Compartir

Venezuela, una sociedad en conmoción

JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ |  EL UNIVERSAL
martes 26 de noviembre de 2013  12:00 AM
Nos encontramos en la actualidad en una sociedad en conmoción, donde se tergiversan sus principios y valores éticos, sociales, políticos y jurídicos esenciales para su viabilidad, la conservación de su equilibrio, su racionalidad y su sentido colectivo, propio de cualquier nación civilizada y que, en nuestro caso, se define en lo político, como republicana, democrática y basada en el derecho y que aspira, según el Preámbulo de la Constitución, a la libertad,  la independencia, la solidaridad, el bien común y la paz, para asegurar: "la convivencia y el imperio de la ley para esta y las futuras generaciones".

Igualmente, proclamamos ser un país soberano, defensor de su: "integridad territorial" y garante de los derechos ciudadanos, que además reconoce formalmente el derecho a la vida, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad: "sin discriminación", entre otros.
El drama de la sociedad venezolana es que no obstante la categórica declaración de fines, objetivos, derechos y deberes, la  realidad es muy distinta en virtud del rumbo equivocado hacia donde se dirige a la nación.

Se ha perdido la noción de fundamental de las responsabilidades públicas y los deberes ciudadanos, para salvaguardar los principios éticos y políticos indispensables que se vinculan con los bienes sociales más estimables.
Si se atenta contra la independencia y la soberanía del país en todas sus manifestaciones, contra nuestra integridad territorial y moral, se desconoce la esencia misma de la forma política republicana, el deber de un gobierno en materia de defensa nacional y el acatamiento a los intereses nacionales, todo lo cual puede configurar actos de traición contra la patria misma y otros males de imprevisibles consecuencias para nuestro país.

Además, se observan peligrosas actitudes que pueden llegar a tipificar distintas formas de delitos contra la sociedad y en cuya realización se perturba y destruye, en consecuencia, el orden económico y social, afectando el bienestar del país.

La ofensa, la amenaza, el odio destructor como formas de expresión política, son actos propiciatorios de situaciones que fomentan la alarma y la zozobra colectiva que puede degenerar en gravísimos hechos.

La vulneración del derecho de propiedad, que no obstante su contenido individual, tiene un importante alcance y estrecha vinculación con otros igualmente previstos, repercute seriamente en la estabilidad del régimen económico y social que se fundamenta en la iniciativa privada, la justa distribución de la riqueza, la producción de bienes y servicios para satisfacer las necesidades de la población, en el derecho y la libertad de trabajo, de empresa, de comercio y de industria, y, en suma en: "la promoción de la prosperidad y el bienestar", en el derecho y el deber de impulsar el desarrollo, como bien lo señalan los artículos 3 y 112 de la Constitución, respectivamente, y que se concatenan con todo el régimen protectorio que corresponde al individuo, a la sociedad, a la empresa y al trabajo, que debe procurar el: "desarrollo armónico de la economía nacional",  la producción y el fortalecimiento de: "la soberanía económica del país", contemplados en el artículo 299 ejusdem.

Los saqueos, la violencia, la corrupción, entre otros, constituyen una vergonzosa evidencia de nuestra alarmante descomposición social. Nos encontramos ante sectores que prescinden fácilmente de límites morales y legales, que han perdido la noción de respeto propio y ajeno, de autoridad y de sociedad, y que creen encontrar  apoyo en doctrinas y consignas políticas para ejecutar actos condenables e ilícitos.
Enfrentamos, cada vez más, la irresponsable destrucción del sistema de derechos en virtud de la adopción de equivocadas decisiones, la carencia de control institucional, la ausencia de sentido de juridicidad, la pérdida de legitima autoridad, la incultura de ciudadanía y la ruptura del equilibrio social, al haberse distorsionado el derecho, las finalidades y objetivos de la Nación, estimulado el enfrentamiento y la agresión, aludiendo a creencias políticas, sociales y económicas mal concebidas y aplicadas, y que, en definitiva, vulneran de manera integral los derechos y las garantías de todos, desnaturalizándose al Estado, las responsabilidades del gobierno y las obligaciones ciudadanas, sin las cuales se conduce a la anarquía, como forma de retroceso histórico, político y social en un país cuyo tránsito institucional ha sido tan difícil para alcanzar la estabilidad, la armonía social, la aplicación de adecuados modelos de desarrollo, pero sobre todo, el sostenimiento de la democracia y la virtud republicana, sin las cuales comprometemos a la patria y su sentido de verdadera trascendencia y dignidad.
Entre todos los males, el mayor es la destrucción ética, moral y social de un país.

jfd599@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Jose Ali Labrador
26.11.2013
9:24 PM
Esta establecido. Por EL. Para la Especie Humana. Que no es lo material lo PRIMERO QUE TENEMOS QUE REALIZAR al comenzar nuestra vida. Para alcanzar al SERSER HOMBRES Y MUJER SE TIENE QUE FORGAR EL CUERPO ESPIRTUAL EN LOS COMIEZO DE NUESTRA VIDA Para que EL mantenga un cuerpo material sano. Que es único nos da SALUD Y FELICIDAD en cada uno de nosotros. Lo que TENEMOS Para desplazamos en el tiempo que tenemos por esta nuestra vida. Todo lo demás nos llega por añadidura. Es creer.En El,- para pensar en Positivo; lo que pienses eso Tendrás. Pidáis y sete dará. EL ASI LO OFRECIO. Y YO LO MANIFISTO Y LO DRIFRUTO TODO ME LO DA. QUIEN PADECE DE TODAS LAS MISERIAS QUE HOY SUFREN. Es Por no cuidar. Cada uno su Palabra y su Verdad. Por una Educación egoísta y enfermiza LA MAL LLAMADA SOCIEDAD. Expandida por enfermos DE EGOISMO que no cumple su Palabra y su Verdad. Es lo que reflejan en los Pueblos que LES TOCA TENER.
 
Por José R Pirela
26.11.2013
4:45 PM
Excelente síntesis el recordatorio que hace de los principios morales y democráticos recogidos en la presente constitución y las anteriores, anticipados desde los griegos, pero una cosa es lo que se escribe y otra lo que se practica. La práctica civilizadora no lo sostiene lo jurídico sino de una real separación de propósitos, de bienes, de procedimientos y políticas que se equilibran durante el intercambio entre los agentes sociales; entre la población y el Estado. Pero tal práctica, o modo de convivencia democrática, requiere que los bienes y servicios productivos sean propiedad de la población; por lo cual, el Estado no debe tener ninguna propiedad productiva ya que es el árbitro de los intercambios de la población. Si el Estado también produce, pierde su cualidad de arbitraje y se convierte en un competidor de la población, pero de manera desleal o inmoral al disponer también de las leyes y de la administración de las instituciones. Y cuando el Estado ejerce el monopolio económico
 
Por lilia white
26.11.2013
2:37 PM
LAMENTABLEMENTE ASI COMO LO DESCRIBE USTED SE ENCUENTRA VENEZUELA! QUE PENA! QUE DOLOR!, QUE HORROR! QUE DESESPERANZA! HEMOS LLEGADO AL ABISMO DEL OSCURANTISMO MISMO!
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir