Compartir

La nueva diplomacia

Maduro fue canciller y debería estar al tanto de la existencia de la Dirección de Fronteras

imageRotate
JULIO DÁVILA CÁRDENAS |  EL UNIVERSAL
sábado 7 de septiembre de 2013  12:00 AM
La dirección de la política exterior es una atribución y obligación de quien ejerza la presidencia de la República. Además, es responsable de sus actos y del cumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo. Adicionalmente está obligado a procurar la soberanía del territorio y la defensa de la República. La soberanía plena de la República se ejerce en los espacios continental e insular, lacustre y fluvial, mar territorial, áreas marinas interiores, históricas y vitales y las comprendidas dentro de las líneas de base recta que ha adoptado o adopte la República. Sobre los espacios acuáticos constituidos por la zona marítima contigua, la plataforma continental y la zona económica exclusiva, la República ejerce derechos exclusivos de soberanía y jurisdicción en los términos, extensión y condiciones que determinen el derecho internacional público y la ley. Al presidente de la República le corresponde dirigir la Fuerza Armada y ejercer el mando supremo de ella y ésta debe asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar. Todo lo anterior se encuentra establecido en la Constitución y debe ser de obligatorio cumplimiento para quien dice ejercer la Presidencia.

Lamentablemente, la nueva diplomacia, como muchas otras cosas, parece estar subordinada a las decisiones del régimen cubano. Fidel Castro no ha estado nunca a favor de nuestra reclamación sobre el Esequibo. Hemos visto que Guyana ha actuado en desconocimiento del Acuerdo de Ginebra y ha negociado espacios marítimos sobre los cuales Venezuela tiene legítimos derechos. Ante esto han surgido fuertes reclamos de la oposición y hasta de la Armada nacional, ya que es a ella a quien corresponde velar por la soberanía marítima de la nación, aunque desde hace más de un año dejó de patrullar la zona en la que Guyana ha otorgado concesiones.

Nicolás Maduro fue canciller y por ello debería estar al tanto de la existencia de la Dirección de Fronteras de ese despacho y de las funciones que esa dependencia debe ejercer. Hoy, el actual Ministro no se ha distinguido por el conocimiento de la diplomacia, más bien parece estar todavía dolido por no haber sido electo gobernador de Miranda. Lo único que se le ha ocurrido en defensa de la indolente posición del régimen, es acusar de actos de traición, supuestamente ejecutados hace más de 150 años, a antepasados de dirigentes opositores. Hasta ahora no se conoce que el gobierno venezolano haya protestado ante el de Guyana por esta nueva violación de nuestra soberanía. Solo se sabe que Maduro ha dicho: "las heridas que vienen de la época del colonialismo británico y español lo resolveremos por la vía diplomática, por la vía del derecho internacional". No debemos olvidar que en esa materia, quien calla, otorga.

julio.davilacardenas@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir