Espacio publicitario

Oscar Arnal: "En las redes sociales se prioriza la viralización y no la verdad"

"Se estima que en el mundo hay más de 88 millones de cuentas falsas en Facebook y otras tantas en Instagram y Twitter, también hay usuarios que actúan con pseudónimo, indicó Arnal

  • Diario El Universal

09/09/2018 05:30 am

SOFÍA TORRES BENAVIDES

Caracas.- La quema de Roma perpetrada por Nerón, quien acusa a los cristianos como responsables del siniestro para disipar las sospechas de su autoría, representa una verdadera fake news histórica.

Así lo considera el abogado y máster en Gerencia Política, Oscar Arnal, antes de abordar el tema de las llamadas noticias falsas, cuyo objetivo es "la desinformación deliberada o el engaño".

Para el profesor de la cátedra de Régimen Jurídico de la Comunicación de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), y de Estudios Internacionales en la Universidad Central de Venezuela (UCV), el problema de los bulos es develarlos, porque pese a que se convierten en un búmeran que regresa contra su emisor, provocan "mucho daño" y pueden confundir a todo un electorado. De allí, recalcó, la necesidad de imponer la verdad, apelar al código de ética del periodismo, a la buena formación profesional y realzar el papel de la academia, "hoy desdeñado" y de los medios como El Universal, "que son como una especie de institución".

"Se estima que en el mundo hay más de 88 millones de cuentas falsas en Facebook y otras tantas en Instagram y Twitter, también hay usuarios que actúan con pseudónimo, indicó Arnal. El abogado y profesor universitario sostuvo que se calcula que alrededor de la mitad de la población en Europa y Estados Unidos se informa a través de las redes sociales. 

"La clave de este fenómeno mundial, que evidentemente toca a Venezuela, es que cualquiera emite un mensaje perverso con una intención ideológica o politiquera, que pervierte la opinión pública", precisó. 

Blindaje en las redes sociales 
Arnal dijo que las campañas de desprestigio, muy bien orquestadas, son emprendidas generalmente por fanáticos. Ejemplificó con Periscope, una aplicación para transmitir videos en tiempo real, donde "se ven los insultos hacia el emisor de un mensaje, y hay difamación e injuria".

"Hasta Whatsapp se cuida de la viralización de las fake news, desarrollan mecanismos para evitar la propagación de las noticias falsas. Ahora en los mensajes que se vuelven a transmitir aparece la palabra "reenviado", para dejar claro que la persona que lo envía no es la creadora del contenido", explicó.

El abogado insiste en poner atención en el origen de las noticias: "los medios tradicionales que cuentan con una trayectoria, tienden a verificar la información antes de hacerla pública". 

Arnal señaló que hay algunas herramientas que permiten que el lector determine la fuente de la noticia, su grado de credibilidad y el medio que difunde la información.- "Se debe tener ojeriza y chequear todo lo que se transmite por las redes sociales, para no hacer el papel de tontos útiles", puntualizó.

Valores perdidos
En nueva alusión a los "estremecedores efectos" que puede generar la información falsa, Arnal recuerda una de las fake news que más lo ha impactado, fue aquella que aseguraba que el papa Francisco apoyaba a Donald Trump, y que, difundida en diversos sectores religiosos, movió fibras. 

"El que replica una noticia falsa es copartícipe del que está dentro del laboratorio de la guerra sucia", advirtió el jurista, al tiempo que recalcó la conveniencia de concientizar a los usuarios de las redes sociales. Agregó que parte de la multiplicación de las fake news puede responder a la "ignorancia supina o a la negligencia de aquel que sigue este juego perverso, sin darse cuenta del mar de fondo, entonces se prioriza la viralización más que la verdad y la verificación". 

"Las fake news tienen que ver con la pérdida de valores. Los países avanzan en función de la razón, es de allí que salen las mejores ideas y prevalecen como verdades", expresó. 

Visión equilibrada 
El especialista en Gerencia Política explicó que la posverdad y las fake news se relacionan, porque estamos en un tiempo en el que la verdad ha dejado de ser el valor central. "La posverdad se erige sobre las emociones, son interpretaciones muy personales, con elementos sesgados e ideológicos, entonces el fundamento del periodismo, la verdad y el equilibrio, pasa a un segundo plano", comentó. 

Arnal rememoró que el código de ética del periodismo emplaza a buscar todas las partes de un acontecimiento para lograr una visión equilibrada y así "comprender qué es lo que se dice y por qué se dice". 

Marco legal 
Al referirse al ámbito legal, el también profesor de Derecho Constitucional de la UCV expuso que en Francia bajo la presidencia de Macron se acaba de producir una legislación que pena con multas a responsables de emitir noticias falsas, y que lo mismo se había hecho antes en Alemania con Angela Merkel. 

Aclaró que en Venezuela el Código Penal contiene figuras como la difamación e injuria, y "que está obsoleto, porque contempla la cárcel para los delitos de opinión". "Las decisiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos indican que esas faltas jamás deben castigarse con privación de libertad, porque eso estimularía la censura", argumentó. 

Arnal cree que en situaciones de crisis las noticias falsas pueden incitar "a una hecatombe", y eso lo hace pensar en un episodio memorable del mundo de la comunicación: la supuesta invasión extraterrestre en los Estados Unidos, transmitida en los albores de la radio hace casi ocho décadas, que en cuestión de minutos sembró el terror en la ciudadanía. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario