que se preocupa por su país y su pueblo.

Así que el espectáculo humanitario, realizado por Washington el 23 de febrero, le quitó las caretas a los que están entre bastidores. Ahora han salido al centro del escenario. Es absolutamente obvio que el objetivo de Washington no ha sido, ni es resolver los problemas de Venezuela y cuidar de su gente, sino cambiar el régimen, incluidas las amenazas de hacerlo mediante una intervención militar. Le da igual que se está haciéndolo en contra de la Carta de las Naciones Unidas, el derecho internacional y las normas civilizadas. El irrespeto de estos principios fundamentales de la interacción entre los Estados lamentablemente llegó a ser una norma para los EEUU. 

En conclusión, vale señalar que hace poco, el pasado 21 de febrero, en el mismo Consejo de Seguridad de la ONU se debatía la situación en Haití. En aquella sesión los EEUU propusieron algunos elementos para el comunicado de prensa del Consejo sobre los acontecimientos en este país insular. Estos elementos son los siguientes:

- Los miembros del Consejo de Seguridad expresan su preocupación por las manifestaciones violentas y la muerte de civiles inocentes, e instan a todos los ciudadanos a expresarse pacíficamente.

- Los miembros del Consejo de Seguridad reafirman su compromiso de trabajar con el pueblo y el Gobierno de Haití para lograr un futuro más seguro y próspero.

- Los miembros del Consejo de Seguridad subrayaron que es importante que todos los actores demuestren su disposición a participar en los esfuerzos para abordar los problemas políticos y socioeconómicos de Haití.

Todos los miembros del Consejo, incluyendo Rusia, los apoyaron unánimemente. Pasados unos cinco días, Rusia propuso el mismo lenguaje para el texto de la declaración del Presidente del Consejo de Seguridad sobre Venezuela, pero la Delegación de los EEUU lo negó rotundamente.


SECCIÓN DE PRENSA DE LA EMBAJADA DE RUSIA  



Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario