Compartir

Eficiencia o nada... pues será nada

RUBENS YANES |  EL UNIVERSAL
miércoles 2 de octubre de 2013  12:00 AM
La corrupción y la ineficiencia son dos pesadas cargas que le toca arrastrar a este gobierno. Por una parte, la opinión pública cree que hay un buen número de funcionarios corruptos -de todos los niveles- que están desvalijando al país.

Pero además está la innegable realidad del desabastecimiento, los apagones, la inflación, y la criminalidad, que generan la sensación de desmejora acelerada de la calidad de vida.

Nicolás ha reaccionado lanzado la misión "Eficiencia o Nada", en el marco de la cual se han realizado 1.520 inspecciones en empresas "para combatir la corrupción". Además se han anunciado la intervención de varias empresas estatales y la creación de nuevos organismos, muchos de ellos.

En pocos meses hemos visto nacer o activarse a la Corporación Venezolana de Aceites y Grasas, el Órgano Superior para la Defensa de la Economía, el Estado Mayor Eléctrico Nacional, el Estado Mayor para la Salud, el Estado Mayor Cívico-Militar Fronterizo.

Es la típica respuesta burocrática, que multiplica esfuerzos para arreciar el problema en lugar de resolverlos. No se puede perseguir la eficiencia con garrotes y consignas, sino con mecanismos de mercado que funcionen adecuadamente.

Ser eficientes implica lograr los objetivos planteados al menor costo posible. Lleva implícito un concepto de ahorro, de saber aprovechar los recursos para obtener el máximo retorno de su uso.

Las burocracias no se llevan bien con la eficiencia. Eso es algo que se sabe en este país desde los tiempos del Fondo de Inversiones de Venezuela, en la ya lejana IV República.

Los temas económicos suele resolverlos más eficientemente el mercado y para ello los gobiernos deben saber jugar según sus reglas, moviendo las variables de forma que los actores se muevan en la dirección deseada. Es lo que llaman regular.

Los entes reguladores -que son burocracias también- deben tener un alto nivel técnico en la materia que pretenden regular y, más importante, deben mantenerse al margen de la actividad que regulan.

Este aspecto es mucho más importante para aquellos temas como defensa o salud, que no necesariamente son resueltos por el mercado de forma justa. Aquí, hasta los más neoliberales del planeta, pueden entender que la eficiencia generada por el mercado no necesariamente coincide con lo más deseable para la sociedad.

Si Nicolás desea eficiencia, debe dejar al mercado fluir en las áreas que se saben son de su competencia; debe profesionalizar y dar independencia a los entes reguladores, descentralizar las decisiones y fortalecer sus capacidades regulatorias.

De otra manera, el presidente no conseguirá la eficiencia que anhela, y nos quedaremos con la nada... y una élite económica corrupta.

@rubensyanes


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por JOSE NUNES
02.10.2013
3:05 AM
EL PRIMER COLOMBIANO PRESIDENTE DE VENEZUELA LO UNICO QUE ANELA ES TENER UNA LEY HABILITANTE PARA CENTRALIZAR LO QUE SEA.GRACIAS FIDEL..!!!
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir