La soledad del escritor

Nexos entre el consciente y el subconsciente; entre su momento histórico y el mundo interior

RICARDO GIL OTAIZA |  EL UNIVERSAL
jueves 13 de noviembre de 2014  12:00 AM
Como pocas artes, la escritura exige que el esteta goce de ciertas condiciones personales y familiares para desarrollar su tarea. Podríamos decir que dentro de su "disciplina" tendrá que haber elementos propios de la vida de oración: silencio, paz interior, riqueza del espíritu, y un entorno en completa y perfecta armonía. Si se perturban algunas de estas variables será difícil para muchos autores (y en algunos casos, imposible), escribir un texto que valga la pena. La escritura no es un proceso mecánico, que brota sin más por mera decisión racional; para que ella se dé y fluya como aspiramos se requiere de entrada un "algo" que he denominado "ansia interior", que denota comunicar, transmitir, entregar lo que se lleva dentro. Es un deseo de mostrar -y de mostramos- que podría ser equivalente al desnudo en las artes escénicas, y que en el poeta se patentiza a la perfección en versos que entregan al lector las interioridades del alma.

El escritor es un ser solitario, y no precisamente porque se halle solo en medio del mundo, sino que a pesar de estar acompañado por multitudes él reclama una conexión directa con su Ser para que así emerja "esa ansia" que lleva dentro. En este caso preciso la soledad no será jamás sinónimo de ingrimitud; todo lo contrario: estará poblada, habitada, impregnada y azuzada de referentes, de fantasmagorías, de vivencias y de voces interiores (y de afuera) con las cuales deberá comunicarse. Y ya ni importa si esa conexión se logra en medio de una solitaria biblioteca, o con la bulla de una fiesta, o disfrutando entre amigos en una tasca, o con niños gritando a todo pulmón en sus juegos y deliciosas trifulcas, porque una vez establecida se abren los canales y todo fluye hasta un nivel rayano en prodigio.

Arturo Uslar Pietri requería encerrarse unas cuantas horas para sentarse a escribir y durante todo ese tiempo nadie podía interrumpirlo; ni siquiera su esposa, quien advertida por tantos años de plácida convivencia, sabía ponerse de lado para dejar al escritor macerado en su propia reflexión intelectual. En contraposición a esto, lo mejor de la obra de mi querida amiga Mireya Krispin, la gran poeta venezolana, fue escrito en tascas. Y no estoy hablando de una obra cualquiera, sino de portentosos textos que nos cuentan del amor y la amistad; pero también de lo metafísico e intangible. En lo personal siendo muy joven requería encerrarme sin ruido alguno para sentarme a escribir, de lo contrario era muy poco lo que sacaba como saldo de una larga jornada de trabajo. Con el tiempo, y en la medida en que fueron llegando mis hijas al mundo, con toda la algarabía que esto implicaba, aprendí a abstraerme y así establecer conexión con mi "yo interior" y que pudiera emerger sin fórceps todo lo que tenía por decir a mis lectores.

La soledad no es algo inmanente al escritor (o al acto de escribir); mas sin embargo, se requiere que a lo largo del proceso se establezcan vasos comunicantes entre el consciente y el subconsciente; entre su momento histórico y el mundo interior. Solo así emergerá el milagro de la escritura traducido en texto y en obra. En vida; ni más ni menos.

@GilOtaiza / rigilo99@hotmail.com



Más artículos de esta firma

¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por fernando da silva
13.11.2014
8:59 PM
muy inttteresante su articulo especialmente para mi que trato de escribir y no encuentro como ponerle final a mi escrito. comence a escribir una historia y entre los problemas que me econtre como novato fue que perdi mucho de mi historia por problemas de almacenaje de las paginas en el computador que se perdieron. despues, cuando quise escribir el final, no le he podido encontrar un final que me llenara. Total que he terminado mi historia como 10 veces para venir y decir que no, que aquel no era el final deseado y que estaba de vuelta en la historia todavia luchando por encontrar ese heroico final!
 
 
Cerrar
Abrir