Compartir

Viceministerio para la suprema felicidad

No es necesario. La revolución ha construido al más feliz de los países. ¿Para qué más?

ELIDES J. ROJAS L. |  EL UNIVERSAL
miércoles 30 de octubre de 2013  12:00 AM
Mucha gente ha dicho que esta nueva instancia de la revolución, excéntrica y todo, es realmente inútil si se toma en cuenta que ya van casi 15 años de bienestar, cambio y prosperidad. Más o menos como la prosperidad de los cubanos, pero la venezolana es más auténtica. Es felicidad con gusto. Sin balsas para escaparse al imperio y votando cada vez más a favor del clan que ha logrado este milagro de la economía y la política mundial.

Una gran mayoría coincide en que es una beca lo que le están dando al señor Rafael Ángel Ríos Bolívar, flamante generador de felicidad para el pueblo venezolano que, como se dijo antes, es una verdadera redundancia de los cerebros cubanos que manejan este proceso. ¿Cómo le van a dar más felicidad a un pueblo que ya tiene todo lo que quiere y necesita y, según las más famosas encuestas, uno de los pueblos más felices del mundo desde hace rato? ¿Cuál será el trabajo de este señor? ¿Le pagarán por lograr lo que ya Chávez logró? ¿Le pagarán por hacer feliz a quienes ya son felices? Ganas de gastar plata. Es el mismo estilo del comandante muerto. Para hacer felices a sus compatriotas no se paraba en regalos ni en maletines voladores. Además, construir la mayor felicidad posible de los ciudadanos, según los términos de Bolívar, no tiene precio. Maduro es igual. Es decir, Maduro no es Maduro. Chávez lo inoculó y se metió en su cuerpo. De allí que no es raro que despilfarre igual que el otro, el fallecido. Veamos cómo andamos en eso de carita feliz eterna.

El segundo Informe Mundial de la Felicidad, elaborado por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN), indica que el país más feliz del mundo es Dinamarca, seguido de Noruega, Suiza, Holanda y Suecia. El sexto puesto le corresponde a Canadá. Venezuela ocupa el puesto 20 del ranking, que incluye a 150 países. Hay seis renglones que afectan las variaciones en la felicidad de los países con el paso del tiempo: el producto interior bruto (PIB) real per cápita, la esperanza de vida sana, el apoyo social, la libertad percibida para tomar decisiones en la vida, la percepción de la corrupción y la generosidad.

Por eso es que el cargo del señor Rivas es absurdo. Incomprensible. El PIB de la revolución explota y es casi igual al de los chinos. Para la esperanza de vida sana basta visitar las desiertas morgues. El apoyo social es tan bárbaro que hace que la gente nazca jubilada. La libertad para tomar decisiones se refleja hasta en el libre cambio de divisas. Y la percepción de corrupción y generosidad van de la mano: nadie roba y todo el mundo anda en carros chinos que regalan en los cuarteles. Guiso y matraca son las claves de la felicidad revolucionaria.

Un viceministerio, ¿para qué?

erojas@eluniversal.com / Twitter: @ejrl



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (6)
páginas:
1 |
Por José Luis Manrique Balza
31.10.2013
12:42 AM
!BRAVO!, ESTO ES GENIAL. FELICITACIONES ELIDES.
 
Por William Méndez
30.10.2013
1:15 PM
Si la felicidad se mide por lo sonoras y prolongado de las carcajadas, entonces no solo los venezolanos sino el mundo entero, ahora son más felices que antes de que este gobierno inventara el vice ministerio para la suprema ¿felicidad? Que lastima que perdieron la oportunidad de haberlo elevado al rango de ministerio de una vez así quizás la felicidad habría trascendido la galaxia. Un eufemismo más! Otra distracción más! Se priva lo estético por sobre lo sustantivo, lo importante, lo elemental, lo vital, lo urgente.
 
Por wiannery orta
30.10.2013
9:09 AM
ya uno nace con la felicidad del mundo al revés para que tanta felicidad si la felicidad mucha a aburre que no me den felicidad que yo me las ingenio para ser feliz pero no sigan poniéndonos de sopa al mundo como si fuéramos descerebrados por no decir una cosa mas grande
 
Por wiannery orta
30.10.2013
8:55 AM
ni el mismo ministro es feliz con ese cargo lo que hizo fue avergonzarlo por que ni el mismo es feliz por que no hay y no se consigue y no viene mas por que no hay $$$$$$$$$$$
 
Por Beatriz Garrido
30.10.2013
8:51 AM
¡Excelente!
 
Por Carolina Perez
30.10.2013
7:22 AM
Buenisimo Elides.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir