Compartir

Brasil: ¡Milagros y sorpresas!

MAXIM ROSS |  EL UNIVERSAL
jueves 25 de julio de 2013  12:00 AM
Quizás se pueda decir que una de las grandes noticias de estos tiempos, no suficientemente tratada en los medios de comunicación, es el tema de cómo Brasil pasó del milagro económico y social a  la sorpresa de que, en muy pocos años, esa situación cambió radicalmente, poniendo en tela de juicio los logros a los cuales muchos líderes políticos elogiaron hasta la saciedad. El modelo brasileño se convirtió en el paradigma a imitar y a seguir y ahora la pregunta válida es ¿Qué sucedió?  Dejamos unos datos que ayudan a comprender esta breve trayectoria.

Una introducción necesaria

Creo conveniente, antes de examinar el caso del Brasil, escribir unas palabras sobre la experiencia latinoamericana de largo plazo, en cuanto a los saltos que se han producido en el crecimiento económico y en la inflación, dos de las principales variables que dan cuenta de cómo se enfocan y resuelven los problemas económicos, más todavía si recordamos los impactos sociales, políticos e institucionales que han tenido en la región. No está demás recordar el gran salto que va de la hiperinflación a la "caja de conversión" en Argentina y, de esta, de nuevo a la inestabilidad o de la "década perdida" a la apertura de los noventa, para regresar, en la mayoría de los países a los socialismos de todo tinte. Brasil era, parecía, el modelo a seguir, estable, continuo, orientado mitad y mitad hacia adentro y hacia fuera. ¿Qué pasó?
  
El milagro brasileño

Dos cosas caracterizaron el modelo brasileño en los últimos años, crecimiento económico relevante, sin inflación y logros sociales importantes, entre ellos, considerable éxito en reducir la pobreza, pero antes de ese período otro, menos publicitado, la estabilidad económica que inauguró Cardozo, un economista perteneciente a las viejas y olvidadas escuelas izquierdistas latinoamericanas, que dio el "salto cuántico" y se fue por el camino de los equilibrios macroeconómico, buenas políticas públicas, y puso al Brasil en la era de la moderna economía. Como dato relevante de esa época no olvidemos que el real se revaluó y se mantuvo parejo al dólar durante muchos años.
En la era de Lula y Dilma los resultados económicos fueron significativos. Entre 2010 y 2011 la economía creció 7,5 y 2,7%. El consumo y los salarios 7 y 4%, 9 y 9,7%, respectivamente. El balance externo fue positivo, el saldo comercial creció, pero fue debilitado por egresos no comerciales que daban señales de alerta. El saldo en cuentacorriente nunca pudo ser financiado con las ventas externas, aun cuando se acumularon en esos años crecientes reservas internacionales, las que alcanzaron a la astronómica suma de US$ 377 mil millones a finales del 2012. Sorprendentemente Brasil mantuvo superávits fiscales durante ese período del orden de un 2  a 3% del PIB.

Los resultados sociales

Mantenida la inflación bajo control y con una tasa de desempleo en descenso los salarios reales apuntalaron los logros sociales. El ingreso por persona del brasileño saltó en pocos años de US$ 4.599 a 5.873 del 2005 al 2011. El índice de pobreza ya había comenzado un progresivo descenso desde el 48% en 1990 hasta un 30% en 2007 y de allí en adelante una acelerada reducción hasta cerrar 2011 con 18%. Un dato interesante el empleo creció principalmente en el sector privado y mantuvo su peso en el sector público. Ciertamente hubo cambios bien significativos que mucho tuvieron que ver con el salto del 2010 y el 2011. Ahora toca preguntarse sobre la continuidad y sostenibilidad de estos resultados,  a juzgar por las protestas recién aparecidas en el ámbito social.

¿Cambios de signo?

Un frenazo equivalente al que aplicaría uno de esos trenes de altísima velocidad registró la economía brasileña en el 2012, pasando, recuerdan de un crecimiento de 7,5% en 2011 a 0,9 en el 2012, incluyendo un "cambio de signo" en el patrón inflacionario, variable que estuvo bajo control hasta esa fecha y que era uno de los iconos de la política económica. Las explicaciones, según distintas fuentes  van en dos grandes direcciones. El consumo privado lideró el crecimiento, apuntalado en el crédito, el cual llegó a límites excesivos y también. Al aumento de los salarios reales. Estos últimos dañaron la competitividad externa al no ser acompañados por un incremento sostenido de la productividad lo que, a su vez, generó deterioros relevantes en las cuentas externas. Eso, por un lado, por el otro un excesivo intervencionismo público frenó el aumento de las inversiones, nacionales y extranjeras, que habían motorizado el salto del 2011. Ahora Brasil se enfrenta a la típica receta de reestablecer equilibrios y tiene dos salidas: o se apuntala en las inversiones deportivas próximas o llama al regreso a Fernando Henrique Cardozo. ¡Interesante!

maximross@cantv.net


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (7)
páginas:
1 |
Por eduardo mesa
25.07.2013
12:59 PM
Lamento que un economista como Ross no haya visitado Brasil todo es un montaje mediático de Lula, ahora se están viendo las consecuencias de ese mandato funesto regaló 43 millones de bolsas de comida semanal para aplacar al pueblo y repartió dinero hasta el cansancio Ahora se verán las consecuencias además de la corrupción gigantesca política Lo conozco Brasil es una olla de presión lista a explotar con 200millones Váyanse para el noreste para que vena miseria
 
Por Luisa Gomez
25.07.2013
10:08 AM
Si ofender a nadie pero cada dia me parece menos cientifica la discipina de los economistas. La vida seria bella si las condiciones fuenan "ceteris paribus" pero no lo es. Verdad??? ajajajaja
 
Por Geovanni Doural
25.07.2013
10:07 AM
ESPEJISMO? ... Creo que eso fue lo creo Brasil, por medio de sus informaciones adulteradas en los medios ... Tengo una amiga brasileña que desde hace dos años me dijo que todo era un truco mediatico, por que Brasil solo presentaba la cara bonita, como el carnaval de Rio, los partidos de futbol y la estatua del Corcorbado,; pero la gente seguia igual de pobre y m iserable viviendo en fabelas, sobre todo en la Amazonia donde los indigenas se estaban suicidando. Que todo era puro bluf.
 
Por francisco corral
25.07.2013
9:52 AM
En lo referente a matanzas, la horripilante noticia de la matanza en Guárico, donde unos malandros fueron a la busca de un no menos malandro que estaba en una fiesta y se introdujeron en ella matar ajusticiar al tipo lo cual lograron, sacrificando 6 más entre las cuales se encontraba una joven, su progenitora, el padre herido y otros más, para cerrar con 7 muertos. Esto muestra el estado de descomposición social del país. Plan Patria para Todos sería crear colegios universidades, construír hospitales, viviendas de verdad y no solo en proyecto, dotar de servicios públicos a los ciudadanos, proveer de infraestructura vial al país entero, y reactivar la agricultura y la industria. Eso se podría llamar Patria para Todos, claro está, en este momento la patria es para los enchufados solamente.
 
Por Luisa Gomez
25.07.2013
9:51 AM
La verdad que hoy por hoy Brasil esta semi quebrado y la Argentina esta quebrada completamente. El MERCOSUR es un conjunto de paises que quieren venderle pollo hormonado y carne dura a Venezuela.
 
Por JOSE TOMAS MILANO PARMA
25.07.2013
8:19 AM
Interesante análisis.Siempre los economistas van a encontrar "algo" que impidió que todo marchara a pedir de boca. Hágase lo que se haga siempre habrán sectores insatisfechos y protestaran,por una u otra causa,ya que las utopías no existen pues somos "humanos". Con todo,la combinación "Cardozo" con "Lula" o "Dilma" ha sido mucho mas positiva que las melcochas de la C.K. y obvio del desastroso bodrio venezolano.
 
Por Diego Solís
25.07.2013
6:23 AM
Interesante, aunque mi teoría es más sencilla: Brasil se montó en los ingresos extraordinarios por venta de mineral de hierro y soja/soya a China para lograr crecimiento. El resto fue una desomunal campaña de propaganda y números inflados artificialmente. Cero regímenes políticos y poca contribución de las reformas al boom temporal.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar