Espacio publicitario

Salvar vidas es un asunto de perros

Latinoamérica se ha vuelto una potencia en materia de rescate canino. En el país también se han impulsado equipos muy profesionales

  • VICENTE BLOISE

30/05/2018 02:47 pm

Cuando una persona se encuentra en una situación extrema que pone en peligro su vida como un terremoto, necesita el apoyo no sólo de otros seres humanos, sino de animales preparados para salvar vidas. Es el caso de los perros rescatistas, que debido a su agilidad y formación han logrado salvar a muchas personas en Venezuela y el mundo.

Existen varias razas de perros que pueden cumplir una función específica en el ambiente que les rodean, por ejemplo, perros de compañía, perros de seguridad y perros rescatistas.

Los primeros perros rescatistas nacieron en los Alpes suizos. Se utilizaban para salvar a personas afectadas por los derrumbes. Durante la segunda guerra mundial, el pastor alemán fue bastante útil en la búsqueda de desaparecidos entre los escombros de las estructuras bombardeadas. 

Jorge Beens, director del equipo canino Kzar-ECID explica que “las personas eran rescatadas tras las tormentas de nieve por los perros San Bernardo que tenían los monjes en los Alpes suizos”.

Actualmente, Latinoamérica se ha convertido en una potencia en materia de rescate canino. Entre los países que han participado en esta labor de encuentran Colombia, México, Chile, Perú y ahora Venezuela. En nuestro país existe un equipo que se encarga de entrenar a los perros rescatistas. Se trata de Kzar– ECID (Equipos Caninos de Intervención al Desastre), quienes trabajan con los equipos caninos en el área de salvamento rural y urbano. 

La preparación del equipo de bomberos encargados de salvamento es muy alta y es por ello que las prácticas y actividades son muy variadas: “Nuestra preparación es de atención pre–hospitalaria, atención médico veterinaria. En caso de una lesión de uno de nuestros animales tenemos que saber estabilizarlo. En el caso de los ambientes, los bomberos, en situaciones de salvamento, entrenamos en situaciones de desastre, con estructuras colapsadas provenientes de un terremoto, un evento fortuito, un parque nacional donde se extravíe una persona. Es ahí donde los perros buscan a los desaparecidos”, indica Beens.

Para ser un perro rescatista, no existen razas ideales, sin embargo los que más se adecúan al perfil, por su instinto y cualidades, son el pastor belga, el pastor alemán y el golden retriever. 

Para Beens, los perros rescatistas deben poseer ciertas características para participar en las actividades de salvamento: “Deben estar bien saludables, de tez estable para trabajar en situaciones de desastre, porque con el trabajo con perros se necesita mucho control, mucha obediencia y mucha salud. Eso se logra con los entrenamientos”. 

El dato

Cualquier perro puede servir, pero tiene que cumplir con un filtro curricular para responder o formarse en la especialidad. El entrenamiento resulta una diversión para el animal, es una especie de juego educativo, en el cual el perro debe aprender a comportarse. Ennis Muñoz, jefe de operaciones de Kzar-ECID explica que las fases de entrenamiento de un perro rescatista inician con un juego con el perro: “Empezamos a jugar, a que busque un juguete, que sea muy ameno con las personas, que tenga mucho apego. Después que aprenda a jugar con el humano”.

Paso a paso

El perro de rescate continúa su fase de exploración con otros sentidos y se hacen algunos cambios: “El perro empieza a detectar el olor de la persona escondida con el juguete y de ahí complicamos el escondite de ese juguete, quitamos el juguete, escondemos sólo a la persona y hacemos variantes. Distintos escondites donde puede estar el juguete y la persona, para que el perro empiece a diferenciar que el que juega con él no es el juguete, sino la persona”, comenta Ennis Muñoz, jefe de operaciones de Kzar-ECID. Todo forma parte de un aprendizaje progresivo.

Por su labor... 

Hace unos meses un pastor holandés de tres años, llamado Comando, que forma parte de la Brigada Canina del Cuerpo de Bomberos del estado Miranda recibió, a través de la Federación Canina de Venezuela y la Asociación Canina de Caracas, una certificación nacional como perro de búsqueda y rescate. Luis Castillo, bombero del estado Miranda, asegura que para lograr estos éxitos con los canes se requiere un vínculo “de verdad” con el animal. “Para ello deben combinarse afecto y creatividad. El perro es feliz porque busca a alguien”, explica. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario