Compartir

¿Qué puedo hacer yo?

AGUSTÍN ALBORNOZ S. |  EL UNIVERSAL
viernes 9 de agosto de 2013  12:00 AM
En días recientes estuve pensando bastante sobre por qué será que en muchas ocasiones nos cuesta tanto llevar a la práctica los buenos propósitos que nos hacemos. Por ejemplo, en general estamos de acuerdo en que si cada uno de nosotros tomara la decisión de incorporar más los valores a nuestra vida cotidiana, este mundo sería otro; pero cuando vamos a poner en práctica esta buena idea, la cual, como dijimos, estamos conscientes de que va a producir buenos resultados, se nos presentan todo tipo de obstáculos, entre ellos uno muy importante: nuestra propia dejadez, hasta inclusive nuestra falta de interés real en el asunto.

Si analizamos con objetividad y sinceridad el por qué de nuestra actitud en estos casos, deberíamos reconocer que solo cuando algo nos afecta de un modo muy directo es cuando decidimos hacer algo al respecto. Por ejemplo, en estos tiempos muchas veces sucede que estando uno en la calle observamos que un adulto mayor es irrespetado sin tomar en cuenta ni siquiera su condición de mayor, y en ese instante pasamos a un lado y no hacemos nada para evitar que esto ocurra. Ah, pero si ese adulto mayor es nuestra madre, por ejemplo, ahí sí nos volvemos unos leones y atacamos a quien esté osando hacer eso; cuando en realidad en ambos casos deberíamos actuar, respetuosamente, para pedir ese mismo respeto para el adulto mayor irrespetado.

Al seguirle dando vueltas a esta cuestión, caemos en cuenta en que quizá una de las razones más poderosas para que tengamos esta actitud se origina en nuestro egocentrismo, en ese egoísmo natural que tenemos los seres humanos que hace que todos tengamos muchos días en que nos concentramos más de la cuenta en nuestros propios problemas, intereses y deseos, días en que andamos por la vida con la vista clavada en los pies en lugar de mirar hacia arriba y a nuestro alrededor. De paso todo esto nos recuerda esa cita tan directa del Dr. Laurence J. Peter, que hasta duele leerla: Hay dos tipos de egocentrismo: el de quienes lo admiten, y el de todos los demás; es decir, el nuestro.

Además, ocurre con frecuencia que el egocentrismo también se manifiesta cuando al suceder este fenómeno de no llevar a la práctica nuestros buenos propósitos, en lugar de nosotros reconocer que eso nos pasa a todos y por tanto ver qué podemos hacer al respecto para cambiarnos nosotros mismos, comenzamos a repartir culpas a los demás y nos fijamos demasiado en lo que los demás no hacen sobre ese tema. En realidad se trata de una decisión personal que cada quien debe tomar en su fuero interno; es decir, el hacer efectivamente el bien a través de la práctica cotidiana de los valores y el cómo hacer para mejorar y crecer nosotros como seres humanos y, por el contrario, en ningún caso señalar a los demás como culpables de no hacerlo.

En nuestro artículo titulado "Una visión del futuro", publicado en esta página el 19 de octubre de 2012, comentábamos lo siguiente (hemos hecho algunas correcciones al texto original): "James Q. Wilson y George Kelling llegaron a desarrollar la "teoría de las ventanas rotas" a partir de los experimentos del profesor Zimbardo de la Universidad de Stanford; dicha teoría concluye que desde un punto de vista criminológico "el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden, la ausencia de normas y valores son evidentes", y, además, demuestra que si se cometen "pequeñas faltas" como romper un vidrio de una ventana de un edificio sin que nadie la repare, faltas de amor para con nuestros semejantes, faltas de respeto en las relaciones interpersonales, faltas de consideración con los demás, faltas al permitir que los ambientes en que nos encontremos estén sucios y descuidados, etc., y si estas "pequeñas faltas" no son sancionadas o corregidas, entonces comenzarán a desarrollarse faltas mayores y luego delitos cada vez más graves".

Por lo pronto, por nuestra parte hemos decidido empujar por los valores a cada paso del camino, creemos que no existe otra opción y, por lo general, cuesta bastante, porque muchas veces es el camino en contra de la corriente, pero a pesar de esto hemos decidido reparar continuamente todas las "ventanas rotas" de nuestra vida y las de quienes crean que humildemente podemos ayudar a restaurar. Invitamos a quienes lo deseen entre nuestros apreciados lectores a acompañarnos en esta decisión de reparar las "ventanas rotas" de cada uno.

No es necesario que llevemos a cabo obras grandiosas, heroicas, a fin de participar en el proceso de cambio. Los actos pequeños, cuando se multiplican por millones de personas, pueden transformar el mundo.  Howard Zinn.

agusal77@gmail.com

@agusal77


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (16)
páginas:
1 | 2 |
Por Dago Izaguirre
09.08.2013
4:27 PM
¿Qué podemos hacer? Podemos hacer muchas cosas. Si vemos estudiantes o cualquier gremio protestando tenemos que protestar con ellos. Tenemos que explicarle a nuestros hijos y repetir todos los días que el enemigo público No. 1 de Venezuela es Raúl Castro y mostrales su foto todos los días. Tenemos que salir a votar masivamente el 8D para decirle a Raúl Castro que no queremos ni aceptamos su presencia directa o indirecta en nuestro país. Este criminal tiene planes perversos para nosotros. Miren a sus hijos y el futuro que les espera simplemente porque el TRAIDOR ETERNO quien se creía el dueño de Venezuela le entregó las riendas de nuestro destino a los criminales hermanos Castro. Nuestros hijos que nacieron en esta tierra rica y millonaria están durmiendo en las calles, buscando qué comer entre la basura, jugando con pelotas de cartón, pasando frío y calor, sólo porque los Castro y sus títeres venezolanos quieren mantenerse en el poder después de todo el daño que han hecho. Piensen...
 
Por lilia white
09.08.2013
3:24 PM
YO LEO ESTE PERIODICO TODOS LOS DIAS Y TODOS LOS DIAS VEO LA TREMENDA FRUSTRACION QUE AGOBIA A LOS CIUDADANOS QUE ESCRIBEN SI ESO SE MULTIPLICA A TODA LA POBLACION, ENTONCES, DEBE HABER UN GRAN DESEO DE CAMBIO. MANOS A LA ACCION, VOTEN, EN LAS PROXIMAS ELECCIONES PARA VER SI HAY UN CAMBIO QUE SATISFAGA AL CIUDADANO QUE NECESITA DE ESE CAMBIO.
 
Por lilia white
09.08.2013
2:19 PM
TAMBIEN UNA SOLA PERSONA PUEDE CAMBIAR EL MUNDO!
 
Por francisco corral
09.08.2013
1:33 PM
Error, donde digo harina de país quise decir harina de maíz.
 
Por francisco corral
09.08.2013
1:30 PM
........la tan ansiada presa. Todos felices. La fiera aplacada, logrado lo que tanto buscan, sumisión perruna, si no la hay, no existe premio. Dígame usted amigo mío, han destrozado el país, no hay títere con cabeza, pero así mandan, y el venezolano se ha olvidado de que la calle es nuestra, y ahí es precisamente donde radica nuestra fuerza, nadie nos la puede quitar. La miasma no aguanta pueblo en la calle, silenciosa que es como más asusta, con pancartas exigiendo su abandono y negando la posibilidad de un retorno al hogar si la demanda no es satisfecha. En todas las ciudades, pueblos y aldeas, los ciudadanos en reclamo, en huelga de brazos caídos, sin gritos ni aspavientos haciendo valer la proclama de que los tiranos duran hasta que los ciudadanos nos hartamos de ellos. Mientras esto no se logre seguiremos siendo un rebaño de ovejas, seremos siervos de la ignorancia, la peor plaga que un pueblo puede tolerar.-
 
Por francisco corral
09.08.2013
1:21 PM
Narro lo sucedido esta mañana en un supermercado de donde vivo, bueno, grande y bien provisto. Había la clientela normal para su característica. De pronto aparecieron la harina de país, margarina y arroz, y como por arte de gracia las personas nos insuflamos y nos dirigimos a los lugares donde había personal del negocio en sus respectivos lugares para aprovisionar de los artículos en cantidades que pudiesen alcanzar para todos los compradores. Se despertaron pasiones, instintos voraces, palabras altisonantes y muchos empujones. Logré aprovisionarme a Dios gracias y me dirigí al estacionamiento para salir de allí. En un santiamén aparecieron camione- tas, carros desvencijados y gente de toda clase, corriendo hacia el lugar. Plan perfecto, la birria que se entroniza en el mando logró su objetivo, despertar pasiones entre as personas atacar donde puede sin disparar un tiro, el estómago. Al poco rato había una fila de personas con papeles en la mano para poder retirar ....... van
 
Por Raul Urbina Llanos
09.08.2013
1:21 PM
Creo que mucho de lo que explica en su articulo sucede en Venezuela,en especial con la clase media que solo cuando nos sucede algo es cuando reaccionamos.
 
Por francisco corral
09.08.2013
12:59 PM
Amigo mío, usted invoca al estoicismo. Es muy difícil para cualquier padre de familia en estos instantes, bajar la cabeza ante la tiranía, la fuerza bruta y la ignorancia de la baja estofa que se entroniza. Me traslado a la mañana de hoy, a las 8.30 am. aprox. En el automercado suena la voz que llegaron harina de maíz, arroz y margarina ahí mismo se levanta un murmullo y las pocas personas que había en esos momentos se desperezan, cambian su ritmo y se convierten en fieras hambrientas, se despojan de todo rubor y se lanzan a la desbandada en busca de los manjares, empujones, empellones, groserías y malos gestos, gritos, empleados que sirven a los clientes en cantidades determinadas con el fin de proveer al máximo del público. A trancas y barrancas pude salvar el pellejo, y al montar mi compra y dirigirme con el auto hacia la puerta del estacionamiento, una invasión de camionetas y carros con gente tomaron en sus manos el recinto. Lo demás es lo de menos..............van
 
Por miguel david picornell
09.08.2013
11:35 AM
El Gobierno.no midió esa"mudanza a zonas distintas a su entorno anteriór"pues penso irresponsablemente en función politiquera y ahora el resultado se hará ver en lo sucesivo on Gentes que nunca pudieron saber convivir sino "sobrevivir con carencias de todo tipo"...Ahora no es momento de estar buscando Culpables sino Soluciones,el remedio esta resultando peor que la Enfermedad..
 
Por Marfa Alvez
09.08.2013
10:33 AM
Programas que enseñen a nuestra juventud su rol de que son los que van a llevar las riendas del pas el dia de mañana; y deben prepararse para ello. Programas para niños bien estructurados con personal calificado, (ahora en vacaciones no haY NINGUNO), en fin educar informar, entretener y sobre todo con normas de educacin, de valores,con animadores(as) educados,bien "sentadas"bien vestidas, musicas acordes(para dar ejemplo a nuestras jovencitas sobre todo,escenarios con colorido. Campañas fuertes masificadoras de buen trato para nuestros niños ( son los mas perjudicados con el stres masivo en el pas) Todos los medios pueden y deben hacerlo URGE porque el pais se nos cae a pedazos¡Iglesias, instituciones de salud, de educacin, Gremios, en fin todos los venezolanos porque toda la casa esta rota, sucia, y averiada...mucho vidrio, techo, piso ROTO¡, mucho que reconstruir...y un programa para psicoanalizarnos porque todos necesitamos saber quienes somos y hacia donde vamos¡ Gracias
 
páginas:
1 | 2 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Expandir