Compartir

Rebelión en el espacio público

MARÍA ELENA ARCIA PASCHEN |  EL UNIVERSAL
sábado 10 de agosto de 2013  12:00 AM
Una de las tendencias que se observan en las sociedades caracterizadas por un excesivo ensimismamiento en la personalidad individual y la desafección hacia el mundo de lo público es la "huida" de las responsabilidades de la ciudadanía por medio de formas culturales de vida basadas en la acumulación y el consumo sin tomar en cuenta sus consecuencias para el mundo público.

Hemos visto como el desinterés por lo público se hace cada día más evidente en nuestras maltratadas ciudades  contribuyendo al desmejoramiento de nuestra calidad de vida como habitantes de ellas. El lugar natural para el intercambio social y cultural es el espacio público hacia el cual tenemos quizás inconscientemente un profundo desprecio. Las plazas, bulevares, calles han sido tradicionalmente lugares para el diálogo y participación ciudadanas, hoy abandonados por los gobiernos nacionales, estatales y locales y también por quienes estamos llamados a ocuparlos. En gran parte la inseguridad ha contribuido al abandono por parte de los ciudadanos del espacio público pero es necesario que recuperemos su uso como forma efectiva y saludable de intercambio.  

Sin embargo como parte de las nuevas formas de intercambio y participación y como complemento ha surgido un nuevo espacio "público" pero ya de naturaleza virtual integrado por las redes sociales y que están dando forma a lo que podríamos llamar la ciudadanía 2.0. Este novísimo espacio de intercambio promueve la participación ciudadana y la innovación social y cultural mediante el uso de estos vehículos como mecanismo para fomentar la transformación social, la gobernabilidad democrática y el desarrollo social, cultural y económico.

Muchos de nosotros estamos descubriendo su enorme valor y la nueva forma de comunicación que ofrecen que nos permiten un intercambio ágil, preciso y masivo con un incuestionable impacto en las nuevas maneras de ejercer la participación ciudadana entendiendo que debemos ser sujetos activos en la construcción de la democracia y el desarrollo de la región. Muchos ciudadanos ordinarios podemos originar cambios extraordinarios. No por lo limitado del espacio el mensaje es menos profundo o de menor calidad pero esta restricción sin duda obliga a ejercitar la capacidad de síntesis y a precisar las ideas y el mensaje y esto conduce a mejorar la transmisión de propuestas concretas y a obtener un rápido feed back permitiendo entender con relativa celeridad si nuestras ideas pueden o no ser de utilidad e influenciar a los tomadores de decisiones en el sector público y privado.

No obstante su importancia, nuestra participación no debe limitarse al uso de este nuevo espacio público. Debemos utilizarlo como un complemento moderno que nos permita ampliar los receptores de nuestros mensajes por lo que quiero insistir en la recuperación del espacio público tradicional para compartir, intercambiar y expresarnos.
El espacio público en sentido lato debe ser un lugar de relación y de identificación, de manifestaciones políticas, de contacto entre la gente, de vida urbana y de expresión comunitaria y la calidad del mismo determinará el tipo de relaciones sociales que facilite, su capacidad de acoger y mezclar distintos grupos y comportamientos, y su capacidad de estimular la identificación simbólica, la expresión y la integración cultural.
La reinstitucionalización del país pasa por las transformaciones en las modalidades de organización, convivencia, cultura y hábitos de los ciudadanos y las redes sociales jugarán un rol muy importante en la construcción de una ciudadanía moderna, plural y responsable preocupada por cambiar el curso de los acontecimientos.

malarcia@icloud.com

@malarcia


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Expandir