Viviendas para la clase media

GUILLERMO GARCÍA |  EL UNIVERSAL
domingo 29 de diciembre de 2013  12:00 AM
En las últimas entregas me he referido a la problemática de la vivienda y les he presentado algunas propuestas para la búsqueda de soluciones al subsidio directo de la cuota inicial, como de mecanismos alternativos de financiamiento. En esta oportunidad me enfocaré sobre la posibilidad cierta de construir y masificar a través de  la industrialización  de la construcción de viviendas para la clase media, y así cumplir con el objetivo de producir viviendas para este sector y satisfacer la demanda existente y creciente cada año.

Romper con los mitos. Los venezolanos en su gran mayoría piensan que una vivienda para que sea considerada de buena construcción y de solidez, debe ser de bloque y cemento. Para lograr que en Venezuela se puedan construir anualmente 200 o 300 mil unidades habitacionales y reducir significativamente el déficit habitacional existente, así como reducir los costos de las viviendas, se debe establecer en el país la industrialización de la construcción, ya que por los métodos tradicionales muy difícilmente podremos satisfacer la demanda actual y futura. De la manera tradicional que hemos llevado hasta ahora, muy difícilmente se logrará el objetivo.

La industrialización de la construcción. La industrialización de la construcción de viviendas modulares y  prefabricadas en materiales no tradicionales (madera, aluminio, cerámica, hormigón, acero) como se utilizan en otros países debe ser establecida cuanto antes en el país. La optimización de los recursos, tanto humanos como materiales, inherentes al proceso tecnológico propio de la industrialización, permite controlar los costos de producción, dando como resultado productos más económicos y estandarizados. La mayor parte de los elementos constructivos se elaboran en fábricas, lo cual permite un control íntegro de los materiales que se utilizan y una mayor eficiencia en el uso de los recursos energéticos. Se consigue de esta forma realizar un ajuste económico preciso, reduciendo a la vez el impacto medioambiental y desarrollando un modelo de actividad sostenible, lo que se traduce en un significativo abaratamiento en los costos. Hoy en día en los países desarrollados, un porcentaje muy elevado de las viviendas están construidas en madera, aluminio, cerámica, hormigón y acero, o combinación de estos materiales, así como estructura de paneles de madera contralaminada.  Este sistema se basa en la contraposición de paneles de madera dispuestos a contraveta. Su configuración permite aprovechar al máximo las propiedades estructurales de la madera. Las viviendas prefabricadas se ensamblan en el sitio reduciendo sustancialmente los tiempos de construcción. En algunas viviendas prefabricadas de madera su construcción  y montaje puede realizarse en 5 meses. La madera es un material aislante, poco conductor, ecológico, sostenible, reciclable y no es agresivo con el medio ambiente. Adicionalmente a la reducción de costos y tiempos de construcción, las viviendas prefabricadas hoy están diseñadas y estructuradas para hacerlas eficientemente energéticas, en algunos casos generan su propia electricidad a través de paneles solares.

Viviendas fabricadas totalmente en cerámica. El desarrollo y tecnología alcanzado por España en la fabricación de cerámicas y azulejos, lo posiciona actualmente como uno de los países a nivel mundial con mayor desarrollo en esta área.  Hay empresas españolas que han diseñado viviendas totalmente construidas en cerámica con diseños vanguardistas con tratamientos especiales para la construcción completa en cerámica, y de revestimiento de fachadas de edificaciones. Las series de gres porcelánico de gran formato son óptimas para ser utilizadas en fachadas, ya que su diseño y características técnicas permiten múltiples ventajas en el recubrimiento de edificios u otros usos arquitectónicos, como la durabilidad, la resistencia, su bajo mantenimiento o el ahorro energético derivado de su uso.

Las familias de clase media serían los grandes beneficiarios de la construcción de edificios modulares y prefabricados. A diferencia de las construcciones prefabricadas de hace unas décadas, las opciones hoy de viviendas prefabricadas son cada vez más cómodas, con gran diseño y materiales que ofrecen mejor calidad de vida y orientadas a satisfacer las necesidades de toda la familia. El Ministerio de Vivienda, promotores y constructores también, pueden encontrar beneficios mediante el uso de buenas construcciones modulares y prefabricadas, reduciendo el déficit habitacional, costos, tiempos de ejecución,  mejora del medio ambiente y sustentabilidad.

Ya es hora que en Venezuela se promueva, establezca y masifique la industrialización de la construcción de viviendas; y los venezolanos nos adaptemos y cambiemos la concepción errada de lo que ofrecen las viviendas modulares y prefabricadas en materiales no tradicionales, con beneficio de nuestro medio ambiente, durabilidad y calidad de vida.  La industrialización es la vía.

Asesor Financiero

Candidato AMDP Harvard University

finanzasaldia@gmail.com

Twitter: @asesorfinaciero















Más artículos de esta firma

¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Vladimir Sánchez
29.12.2013
10:50 AM
También vale este principio para la producción de vehículos de bajo costo, y que el mayor porcentaje de piezas de estos automóviles - sedanes, de carga u otros - se produzcan aquí también generando empleos y progreso. Contraria a esta posibilidad todo apunta hacia la consolidación de un país sin otra cultura que la de esperar con la palma de la mano hacia arriba, como los mendigos, a que los burgueses de cuño bolivariano se dignen dejar caer migajas por acción de la gravedad. Mis sinceros respetos para usted Sr. García por sus optimistas sugerencias y recomendaciones.Éxito.Vladimir S. Maracay.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir