Compartir

Corrupción y oposición

JOSÉ LUIS MÉNDEZ LA FUENTE |  EL UNIVERSAL
martes 20 de agosto de 2013  12:00 AM
Decíamos en un artículo anterior, que cuando se habla de corrupción en el Estado, no hay otra manera de hacerlo que no sea en relación al erario público y a quienes lo manejan o tienen poder de disposición sobre él de manera directa o indirecta.

Pese a esta premisa, con el tema de la corrupción, tan manoseado últimamente,  da la impresión de que el gobierno  le gana un round  a la oposición en el debate político, una vez más.  Mentiras o no, lo cierto es que la vocería oficial del régimen se las ha ingeniado para crear una matriz de opinión que ha dejado su huella en una buena parte de la población y un sentimiento de frustración en la oposición que ve con impotencia que quienes deberían elevar la voz más duro no lo hacen, mientras que  los que tienen el  rabo de paja, gritan y despotrican a diestra y siniestra.

Es evidente que la habilidad de los diputados del PSUV, que están llevando la voz cantante en esta materia, supera con creces a los de los partidos de oposición, que a pesar de tener tanta materia prima acumulada durante más de una década con la cual trabajar, no han sido capaces de levantar un solo expediente en contra de algunos de los ministros, exministros, presidentes de institutos autónomos, exgobernadores o militares con responsabilidad en el manejo de los fondos del Estado. Algo que resulta difícil de entender, por no decir que increíble.

La imaginación de los primeros, suple con su osadía y caradurismo, cualquier falta de evidencia en los hechos de los que se acusa a los dirigentes de la oposición, a la vez que la parsimonia y pasividad de estos últimos, se decanta en acusaciones sobre casos como el de "pudreval", el maletín con dólares de Antonini, los trajes de marca y corbatas de seda que se compraba Chávez o las fiestas multimillonarias con invitados del "jet-set" internacional, que algunos dirigentes de esta revolución han celebrado momentos familiares. El último y más sonado caso, quizás el más concreto de todos, puesto que a diferencia de los otros, no se trata de denuncias de hechos, publicados primeramente por la prensa en sus ediciones matutinas, es de la grabación del conductor del programa "La Hojilla", donde el material sobre corrupción, patrañas y delitos diversos, da como para que la Fiscalía y la Contraloría, estuviesen ocupados todo el año. Uno se sigue preguntando, porqué la segunda parte de esa grabación, anunciada hace ya tiempo, aún no salido a la luz pública.

Lejos y olvidadas quedaron, igualmente, las denuncias sobre corrupción en el "Plan Bolívar 2000" cuando apenas el régimen comenzaba y que alcanzó a la cúpula militar de aquel entonces o en Pdvsa, donde los decretos presidenciales sobre control cambiario, permiten "legalmente" que una parte de las  divisas que le ingresan a la estatal petrolera, no entren posteriormente al Banco Central. O aquellas otras y más concretas del diputado Julio Montoya, señalando las cuentas en dólares o inmuebles comprados por algunos personeros del chavismo en el exterior o en zonas lujosas de Caracas. Pero ¿dónde queda el rédito político de todo eso, si al final, la dirigencia de la oposición no es capaz de sacarle provecho?

Que sea el propio gobierno acusado de corrupción continuada, el que tome la iniciativa  en la lucha contra ese flagelo, después de casi tres lustros, en momentos en que casualmente se avecinan unas elecciones municipales y regionales de vital importancia política para el futuro del régimen del señor Nicolás Maduro, es entendible políticamente;  pero lo que no se comprende del todo y mucho menos se asimila,  es que la oposición no sepa sacar ventaja de lo mismo cuando los hechos están ahí  y la evidencia no hay que inventarla.

Si el chavismo en boca del señor Maduro o del señor Cabello o de cualquier otro representante del oficialismo, es aun capaz de encantar serpientes y de convencer a una parte de los venezolanos que  la corrupción no está en el gobierno sino en la oposición, entonces, este país no tiene remedio.  Por ahora, no se vislumbra nada que pueda significar un cambio radical en esta perspectiva.

Xlmlf2@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por gonzalo contreras
20.08.2013
5:44 AM
la oposición y los periodistas, cayeron en la trampa desde el momento que solo hablan de corrupcion y no de CORRUPCION ADMINISTRATIVA que es la que nos interesa, he alli lo sutil de la maniobra chavista y parece que nadie se ha dado cuenta.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Expandir