Compartir

Manantiales en el desierto

ROSALÍA MOROS DE BORREGALES |  EL UNIVERSAL
sábado 20 de julio de 2013  12:00 AM
Dedicado a mi hermana, Gabriela Moros de Ramírez

¡El agua! Ese líquido tan preciado por toda la humanidad, sin el cual no sería posible la subsistencia de la vida en todas sus formas, ha sido objeto de estudio desde múltiples disciplinas de la ciencia; musa de poetas y escritores; exaltada en pianos, violines y guitarras; objeto de la Filosofía y, usada con propósitos religiosos. Así, se considera que aproximadamente el 70% del planeta Tierra está cubierto por agua. Ya en el siglo V a.C. el filósofo griego, Tales de Mileto afirmaba que el agua era el Arjé del universo, la sustancia base en la conformación de todo. En el cristianismo, Jesús comienza su vida ministerial yendo al Jordán para ser sumergido en las aguas por Juan el Bautista. La sonata Tempestad de Ludwig Van Beethoven interpretada magistralmente por Daniel Barenboim nos transporta imaginariamente desde las aguas más apacibles hasta las cascadas más impetuosas. Nuestro maravilloso poeta Andrés Eloy Blanco, en su poema La Cita usa la figura del agua para expresar la frustración de la espera de la amada: "La próxima vez, esperaré a que llueva a chorros; ya te contará la nube cómo esperamos nosotros y nunca sabrás si el agua que te pasó por los labios te la lloraron las nubes o te la llovieron los ojos".

De esa misma manera, majestuosa, inspiradora de vida, que sugiere el gozo más profundo del alma, la figura del agua es usada en las Sagradas Escrituras para describir la obra de Dios en la vida del ser humano. Muy contrariamente a como lo hemos concebido, lejano, severo, y hasta indiferente, Dios se nos muestra con toda la vida que es capaz de producir el agua. En el libro del profeta Isaías encontramos frases como estas: "La tierra abrasada se convertirá en laguna, y el secadal en manantiales de aguas". (35:7). "Cuando se derrame sobre nosotros el Espíritu desde lo alto, entonces el desierto se convertirá en campo fértil y será considerado como bosque". (32:15). Una y otra vez la figura del agua brotando en el desierto es expresada como símil de la obra del amor de Dios en el alma desierta del hombre.

Ese ser humano que hoy nos encontramos a cada paso, incapaz de comprometerse con la familia, ignorante del significado trascendental de la vida de los padres en los hijos. Esos hijos a quienes el dolor de la ausencia les hace llorar constantemente el alma. Ese hombre que alimenta la esperanza del pobre con la mentira de una promesa que nunca cumplirá, pues su propósito mezquino ya está determinado. El que resistiendo la voz de Dios en su corazón encuentra su oasis en el alcohol; la madre que va sola con los hijos que le va dejando el camino a cuestas. La niña que se convierte en madre en la búsqueda del padre que nunca la acarició. Esos que cercenan vidas ostentando un poder temporal como si fuera definitivo y eterno. Los que pretenden apagarle la luz del saber a los jóvenes para someterlos a doctrinas huecas, incapaces de enaltecer al ser humano. Todos, víctimas y victimarios somos como tierra árida sin el agua de Dios.

Estando en el último día de la celebración de la fiesta de los Tabernáculos, en la cual, entre otras ceremonias, se derramaba agua sobre el altar como petición de lluvia para la cosecha, Jesús en su inalterable amor por toda la humanidad y conociendo claramente su propósito en esta Tierra, se levantó y alzó su voz diciendo: "Si alguien tiene sed, venga a Mí y beba. El que cree en Mí, como dice la Escritura: 'De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva' ". (Jn.7:37-38)

Como siempre, Dios continúa reiterándonos su llamado. Al venir a Él la tierra seca de nuestro corazón se vuelve fértil para el amor; nuestras mentes adquieren la sabiduría que nos lleva a la decisión que enaltece nuestra dignidad, su luz nos señala el camino a seguir, las tinieblas se disipan, y el horizonte se convierte en un reto feliz por la vida.

¡Solo Dios convierte en manantiales nuestro desierto!

rosymoros@gmail.com

http://familiaconformealcorazondedios.blogspot.com

@RosaliaMorosB


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (7)
páginas:
1 |
Por Quintero Alfredo
21.07.2013
2:37 AM
Guillermo Coviella, usted pareciera creer que ser humanista seglar es equivalente a ser comunista. Yo conozco muy poca gente que ha leído la biblia a fondo. Me pregunto si usted ha leído este libro en algun nivel de detalle.
 
Por miguel david picornell
20.07.2013
7:16 PM
Sr Coviella...el Sr Quintero "solo expresa(su opinión)"....menos mal que es la de el solo..y tambien "eso"se respeta a muy pesar nuestro...si nos "engrinchamos como gatos rabiosos los demas no captarian lo que se trata de enseñar....¿ve Usted?..por lo demas el articulo de la Sra.es grande de los grandes...vale mas que toda la "artilleria de Odio que muchos "articulistas"garrapatean por acá,ahora intentar comprender la dimensión de lo que se ignora no es culpa del Ignaro y Ud como persona vivida de la vida,entienda esa "postura"y haga de tripas para rebatir con mucha"sazón"y se sentira por satisfecho de"sacar de las catacumbas de la ignorancia a un Alma;que "ni sabia que se hallaba en ese estado".y allí Usd,será recompensado mucho mas....mis respetos....Sr Coviella....
 
Por Viki Stormie
20.07.2013
12:47 PM
Alfredo, hay que leer la Biblia todo su texto para entender el contexto. En el Antiguó Testamento la sangre, la lepra estaba considerada como impuro, como incurable, , y eran excluidos, sólo después de una "cuarentena" , eran considerados "limpios" . Eran considerados como analogía del pecado, por eso Jesucristo ya en el Nuevo Testamento, vino a lavar con su sangre nuestro pecado. ..hay que nacer del agua y del Espíritu, que lo hacemos con el bautismo para entrar en el Reino de Diosn
 
Por Jesus Eusebio perez
20.07.2013
12:27 PM
Sedientos en el camino. Evoca a Manantiales en el desierto por Rosalía Moros en la columna de El Universal del 20-7-13.Me hiso recordar de la película sobre la Madre Teresa- En el nombre de los pobres de Dios-el pasaje famoso cuando ella se encuentra con un pordiosero que le dice que tiene sed y ella comprende que este pordiosero es Jesús sediento de almas. Esa revelación la lleva a mover cielos y tierra para satisfacer la sed de Nuestro Señor Jesucristo. Y la convierte en un símbolo universal de amor en acción. La Madre Teresa nos invita a que caminemos un camino sencillo en la práctica de la pobreza con la Fe absoluta que este camino nos lleva más cerca de Dios
 
Por Guillermo Coviella
20.07.2013
11:25 AM
Quintero Alfredo. Tiene Ud. razon. La Biblia es un libro llenode inmoralidades. Para leer algo que destile moral, tiene que leer el MANIFIESTO COMUNISTA. O tal vez EL CAPITAL del bandido Marx. Y mas reciente, los discursos de fidel castro o de hugo chavez. Esos si dicen la VERDAD sobre la moral. Se los recomiendo. Sr. Quintero, la desverguenza mas grande escrita por un ser humano se llama LA HISTORIA ME ABSOLVERA, escrita por el satrapa asesino comunista fidel castro. Si Ud.la lee y la compara con lo que efectivamente hizo de Cuba este desvergonzado criminal castro, vera que esa asquerosidad de libro fue el primer paso que dio el dictador para engañar al pueblo de Cuba. Al igual que los discursos del difunto comandante eterno hugo chavez. Puro engaño. Mentirosos como buenos comunistas.... aloha.
 
Por pedro padron
20.07.2013
11:24 AM
la Biblia le habla al hombre de diversas manera, a veces suave a veces cruda, lo importante en todo caso es que sirva de alivio a los que los necesian y sean palabras de aliento y estimulo, quizas usted quiera demostrar en LEVITICO algo de tradiciones que parecen extrañas y que de verdad no parece propicio para un dialogo de crecimiento espiritual. vuelvalo a leer para que se sienta mas tranquilo. deje fluir lo,positivo y cancele lo negativo y trate que fluya el verdadero sentido de la palabra no de tradiciones que no son propias si no de aquellos pueblos.
 
Por Quintero Alfredo
20.07.2013
8:41 AM
Usted que tanto cita la biblia y tanta sabiduría parece encontrar en ella, y hablando de agua y flujos, me gustaría saber si puede comentar sobre los versos de Levítico 15:19-30. Cómo serán esos versos, que he tratado que me los publiquen en este foro, pero los moderadores no me publican ninguna nota cuando cito esos versos. La biblia es un libro lleno de inmoralidades y personas como usted seleccionan las partes que le gusta, ignorando versos terribles como Levítico 15:19-30. Entiendo que hayan hombres que citen la biblia con infatuación, pero no doy crédito cuando vienen de mujeres los halagos a este libro del neolítico.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar